Jorge Corcho Ridríguez

Carlos Alberto Rodríguez, primo de Jorge "Corcho" Rodríguez, trabajaba como chofer del empresario y habría complicado más a su pariente en la causa de los pagos ilegales. Para la Justicia, era una especie de "valijero" encargado de llevar los pagos ilegales que habría realizado el "Corcho" a Roberto Baratta y Nelson Lazarte.


El pasado 8 de agosto en su declaración indagatoria, Carlos Alberto tuvo que declarar en indagatoria ante el juez Claudio Bonadio y el fiscal Carlos Stornelli ya que se encuentra imputado en la causa y aparece en las anotaciones de Oscar Centeno.


De hecho, Centeno dejó asentados siete encuentros con el primo del "Corcho" en los que le entregaba bolsos con dinero a Lazarte (quien se encuentra detenido).


Según las anotaciones, las primeras entregas de fondos ilegales fueron el 24 y 29 de julio de 2013 en Belgrano y Paseo Colón. El 20 de agosto hubo otra. Un mes después, el 24 de septiembre, Carlos Rodríguez le dio a Lazarte US$ 500.000 en Alem y Belgrano. El 22 y 24 de octubre posteriores hubo dos entregas más con US$ 500.000 cada vez en Venezuela y Paseo Colón. Y el 31 de octubre de ese año fue la última transacción registrada en los cuadernos del ex chofer de Baratta.


Las transacciones se habrían realizado de auto a auto y tras recibir el dinero, iban al ministerio de Planificación a dejarle los fondos a Baratta.


Según las anotaciones, Rodríguez manejaba un Gol Power patente IYJ-320, auto que en los registros oficiales figura a su nombre. De hecho, en su declaración indagatoria el primo del "Corcho" reconoció que es dueño de ese auto y dijo que es su único bien material.

Noticias relacionadas

 

En su declaración, también dijo ser empleado de La Nelly Entertainment, la productora que maneja el empresario "Corcho" Rodríguez y que cobra "18.000 pesos mensuales". Para la Justicia toda ese evidencia lo convierte en el posible valijero de su primo.


Jorge "corcho" Rodríguez, también está siendo investigado en la causa del Lava Jato, el caso que investiga el pago de coimas a funcionarios argentinos de la empresa brasileña Odebrecht.

 

Durante el kirchnerismo, el empresario tuvo una admitida relación con el ex ministro de Planificación Julio De Vido. Y también con su hijo, Facundo.