EN QUIMILÍ

Muerte y misterio en un pueblo santiagueño: más de 3 mil sospechosos por crimen de Mario Agustín

Le tomaron muestra de ADN al 15% de la población de Quimilí. Se investiga el secuestro, violación y descuartizamiento del niño Mario Agustín Salto, cometido en 2016.
Martes 9 de octubre de 2018

 Niño asesinado en Quimilí, pueblo sospechado por el hecho, policiales, Mario Agustín Salto

Noticias relacionadas

 

Efectivos de Gendarmería Nacional y de la Policía provincial de Santiago del Estero tomaron por estas horas más de 3 mil muestras de ADN a gran parte de la población de la localidad de Quimilí.

 


Fue en el marco de la investigación que se lleva adelante por el secuestro, violación y posterior descuartizamiento del niño Mario Agustín Salto, un hecho de sangre que sucedió en 2016 en la localidad santiagueña.

 

Según lo informado por fuentes policiales confiables, el procedimiento, realizado entre una población de más de 20 mil habitantes de esa misma localidad, llevó más de 30 días y fue ordenado por la jueza Rosa Falco y la fiscal Olga Gay de Castellano, contando además con la supervisión del Laboratorio de Genética de los Tribunales de Santiago del Estero.

 

El propósito de la medida tomada es el de poder comparar las nuevas muestras con el patrón genético encontrado en el cuerpo y las ropas del niño de 11 años de edad asesinado.

 

Tras tanto tiempo de haberse cometido, es un caso misterios que queda por resolverse.

 

Por su parte, el abogado defensor de Miguel Ángel "El Brujo" Jiménez (58), imputado y detenido como "autor intelectual" del crimen, Hugo Frola, consideró que "no existen pruebas en contra del acusado" y cuestionó los procedimientos con perros adiestrados que derivaron en la detención de su cliente, quien tiempo atrás fue sometido a una compleja operación al corazón.

 

En un escrito, el letrado denunció que "fueron plantadas pruebas" para culpar a Jiménez en el asesinato del niño que cursaba el quinto grado del nivel primario.

 

En la misma causa también se encuentra detenida la esposa de "El Brujo", Arminda Lucrecia Díaz (57), docente y directora de una escuela de Quimilí, población rural ubicada 220 kilómetros al sureste de la capital santiagueña.

 

En la causa también permanecen detenidas otras cuatro personas: Rodolfo "Rody" Sequeira (45), acusado del secuestro del niño; Ramón "Burra" Rodríguez (59); David Tomás Sosa (23), quien inicialmente declaró como un testigo de identidad reservada, y Alfredo Daniel Albarracín (22).

 

En el caso de Rodríguez, sus abogados defensores solicitaron prisión domiciliaria por razones de salud. Los investigadores sospechan que "El Brujo" Jiménez, quien era un asiduo participante en las marchas en reclamo de justicia por el crimen del niño y tenía directa relación con funcionarios, jueces y policías, planeó el crimen en el marco de un rito satánico.

 

Al mismo tiempo, familiares del niño asesinado anunciaron que la próxima semana se realiza la 122 marcha reclamando justicia, que será encabezada por el padre de la víctima, el peón rural Mario Salto y tendrá lugar la plaza principal de la capital santiagueña.

Asesinato
Muerte
Niño muerto
Quimilí
Santiago del Estero
Mario Agustín Salto
Sospechosos
ESTÁ DETENIDO

Femicidio en Villa Soldati: asistió a curso sobre violencia de género y terminó prendiendo fuego a su ex

El hecho se registró pasada la medianoche del lunes 1 de junio cuando personal de la comisaría vecinal 8B y de Gendarmería Nacional acudieron a la vivienda de la mujer, ubicada en el Barrio Fátima de Villa Soldati, a raíz de un llamado al servicio de emergencias 911 por un presunto intento de suicidio.
Viernes 19 de junio de 2020

Femicio en Villa Soldati, víctimaLa víctima.

