Revelación explosiva: Pablo Escobar quería asesinar a Ricardo Gareca

Así lo reveló John Jairo Velásquez, alias "Popeye", ex mano derecha del capo narco. "Se contempló colocarle un coche bomba", dijo. ¿Cuáles eran los motivos?
Miércoles 10 de octubre de 2018

Pablo Escobar quería asesinar a Ricardo Gareca, narcos, internacionales, deportes, crimen

Noticias relacionadas

 

Que Pablo Escobar Gavíria haya tenido en sus planes asesinar a alguien, no es novedad. Pero lo que sí es noticia, es el hecho de que entre sus posibles blancos elegidos haya estado Ricardo Gareca, el director técnico y ex jugador de fútbol argentino.

 

¿Y cuál habrá sido el motivo?

 

El ex líder del Cartel de Medellín pensó asesinar a Gareca porque durante los años '80 defendía la camiseta y los colores del América de Cali, ciudad que estaba en guerra con la gente de Escobar por el control del narcotráfico.

 

"Tenía en cuenta a todos los jugadores de América de Cali, estábamos en guerra... La verdad es que Ricardo Gareca siempre estuvo en la mira de Pablo Escobar, sin embargo no llegaron a él. El amor por el fútbol del Patrón salvó a Gareca", dijo recientemente John Jairo Velásquez, más conocido como "Popeye", quien era por aquellos días la mano derecha del capo narco que sembró de sangre y muerte a toda Colombia.

 

"Se contempló colocarle un coche bomba porque el Cartel de Cali le había colocado uno a la familia de Pablo. La mafia dañó mucho al fútbol colombiano", comentó finalmente "Popeye".

 

Lo concreto es que Gareca pudo salvar su vida escapando de un infierno que sufrieron miles y miles de personas que cayeron víctimas de la banda de Pablo Escobar Gavíria.

Pablo Escobar Gavíria
Ricardo Gareca
Narcos
Narcotráfico
Asesinato
Crimen

Vicepresidenta de Colombia ocultó que su hermano cumplió condena por narcotráfico en EE.UU.

Ramírez defendió desde siempre una línea dura contra las drogas, pero en Colombia nadie sabía esta historia. La noticia desató una oleada de críticas.
Sábado 13 de junio de 2020

Marta Lucía Ramírez, vicepresidenta de Colombia, Reuters Marta Lucía Ramírez.

Marta Lucía Ramírez, vicepresidenta de Colombia, se encuentra envuelta en una gran polémica debido a un hecho que sucedió en 1997 e involucra a su hermano Bernardo Ramírez, condenado por narcotráfico. Según una investigación periodística de La Nueva Prensa, basada en documentos oficiales de la justicia norteamericana, la hoy vicepresidenta pagó una fianza para su hermano, detenido por una operación para ingresar heroína a Estados Unidos.

 

Durante  su carrera, Ramírez defendió una línea dura contra las drogas, pero en el país andino no se conocía la historia de su hermano. La noticia ha desatado férreas críticas contra ella por haberlo informado 23 años después y solo tras la revelación periodística. El presidente, Iván Duque, salió en su defensa, igual que los ministros que una hora después de la publicación promovieron una etiqueta en redes sociales para apoyarla. “Pretender enlodar a una mujer digna y valerosa por la conducta de un familiar es un acto de vileza y difamación. Marta Lucía Ramírez ha sido ministra, embajadora, senadora, candidata a la presidencia, después de esa tragedia, y siempre la hemos visto entregada a servir a Colombia”, dijo el mandatario el jueves en Twitter.

 

Posteriormente ella se encargó de difundir un comunicado en el que no niega el hecho pero lo califica de “tragedia familiar” porque su hermano se involucró en “un negocio fácil”. “Tuvimos que ayudarlo firmando una garantía, no una fianza, para asegurar que se presentara a la justicia”, escribió la vicepresidenta que agregó que se trataba de ataques políticos. La fianza, según los periodistas Gonzalo Guillén y Julián Martínez, autores de la investigación ascendía a 150.000 dólares.

 

Marta Lucía Ramírez trabajó con distintos gobiernos y es una de las mujeres más importantes de la política colombiana. Ha estado en el sector privado y ha sido ministra de Comercio exterior y embajadora en Francia del Gobierno de Andrés Pastrana, ministra de Defensa de Álvaro Uribe, senadora de la coalición uribista, candidata presidencial por el Partido conservador y ahora vicepresidenta de Iván Duque, entre otros cargos. Luego de la noticia, los ex presidentes sostuvieron conocer el caso previamente y ella afirmó que había dado información a quienes consideró "que debían conocerlo”. La polémica ha girado en torno a si debió informar también a sus electores y sobre las responsabilidades éticas y políticas de ese silencio, pero no las judiciales pues en Colombia no existe el llamado delito de sangre y no se responde legalmente por los crímenes de los familiares. De hecho se ha recordado que el anterior vicepresidente, el general Óscar Naranjo, también tuvo un hermano involucrado en narcotráfico, pero según aseguró el senador Roy Barreras, este sí informó antes de ser general y de asumir su cargo.

