EMPRESA EN PELIGRO

Efecto de la dura crisis en la economía real: Arcor, en su peor momento

Pese a ser una de las empresas argentinas con mayor presencia mundial, Arcor tuvo pérdidas por $6.200 millones. Reestructurará sus pasivos en dólares.
Martes 13 de noviembre de 2018

Luis Pagani - ARCOR (NA)

Noticias relacionadas

 

La crisis económica golpea a toda la Argentina, y muy en especial, deja su marca en varias de las más importantes empresas del país. La altas tasas de interés y la impresionante devaluación del peso en los últimos meses, hizo efecto sobre Arcor, una firma que está a punto de iniciar un proceso de reestructuración de sus pasivos.

 

Según los estados financieros de Arcor al 30 de septiembre de este año, mostraba una pérdida de $6.247 millones, un hecho que contrasta notablemente cuando hace un año exhibía una ganancia que superaba los $1.000 millones.

 

Arcor -como otras firmas similares del sector alimenticio- sintió en carne propia la brusca caída de ventas de los artículos de consumo masivo que produce, algo que a su vez se marca con el traslado a segundas y terceras marcas, que -sin embargo- no compensan el costo de mantener una primera marca, que entre otras cosas, implica gastos por presencia de marca en góndola, repositores, inversión publicitaria, costos de distribución y una intensidad promocional para poder competir que reduce los márgenes de ganancia.

 

El duro golpe que acusa una empresa como Arcor, se dio además por una espiralización sin precedentes de sus gastos financieros que pasaron de $2.000 millones en 2017 a más de $13.000 millones durante el corriente años de 2018, como consecuencia de la devaluación sobre su deuda en dólares.

 

"Tienen un volumen muy alto de Obligaciones Negociables (ON) en dólares. Normalmente las empresas las van renovando, pero como se cerró el mercado de capitales en dólares y el financiamiento en pesos tiene tasas inviables, no tienen otra salida que ir hacia una reestructuración. Es un default elegante, pero no tienen otra alternativa. Claramente vendiendo galletitas no podés cubrir un agujero de $6.200 millones", dijo Francisco Uriburu, analista de mercados.

 

El caso de Arcor activa todas las alarmas ya que se trata de una compañía muy bien conducida desde siempre, con gran prestigio, mientras que al mismo tiempo jamás se vio involucrada -o relacionada- en ningún caso de corrupción con ninguno de los Gobiernos argentinos a través de los años.

 

Para Arcor dio buenos resultados su estrategia de globalización, con la instalación de plantas industriales modelo en México, Chile, Perú y Brasil.

 

Pese a ello, el 72,9% de las ventas de Arcor son en Argentina, con el 41% producto de golosinas y chocolates y un 27,7% en galletas, lo que la hace muy dependiente de los vaivenes económicos locales.

 

Pagani apoyó al Gobierno de Macri de entrada, con palabras, pero también con hechos. En 2016, tomó 300 millones de dólares de deuda para importantes inversiones, algo que evidentemente no le ha salido bien.

 

En el mercado estiman que Arcor se verá obligada a hacer una reestructuración de su pasivo con un mecanismo denominado APE (Acuerdo Preventivo Extrajudicial), que fue el utilizado recientemente por Enrique Pescarmona para salvar a Impsa de la quiebra. En rigor, la propia Arcor ya realizó una operatoria similar luego de la crisis del 2001, donde refinanció todos sus préstamos bancarios por 184 millones dólares y 34 millones de pesos, los cuales terminó de pagar en el año 2008.

 

"Esto es sólo un botón de muestra de lo que está pasando en el país. Se están cayendo todas las empresas y pronto vendrán más convocatorias", advirtió un analista.

Crisis económica
Economía argentina
Grupo Arcor
Luis Pagani
INFORME DE FOCUSECONOMICS

Bancos y consultoras empeoraron pronóstico sobre Argentina: los valores del dólar y la inflación

Los analistas estimaron números más negativos que el mes pasado, también en términos de la recesión, el desempleo y otras variables.
Sábado 30 de mayo de 2020

Dólar, cotización, NADólar.

Un informe de FocusEconomics advirtió que los bancos y consultoras empeoraron sus pronósticos sobre el dólar, la inflación y la actividad económica en la Argentina.

 

Para el informe, el dólar subirá a $86,5 cuando esperaban un valor de $78,8. Los bancos por su parte estimaron un valor de $ 102, según el Citi, $ 100 el HSBC, $ 95 el Galicia, $ 92,4 Empiria y $ 91,8 Torino Capital. La proyección más baja correspondió a Credit Suisse con $ 71,5.

 

En 2021 esperan que el valor alcance $ 112 y el HSBC se aproximó a 140 pesos.

 

¿Qué ocurre con la inflación? esperan que llegue al 46,3% a fin de año, frente a 40,2% que se preveía hace dos meses y 42,9% hace uno.

 

En lo que respecta a los bancos, el Citi prevé que sea del 65%, Econométrica del 62,3%, Ferreres del 60% y Eco Go del 58%. Del otro lado se ubicaron The Economist Intelligence Unit con 34% y HSBC con 35 por ciento. En cuanto al 2021, se prevé un 39,4% en promedio, pero FIEL estimó que llegará a 59,5% y LCG a 35,7 por ciento.

