La música es buena para el corazón

Según un estudio presentado en el Congreso de la Sociedad Europea de Cardiología.
Lunes 27 de agosto de 2018

La Música es buena para el corazón

Es costumbre terminar el día, leyendo un libro o mirando tele, pero hay una opción que puede ser mucho más beneficiosa, irse a dormir escuchando música, pero no cualquier música.

De acuerdo con una investigación presentada en el Congreso de la Sociedad Europea de Cardiología, escuchar música de yoga , o algún tipo de música relajante/meditativa al acostarse es bueno para el corazón.

Investigaciones anteriores han demostrado que la música puede reducir la ansiedad en pacientes con enfermedad cardíaca.

 

Naresh Sen, autor del estudio, explica que  “en este estudio demostramos que la música de yoga tiene un impacto beneficioso sobre la variabilidad de la frecuencia cardíaca antes de dormir”.

Noticias relacionadas

El ritmo cardíaco del cuerpo cambia como una respuesta normal a estar en modo "luchar o huir" o "descansar y digerir".

Estos estados están regulados por los sistemas nerviosos simpático y parasimpático, respectivamente, y juntos comprenden el sistema nervioso autónomo.

La alta variabilidad del ritmo cardíaco muestra que el corazón puede adaptarse a estos cambios. Por el contrario, la baja variabilidad del ritmo cardíaco indica un sistema menos flexible y está asociada con hasta un 45% más de riesgo de un primer evento cardiovascular. 

El estudio de Sen analizó el impacto de escuchar música de yoga en la variabilidad de la frecuencia cardíaca.

El estudio incluyó a 149 voluntarios divididos en tres grupos, unos escuchaban música de yoga, otros ritmos pop y el tercero sin música.

Los resultados mostraron que la variabilidad de la frecuencia cardíaca aumentó durante la música de yoga, disminuyó durante la música pop y no cambió significativamente en el grupo que no escuchó música.

Se necesita más investigación sobre los efectos cardiovasculares de las intervenciones musicales.

Pero escuchar música relajante antes de ir a dormir es una terapia barata y fácil de implementar que no puede causar daño”.

 

Salud
Cardiólogo
Música
Yoga
Meditación
PANDEMIA DE COVID-19

Confirman 8 nuevas muertes por coronavirus y ya son 1124 los fallecidos en el país

Así lo dio a conocer el Ministerio de Salud de la Nación. En las últimas 24 horas se confirmaron 2.635 nuevos pacientes con coronavirus. La cifra de contagiados en el país asciende a 49.851.
Jueves 25 de junio de 2020

Coronavirus en Argentina, camas de terapia intensivaCoronavirus en Argentina. NA.

El Ministerio de Salud de la Nación reportó 8 nuevas muertes por coronavirus, llegando de ese modo a las 1124 víctimas fatales en el país desde el inicio de la pandemia.

 

Con estos datos, la cartera sanitaria informó que la cantidad de fallecimientos hasta ahora en el país generan una tasa de letalidad total del 2,2 por ciento con respecto de los casos confirmados y una tasa de mortalidad general de 24,6%, por cada millón de habitantes.

 

En las últimas 24 horas se confirmaron 2.635 nuevos pacientes con coronavirus, por lo que la cifra de contagiados en el país asciende a 49.851, según informó el Ministerio de Salud de la Nación.

 

Dentro de los casi 50 mail contagios por coronavirus, el 8 por ciento de esos infectados corresponde a trabajadores de la salud. 

Desde el último reporte emitido, se registraron 8 nuevas muertes, cuatro hombres, tres de 84, 68 y 59 años, residentes en la provincia de Buenos Aires; uno de 39 años, residente en la provincia de Chaco.

 

A ellos se le suman cuatro mujeres, tres de 62, 77 y 88 años, residentes en la provincia de Buenos Aires; y una de 42 años, residente en la Ciudad de Buenos Aires (CABA).

 

La información se brindó durante el parte diario que está a cargo de Carla Vizzotti, secretaria de Acceso a la Salud, y Alejandro Costa, subsecretario de Estrategias Sanitarias.

 

En esta oportunidad los funcionarios compartieron el informe con Silvia Bentolila, médica psiquiatra especialista en emergencias, quien habló sobre la importancia de asistir a las personas "que necesitan ayuda en tiempos de pandemia".

 

En el marco de esta cuarentena, según indicó la especialista, surgen "emociones lógica que disparan el estrés, el miedo, la angustia, la ansiedad y la frustración".

 

La médica recomendó a las personas que están en esa situación "no dejen de comunicarse con los seres queridos y estar lo más acompañados posibles para afrontar los problemas de la salud mental ante la emergencia que se está atravesando por la pandemia de Covid-19.

