Asesinato de Jorge Bustamante en Tandil, policiales, detenidos

Noticias relacionadas

 

Tras la confirmación de que dos nuevos sospechosos cayeron detenidos este martes por el asesinato de Jorge Bustamante, el joven asesinado en la localidad bonaerense de Tandil, el primer apresado confesó que el plan original era un robo, tras lo cual delató a sus presuntos cómplices.

 

Dijo el detenido ante la Justicia: "Lo mataron Rami y Tami”.

 

Con Tami y Ramírez, suman tres los detenidos por el asesinato, debido a que este lunes quedó apresado Nahuel Morales, la última persona que se comunicó por teléfono y se encontró con Bustamante antes de su desaparición y posterior muerte.

 

El fiscal general de Azul, Marcelo Sobrino, informó que “por sus contradicciones, la declaración de Morales ayer pasó de ser una testimonial a una indagatoria y allí confesó”.

 

Las detenciones se dieron entre la 1 y las 2 de la madrugada por personal de la Subdelegación Departamental de Investigaciones de Tandil (SubDDI) Tandil, dependiente de la DDI Azul. El primero de los nuevos detenidos fue identificado como Ángel Tami, apresado en la calle Piccirilli 749, mientras que el segundo, Emanuel Ramírez, fue ubicado en otra propiedad situada en Chacabuco 1042.

 

Sobrino comentó además que “Morales contó que el plan original era un robo contra Bustamante, se despegó del homicidio e identificó a los nuevos detenidos como los autores materiales del crimen“.

 

“El imputado contó que al margen del estrangulamiento con el cinturón, sus cómplices le arrojaron en la cabeza una rueda de auxilio, por ello el traumatismo de cráneo que presentaba la víctima”, reveló Sobrino.

 

El fiscal general aclaró que el primer detenido, Morales, quedó imputado del delito de “homicidio en ocasión de robo”, que tiene una pena de 10 a 25 años, mientras que los nuevos apresados están acusados de “homicidio criminis causa” (la víctima los habría reconocido), con pena de prisión perpetua.

 

La autopsia de Bustamante, realizada en la morgue policial de La Plata, confirmó que la víctima murió a causa de un “estrangulamiento a lazo” con un cinturón de cuero con hebilla metálica que fue encontrado alrededor de su cuello y por “un grave traumatismo de cráneo”, compatible la rueda de auxilio que le arrojaron.