Un juez dictó la prisión preventiva a un hombre acusado del femicidio de su ex esposa, Gabriela Vanesa Arancibia (49), quien fue asesinada un día después de haber concurrido a un curso sobre violencia de género y murió tras ser rociada con alcohol y quemada en el 50 por ciento de su cuerpo, en una casa del barrio porteño de Villa Soldati, informaron hoy fuentes judiciales.



La medida fue dispuesta por el juez Carlos Aostri en una audiencia por videoconferencia y recayó sobre Hernán Lescano (44), a quien acusó del delito de "homicidio cuadruplemente agravado por ser haber sido perpetrado por un hombre, contra una mujer, mediando violencia de género, por haber ocurrido en una relación de pareja; por haber mediado alevosía; y por haber tenido como propósito causar sufrimiento a la persona con la que mantuvo una relación de pareja".



De esta manera, el hombre quedó inmediatamente detenido, ya que hasta el momento se hallaba en libertad.


Fuentes judiciales informaron que el magistrado hizo lugar al pedido de la fiscal Marcela Solano, que había solicitado la prisión preventiva del sospechoso.



El hecho se registró pasada la medianoche del lunes 1 de junio cuando personal de la comisaría vecinal 8B y de Gendarmería Nacional acudieron a la vivienda de la mujer, ubicada en el Barrio Fátima de Villa Soldati, a raíz de un llamado al servicio de emergencias 911 por un presunto intento de suicidio.



La víctima fue trasladada al hospital Piñero, donde estuvo internada cuatro días hasta que falleció el viernes 5 de junio por las quemaduras de primer y segundo grado que sufrió en el rostro, los brazos y el pecho.



En un primer momento, Arancibia solo pudo decir que se había prendido fuego con "alcohol" y el hombre había dicho que él estaba en el comedor mientras ella se provocó las quemaduras en el baño.



Sin embargo, la jefa de terapia intensiva del Piñero aseguró que a la mujer "la rociaron cuando estaba sentada", dado que los muslos también los tenía quemados y si hubiese estado parada se habría prendido fuego las zapatillas y todo el pantalón, añadieron las fuentes.



Con esos datos, tras el fallecimiento de la víctima, la fiscal pidió la detención de Arancibia, pero el juez la negó en un primer momento y le solicitó que profundice la investigación porque todavía no había quedado determinado si efectivamente se trató de un ataque o un suicidio.



Ante esa situación, la funcionaria judicial dispuso nuevas medidas, entre ellas un allanamiento en el que secuestraron una botella de alcohol que contenía menos de la mitad del líquido y un encendedor que anteriormente no fueron hallados.



La Gendarmería había encontrado solamente un diluyente que coincidía con el testimonio de Lescano sobre que ese había sido el acelerante que la mujer había utilizado para suicidarse.



No obstante, en una ampliación de la autopsia se confirmó que Arancibia fue rociada con etanol, es decir alcohol, y que estaba sentada al momento del hecho, tal cual había dicho la médica del Piñero.



Además, el acusado tenía el brazo derecho "muy quemado" y el legista aseguró que fueron lesiones "propias de una defensa de víctima porque cuando se quema toma el brazo del agresor".



En tanto, los pesquisas también hallaron un cuaderno con anotaciones personales de la víctima en la que había escrito apuntes sobre un curso de violencia de género, organizado por el Movimiento Teresa Rodríguez al que había concurrido un día antes del hecho y que estaba con tachaduras "con mucha presión".



"Hay que esperar las pericias caligráficas pero lo que estamos seguros es que ella ni sus hijos pudieron haber tachado de esa manera su cuaderno", dijo a Télam un vocero encargado de la investigación.



Por último, si bien no había denuncias previas, los pesquisas determinaron que había "violencia de género y psicológica" y que la relación con Lescano había terminado pero él había regresado a la vivienda con la excusa de que su padre había fallecido y estaba depresivo, agregaron las fuentes.