Coronavirus en Argentina
Coronavirus
Pandemia
Salud
PANDEMIA DE CORONAVIRUS

Presidente del Hospital de Clínicas: “Hoy el plasma es el único remedio probado contra el COVID-19″

Luis Sarotto, presidente de la Asociación Médica del Hospital de Clínicas, contó de qué se trata este tratamiento, cuáles son los requisitos para ser donante y en qué casos está indicado.
Miércoles 24 de junio de 2020

Donación de plasma de pacientes recuperados de coronavirus, REUTERSPlasma es un componente esencial de la sangre para el coronavirus.

En plena pandemia de COVID-19, y cuando el mundo entero está en una carrera contrarreloj para hallar una vacuna o, al menos, encontrar un fármaco seguro que detenga a este nuevo virus, el plasma de pacientes recuperados surge como la mejor alternativa, ya que, según los expertos, se trata del único “remedio” que hoy está disponible. Sin embargo, al ser un recurso tan escaso, es fundamental apelar a la solidaridad de los posibles donantes y llevarles la tranquilidad de que el procedimiento de extracción no conlleva ningún riesgo para su salud. En esta entrevista el doctor Luis Sarotto (MN 78073), presidente de la Asociación Médica del Hospital de Clínicas y profesor titular de Cirugía de la Universidad de Buenos Aires,despeja todas las dudas.

 

En la Argentina, ya teníamos antecedentes muy bueno en transfusiones con plasma inmune en la fiebre de los rastrojos, conocida como “enfermedad de Junín”. Eso fue hace 50 años y tuvo un resultado excelente en nuestro país, en una epidemia similar a la de ahora.


Entonces, en la Argentina ya teníamos muy buenos antecedentes con plasma y con resultados excelentes. Esto se comenzó a hacer en los países que sufrieron esta epidemia antes que nosotros y Estados Unidos fue el país que más impulso le dio al tratamiento con plasma sensibilizado inmune, que surgió por la carencia de un tratamiento que revirtiera la historia natural de la enfermedad.

 

En el caso del COVID-19, la hidroxicloroquina pasó de ser un ángel a convertirse en un demonio. También, se pensaba que los antivirales podrían ser la solución, porque al principio venían muy bien, pero después se convirtieron en un “ni”. Incluso, se desarrollaron drogas que se creyeron que podrían generar un impacto importante en la enfermedad y no lo hicieron. A partir de todo esto, comienza la idea de retomar un tratamiento histórico: el plasma del paciente convaleciente, que no es nada nuevo.

 

Cuando una persona se contagia una enfermedad viral como el coronavirus o la hepatitis, por ejemplo, rápidamente se generan dos tipos de anticuerpos: la inmunoglobulina M (IgM) y la inmunoglobulina G (IgG). La primera brinda inmunidad inmediata: rápidamente sube y, del mismo modo, desaparece. Podríamos decir que se trata de la primera fuerza de ataque. Por su parte, la inmunoglobulina G es la que genera una memoria inmunológica contra la enfermedad. Esta es la que uno mide cuando está vacunado. Por ejemplo, cuando una persona se vacuna contra la hepatitis o el sarampión y se mide la inmunoglobulina G, que para esa enfermedad la va a tener elevada, lo que significa que adquirió defensas y que no se va a enfermar.

 

Por eso, lo importante es darle el plasma al paciente que se interna con algunos criterios de gravedad de mal pronóstico -por comorbilidades o enfermedades asociadas- o que ya tiene disnea o fiebre, y cuyos resultados de laboratorio indican que se trata de un paciente de alto riesgo. Ese es el paciente que más se beneficia con el plasma, porque se le están dando los anticuerpos que aún no fabricó y que lo ayudan a combatir la enfermedad, desde el primer momento en que se internó. Por eso, que el plasma no sirve en los casos de pacientes que ya se encuentran en un muy mal estado general.

 

Una persona puede donar dos dosis de plasma, con un intervalo de 48 horas. Algunas personas pueden donar tres veces el equivalente a dos dosis, otros pueden donar hasta tres dosis... todo es de acuerdo al nivel de anticuerpos que tenga en su organismo. La transfusión de anticuerpos es un medicamento: en vez de dar un antibiótico, damos plasma. Básicamente, estamos hablando de lo mismo.

 

El plasma es el único tratamiento que, estadísticamente, está demostrando un cambio en la historia natural de la enfermedad. Es el único remedio probado contra el COVID-19 y es un remedio que la gente lleva en su sangre. Por eso, estamos muy entusiasmados.

 

Todo el mundo puede y debería acceder al plasma si vivimos en un país justo, porque esto es gratuito. La Facultad de Medicina ha destinado un presupuesto para el desarrollo y el estudio de los anticuerpos. Nosotros necesitamos que la gente se esfuerce en conseguir donantes porque el plasma es un recurso escaso. Pedirlo es fácil, pero nosotros estamos muy angustiados en conseguirlo. Hace un mes y medio el plasma era un proyecto en el Hospital de Clínicas, y eso que somos de los primeros junto con el CEMIC. Entonces, el tiempo ayuda a generar una preparación.

Plasma
Coronavirus en Argentina
Salud