Cristina Kirchner en el Senado (Reuters)

(Foto: Reuters)

 

La situación judicial de Cristina Kirchner es complicada, mientras está relacionada a supuestas causas de corrupción, pero esto no solo representa un auténtico problema para el Partido Justicialista en el Senado, sino que también el oficialismo se encuentra ante una incómoda disyuntiva.

 

Cambiemos también piensa qué hacer ante la posibilidad de tener que votar el desafuero de la ex presidenta de la Nación para que sea sometida a la Justicia.

 

El juez Claudio Bonadio no reclamó aún el desafuero de Cristina Kirchner por la causa de los cuadernos de las coimas K, debido a que supeditó esa medida a que la Cámara ratifique su actuación en el expediente correspondiente. De todos modos, el Senado tiene desde el pasado mes de diciembre una solicitud del juez para desaforar a Cristina Kirchner en la causa que se sigue adelante por la firma del memorándum con Irán.

 

En este contexto, en el oficialismo hay divergencias y eso los lleva a una disyuntiva que no muchos pensaban enfrentar: son varios los que pretenden dejar el tema de la quita de fueros para un poco más adelante.

 

El problema surge a partir de la decisión adoptada a mediados de junio por los dos bloques oficialistas del Congreso por la decidieron que únicamente van a avanzar en el pedido de desafuero de un legislador si es que ese pedido de la Justicia es finalmente ratificado en segunda instancia o la orden de detención no termina siendo apelada por el implicado.

 

Es la denominada "doctrina Ayala", que hace referencia a la diputada Aída Ayala (UCR-Chaco). La legisladora chaqueña está procesada y tiene un pedido de detención en primera instancia en una causa por supuestas irregularidades en su gestión como intendenta de la ciudad de Resistencia.

 

La medida judicial aún no fue confirmada en segunda instancia. Eso fue lo que llevó a diputados y senadores de Cambiemos a fijar la vara para los desafueros en la necesidad de una confirmación de la Cámara de Apelaciones.

 

Así lo dejó en claro el presidente provisional del Senado, Federico Pinedo (Pro-Capital). "Como senador de Cambiemos, nuestro bloque definió una posición: si hay un pedido de prisión contra cualquier diputado o senador de nuestro o de otro partido que sea ratificado por la Cámara de Apelaciones, vamos a votar a
favor del desafuero".

 

Si bien las palabras de Pinedo estuvieron referidas a la causa de los cuadernos de las coimas, lo cierto es que la misma regla debería aplicar el oficialismo al pedido de desafuero que desde el año pasado duerme en la Cámara alta. Es en este tema donde las declaraciones públicas oficialistas se desvanecen.

 

"Quedamos entrampados con el caso Ayala y ahora no podemos salir de esta encerrona. Si cumplimos nuestra palabra, tendríamos que rechazar el pedido de Bonadio por la causa AMIA", confió un importante senador de Cambiemos. "El tema es el costo político ante la sociedad y nuestros votantes que implicaría dar ese paso", comentó el legislador.

 

Este es el más importante motivo por el cual el único pedido de desafuero que pesa contra Cristina Kirchner aun está cajoneado y no logra avanzar.



Si bien el oficialismo no tiene los votos para alcanzar los dos tercios de los presentes que exige la Constitución para suspender a un legislador en sus funciones, también es cierto que por la "doctrina Ayala" los senadores de Cambiemos no podrían impulsar el tratamiento del desafuero solicitado por
Bonadio.

 

Sin ratificación de la Cámara de Apelaciones, el pedido de detención de la ex presidenta en la causa AMIA sigue durmiendo en el Senado y todo lleva a pensar que la idea será mantener ese statu quo todo lo que se pueda.

Noticias relacionadas

Cristina Fernández de Kirchner
Macrismo
Desafuero
Gobierno
Mauricio Macri
Corrupción K