 

Pero este no es el único problema en el que se involucra a Ramírez en los últimos meses. La organización InSight Crime reveló que Álvaro Rincón, esposo de la vicepresidenta, tuvo negocios inmobiliarios con un hombre conocido como Memo Fantasma o Guillermo León Acevedo, a quien varios paramilitares identifican como un narco en la sombra. La Fiscalía General de la Nación llamó al esposo de la vicepresidenta para que informe cómo era la relación con Acevedo. Para el momento de la transacción, en 2006, Marta Lucía Ramírez era parte de la sociedad inmobiliaria. Sobre esto ha negado que supiera de las actividades ilícitas y que le investigaron los antecedentes antes de hacer negocios pero no hallaron nada.

Narcotráfico
Colombia
Condena
Estados Unidos
RACISMO EN ESTADOS UNIDOS

Muerte de George Floyd: autopsia oficial concluye que fue un homicidio

Cuatro policías involucrados en la muerte del afroamericano quedaron detenidos el pasado viernes después de que un vídeo del suceso recorriera medio mundo y desatara protestas multitudinarias en las principales ciudades de Estados Unidos.
Miércoles 3 de junio de 2020

Protesta por asesinato de George Floyd, ReutersManifestación por crimen de George Floyd. Reuters.

La autopsia oficial del forense del condado de Hennepin (Minnesota) ha concluido este lunes que la muerte del afroamericano George Floyd, de 46 años, fue un homicidio. El guarda de seguridad falleció de un “fallo cardiopulmonar” y por complicaciones debido a la actuación de la policía y "la compresión del cuello”. El informe, avanzado por The Washington Post, señala que Floyd también sufría enfermedades cardíacas, intoxicación por fentanilo y uso reciente de metanfetamina, que los forenses consideran como “condiciones significativas”, pero no precisan si contribuyeron a su muerte.

 

Floyd estuvo por ocho minutos y 46 segundos con la rodilla del policía blanco Dereck Chauvin clavada en su cuello mientras clamaba que no podía respirar. Incluso cuando perdió la consciencia, el agente no se inmutó. Cuando llegó la ambulancia, Floyd ya no tenía pulso y finalmente, las autoridades sanitarias declararon su muerte en el hospital. Horas antes del informe oficial del forense del condado de Hennepin, otra autopsia particular encargada por la familia de Floyd establecía que murió asfixiado por “una presión sostenida” en el cuello y en la espalda que le impidieron que circulara la sangre hacia su cerebro y entrara aire en sus pulmones, según el abogado de la familia del fallecido, Ben Crump, provocando su muerte. En un primer momento, el Departamento de Policía de Minneapolis se adelantó para informar de que Floyd murió debido a un “incidente médico”, algo que han descartado las dos autopsias mencionadas.

 

Cuatro policías involucrados en la muerte del afroamericano quedaron detenidos el pasado viernes después de que un vídeo del suceso recorriera medio mundo y desatara protestas multitudinarias en las principales ciudades de Estados Unidos. Chauvin, de 42 años, ha sido acusado de homicidio imprudente días después de que se viralizara el vídeo de la tragedia. “Los oficiales lo mataron con una rodilla en el cuello durante casi nueve minutos y dos rodillas en la espalda, comprimiendo sus pulmones”, sostuvo Crump. “La ambulancia [donde ya no tenía pulso] era su coche fúnebre”, sostuvo.

 

El próximo lunes, 8 de junio, se instalará el velatorio de Floyd en Houston (Texas), donde vive su familia y el día siguiente, martes, será el funeral. Pero antes, este jueves 4 de junio, tendrán lugar exequias en Minneapolis, donde Floyd residía cuando falleció, y también en Carolina del Norte, donde nació.

 

Debido a la muerte de Floyd -detenido por ser sospechoso de utilizar un billete de 20 dólares (18 euros) falso en una tienda de tabaco- bajo custodia policial, Estados Unidos ha salido en masa a las calles para protagonizar la mayor ola de protestas antirracistas desde el asesinato de Martin Luther King. Ha habido más de 4.000 detenciones durante el fin de semana, según el recuento de Associated Press y al menos 25 ciudades han establecido el toque de queda ante la escalada de disturbios. El presidente Donald Trump urgió este lunes a los “débiles” gobernadores de los Estados a utilizar la fuerza para recuperar el control de sus territorios.

 

“Tenéis que dominar. Si no domináis, estáis perdiendo el tiempo. Os van a pasar por encima, vais a quedar como un puñado de imbéciles”, dijo el mandatario.

George Floyd
Autopsia
Asesinato
Racismo