 

El PBI no es muy distinto: estiman una recesión del 6,9% en promedio, frente al 5,5% del mes pasado y del 1,9% de hace 60 días.

 

Invecq se ubicó en el primer lugar con -10,7%, seguido por -9,8% de JP Morgan, -9,2% de FIEL, -8,5 de Econométrica y -8,3 de Itaú y Abeceb. En cambio, Credit Suisse estimó que será del -3,7 por ciento. En lo que respecta el 2021, en promedio la recuperación esperada es del 3,5%, pero Supervielle cree que llegará al 6,8% y, del otro lado, Societé Generale prevé un -0,8 por ciento.

 

El consumo privado, siempre según el informe, caerá el 8% este año y crecerá el 3,6% el próximo; la inversión fija -19,5% y 6,8%, respectivamente; la producción industrial -8,5% y 3,3%; el desempleo será del 12,5% y 11,6% y la balanza comercial de USD 16.800 millones y 14.200 millones, respectivamente.

 

 “Dada la necesidad del Gobierno para cumplir con un umbral mínimo de participación necesario para una reestructuración integral, las perspectivas para llegar a un acuerdo parecen sombrías”, afirmó el informe.

 

La crisis de Covid-19 causará estragos en la Argentina ya enferma en términos económicos, arremetiendo contra la demanda interna y externa. La pandemia exacerbará la problemática posición fiscal del país, con un aumento uso de déficit de financiación monetaria. Este año, una rápida expansión de la base monetaria y fuertes presiones cambiarias ejercerán fuerte presión al alza sobre la inflación, con más riesgos al alza derivados del retorno a la financiación monetaria del déficit fiscal”, indicó.

 

Economía argentina
Inflación
Dólar
Informe
ECONOMÍA ARGENTINA

Deuda externa: Argentina y sus acreedores acercan posiciones pero no llegan a un acuerdo

La contrapropuesta presentada al Gobierno implica un alivio de flujo de caja para Argentina de 23.800 millones de dólares entre 2020 y 2023 (que se eleva a 36.000 millones en un período de nueve años).
Sábado 30 de mayo de 2020

Alberto Fernández y Martín Guzmán, AGENCIA NAAlberto Fernández y Martín Guzmán, AGENCIA NA

Argentina y sus acreedores privados acercaron posiciones en los últimos días en la negociación que mantienen abierta para reestructurar bonos por 66.238 millones de dólares, pero aún sin un acuerdo a la vista que permita al país suramericano hacer más sustentable su pesada deuda pública.

 

Esta semana las partes intercambiaron nuevas propuestas para avanzar hacia un eventual canje y, pese a no haber llegado todavía a un entendimiento, mantienen abierto el canal de diálogo.

 

Con fecha del pasado martes, el Gobierno de Alberto Fernández presentó a los grandes grupos de acreedores, liderados por fondos de inversión, una propuesta revisada de la oferta inicial que Argentina formalizó en abril pasado.

 

La propuesta revisada acorta a dos años el período de gracia de tres años inicialmente pretendido por Argentina, mantiene similares tasas de interés para los nuevos bonos, acorta levemente la duración de los nuevos títulos y agrega al menú un bono en dólares.

 

Esa nueva alternativa fue hecha pública este jueves, luego de que dos de los tres grandes grupos de acreedores anunciaran la presentación conjunta de una nueva contraoferta.

 

La nueva contrapropuesta fue presentada el miércoles a Argentina por el Grupo Ad Hoc de Tenedores de Bonos, liderado por fondos como Blackrock y Ashmore, y el Grupo de Titulares de Bonos de Canje de Argentina, que concentran una importante porción de la deuda en juego.

 

El ministro de Economía argentino, Martín Guzmán, quien encabeza las negociaciones, dijo que esa contrapropuesta resulta "insuficiente para las necesidades del país", pero valoró el "acercamiento" en las conversaciones, aclarando que "aún hay un camino importante por recorrer" para llegar a un acuerdo.

 

El Grupo Ad Hoc emitió este viernes un comunicado en el que precisó que su propuesta implica un alivio de flujo de caja para Argentina de  23.800 millones de dólares entre 2020 y 2023 (que se eleva a 36.000 millones en un período de nueve años), una reducción de intereses del 32 por ciento y cupones con una tasa promedio del 4,25 por ciento.

 

"Alentamos al Gobierno argentino a actuar ahora y comprometerse con nuestra nueva propuesta", dijo el grupo, que posee por sí solo casi un tercio de los bonos en juegos en esa negociación. Argentina ha aclarado que la propuesta revisada puesta el pasado martes sobre la mesa de negociaciones no constituye una enmienda formal a la oferta de canje presentada en abril.

 

Argentina ha prorrogado ya dos veces en mayo el plazo para que los acreedores se adhieran a su propuesta inicial de reestructuración y la fecha límite vigente es el próximo martes, aunque en el mercado no descartan que vuelva a extenderse con vistas a continuar las negociaciones con los tenedores de bonos.

Deuda externa
Martín Guzmán
Bonistas
Economía argentina