En ese marco, la mujer estaba conociendo a otro hombre y el agresor la amenazó con que iba a matarla en caso que la viera junto a él.



"La situación era insostenible, a tal punto que una testigo dijo que ella se quería ir a un refugio teniendo estando en su propia casa y con sus hijos", afirmó el vocero.



Con todos estos datos, la fiscal Solano pidió nuevamente la detención del imputado por el femicidio y el juez Aostri dio lugar al requerimiento que se hizo efectiva en las últimas horas.

Femicidio
Asesinato
Violencia de género
Villa Soldati
EL HECHO OCURRIÓ EN 2017

Horror en Rosario: piden perpetua para hombre que asesinó a golpes a su hijastro de tres años

El hecho que llegó a juicio ocurrió el 23 de abril de 2017 en la vivienda que la pareja compartía en Pasaje Matacos al 2000 de Granadero Baigorria, ciudad limítrofe hacia el norte con Rosario, ubicada al fondo de un terreno en cuyo frente vivía la abuela del joven.
Jueves 18 de junio de 2020

Asesinato en Rosario, padrastro asesinó a bebéLugar donde ocurrió el crimen.

Una fiscal de la ciudad de Rosario pidió que se condene a la pena de prisión perpetua a un joven de 24 años acusado de matar de un golpe hace tres años al bebé de su concubina, y solicitó 10 años de cárcel para la madre por “abandono de persona”, informaron fuentes judiciales.

 

Al iniciarse el juicio oral a una pareja de jóvenes de la localidad santafesina de Granadero Baigorria, acusados de la muerte de un bebé de seis meses en abril de 2017, la fiscal del caso, Georgina Pairola, pidió una pena de prisión perpetua para Franco Nahuel L. (24).

 

Ante el tribunal integrado por los jueces Román Lanzón, Ismael Manfrín y Mariano Aliau, la fiscal acusó al joven de haber matado de un golpe en la cabeza al bebé de su pareja.

 

El hecho que llegó a juicio ocurrió el 23 de abril de 2017 en la vivienda que la pareja compartía en Pasaje Matacos al 2000 de Granadero Baigorria, ciudad limítrofe hacia el norte con Rosario, ubicada al fondo de un terreno en cuyo frente vivía la abuela del joven.

 

De acuerdo a la acusación, ese día la mujer, que ahora tiene 25 años, identificada como Aldana M., se fue a bañar a la casa de la abuela de su pareja porque en la de ellos no tenían agua, y dejó a su bebé al cuidado de Nahuel.

 

La investigación determinó que el joven le dio “al menos un intenso golpe aprovechando la situación de indefensión” del niño, lo cual le provocó “lesiones gravísimas como traumatismo encéfalo craneal grave, que luego le provocan el fallecimiento”, según informó hoy el Ministerio Público de la Acusación (MPA).

 

El joven, que entonces tenía 22 años, llevó al bebé a la guardia del Hospital "Eva Perón" de Granadero Baigorria y luego fueron derivados al Hospital de Niños de Rosario, donde falleció como consecuencia del traumatismo en el cráneo, producto de un golpe.

 

Por esa razón, el joven llegó a juicio acusado de homicidio calificado y la fiscal solicitó una pena de prisión perpetua.

 

Pero a la vez, la fiscal también acusó a la madre del bebé asesinado por “omisión de los deberes a su cargo”, según informó el MPA.

 

En el alegato de apertura del proceso oral, Pairola le atribuyó a Aldana M. “haber incurrido en la omisión de los deberes a su cargo de asistencia y de cuidado que tenía frente a su hijo” por su “carácter de progenitora del mismo”.

 

Fiscalía entiende que la omisión de la mujer se produjo porque sabía que su pareja “con anterioridad le había proferido maltratos” al bebé y de todos modos lo dejó a su cuidado, precisaron las fuentes.

 

En este caso, la fiscal pidió una pena de 10 años de prisión por abandono de persona.

Asesinato
Bebé
Rosario
Sentencia