EMPRESA EN PELIGRO

Efecto de la dura crisis en la economía real: Arcor, en su peor momento

Pese a ser una de las empresas argentinas con mayor presencia mundial, Arcor tuvo pérdidas por $6.200 millones. Reestructurará sus pasivos en dólares.
Martes 13 de noviembre de 2018

Luis Pagani - ARCOR (NA)

Noticias relacionadas

 

La crisis económica golpea a toda la Argentina, y muy en especial, deja su marca en varias de las más importantes empresas del país. La altas tasas de interés y la impresionante devaluación del peso en los últimos meses, hizo efecto sobre Arcor, una firma que está a punto de iniciar un proceso de reestructuración de sus pasivos.

 

Según los estados financieros de Arcor al 30 de septiembre de este año, mostraba una pérdida de $6.247 millones, un hecho que contrasta notablemente cuando hace un año exhibía una ganancia que superaba los $1.000 millones.

 

Arcor -como otras firmas similares del sector alimenticio- sintió en carne propia la brusca caída de ventas de los artículos de consumo masivo que produce, algo que a su vez se marca con el traslado a segundas y terceras marcas, que -sin embargo- no compensan el costo de mantener una primera marca, que entre otras cosas, implica gastos por presencia de marca en góndola, repositores, inversión publicitaria, costos de distribución y una intensidad promocional para poder competir que reduce los márgenes de ganancia.

 

El duro golpe que acusa una empresa como Arcor, se dio además por una espiralización sin precedentes de sus gastos financieros que pasaron de $2.000 millones en 2017 a más de $13.000 millones durante el corriente años de 2018, como consecuencia de la devaluación sobre su deuda en dólares.

 

"Tienen un volumen muy alto de Obligaciones Negociables (ON) en dólares. Normalmente las empresas las van renovando, pero como se cerró el mercado de capitales en dólares y el financiamiento en pesos tiene tasas inviables, no tienen otra salida que ir hacia una reestructuración. Es un default elegante, pero no tienen otra alternativa. Claramente vendiendo galletitas no podés cubrir un agujero de $6.200 millones", dijo Francisco Uriburu, analista de mercados.

 

El caso de Arcor activa todas las alarmas ya que se trata de una compañía muy bien conducida desde siempre, con gran prestigio, mientras que al mismo tiempo jamás se vio involucrada -o relacionada- en ningún caso de corrupción con ninguno de los Gobiernos argentinos a través de los años.

 

Para Arcor dio buenos resultados su estrategia de globalización, con la instalación de plantas industriales modelo en México, Chile, Perú y Brasil.

 

Pese a ello, el 72,9% de las ventas de Arcor son en Argentina, con el 41% producto de golosinas y chocolates y un 27,7% en galletas, lo que la hace muy dependiente de los vaivenes económicos locales.

 

Pagani apoyó al Gobierno de Macri de entrada, con palabras, pero también con hechos. En 2016, tomó 300 millones de dólares de deuda para importantes inversiones, algo que evidentemente no le ha salido bien.

 

En el mercado estiman que Arcor se verá obligada a hacer una reestructuración de su pasivo con un mecanismo denominado APE (Acuerdo Preventivo Extrajudicial), que fue el utilizado recientemente por Enrique Pescarmona para salvar a Impsa de la quiebra. En rigor, la propia Arcor ya realizó una operatoria similar luego de la crisis del 2001, donde refinanció todos sus préstamos bancarios por 184 millones dólares y 34 millones de pesos, los cuales terminó de pagar en el año 2008.

 

"Esto es sólo un botón de muestra de lo que está pasando en el país. Se están cayendo todas las empresas y pronto vendrán más convocatorias", advirtió un analista.

Crisis económica
Economía argentina
Grupo Arcor
Luis Pagani
QUEJAS DE EMPRESARIOS Y TRABAJADORES

Se demora el pago del salario de junio con el programa ATP

Sin fecha para el 50% de los sueldos del sector privado. Es la asistencia del Estado a empresas por la cuarentena. Malestar de empresarios y trabajadores ante la incertidumbre.
Miércoles 8 de julio de 2020

Pesos en cajero automáticoPeligra el sueldo de trabajadores.

El Estado aún no ha definido la fecha estipulada para abonar el 50% del salario de junio a trabajadores del sector privado, con un tope de $33.750 o dos sueldos mínimos, en el marco del programa de Asistencia al Trabajo y la Producción (ATP) para paliar los perjuicios de la cuarentena.

 

"No definimos la fecha de pago, no hay un plazo preestablecido", indicaron fuentes de la AFIP.

 

Recordaron, también, que este mes se deberán tener en cuenta los nuevos criterios dispuestos por el Gobierno para la cobertura, ya que la ayuda sólo abarcará a empresas radicadas en el AMBA, Chaco y otras zonas puntuales donde no se flexibilizaron las medidas de aislamiento social.

 

El Estado abonó la mitad de los salarios de unos 2,6 millones de trabajadores del sector privado de todo el país correspondientes a los meses de abril y mayo.

 

Pero hasta el momento aún no se ha determinado cuántos serían los empleados alcanzados por el beneficio, ni a qué monto ascendería la partida que deberá asignarse, entre otros puntos claves.

 

El organismo recaudador procesa la información y determina a quiénes les corresponde el beneficio -lo que se está haciendo en estos días y aún no se terminó- y luego lo remite a la ANSeS para efectivizar el pago.

 

"El objetivo del Estado es que los beneficiarios accedan en el menor plazo posible al salario complementario", señalaron fuentes de la AFIP.

 

Las fechas previas:

Cuando se puso en marcha el programa ATP, el denominado salario complementario se acreditó en las cuentas de los trabajadores el 7 de mayo -por los sueldos de abril- y correspondió al cuarto día hábil.

 

En la segunda ocasión, por los salarios de mayo, los desembolsos se efectuaron el 11 de junio, noveno día hábil del mes, y ahora lo más probable es que se concreten a partir de mediados de la semana próxima.

 

Fuentes carcenas al sector empresarial expresaron que todavía muchas solicitudes no fueron aprobadas y que a raíz de esta demora la fecha de pago sufrirá este mes un nuevo retraso.

 

El 26 de junio último, la AFIP habilitó el sistema de registración online para el Programa ATP y fijó como tiempo máximo para anotarse el 3 de julio último.

 

Según lo expresó, el trámite era obligatorio incluso para aquellas empresas que hubiesen realizado el procedimiento en meses anteriores.

 

Una vez que la AFIP incorpora los datos y los pasa a ANSeS, en la página web del organismo previsional en el apartado Asistencia de Emergencia para el Trabajo y la Producción ATP se puede chequear el estado del trámite de cada trabajador cuya empresa se suscribió.

 

Allí, el organismo informa si el trabajador está registrado en el programa y, en caso negativo, aconseja consultar al empleador y, si es favorable, informa la fecha de cobro.

Sueldos
Crisis económica
Cuarentena
Coronavirus en Argentina
Coronavirus
PANDEMIA DE CORONAVIRUS

Cuarentena: en mayo la mitad de las industrias siguió con problemas, según Indec

Los rubros más perjudicados por la cuarentena obligatoria fueron automotores y otros equipos de transporte, y textil y prendas de vestir, en los que "aproximadamente un 90% de los locales no pudieron operar con normalidad".
Miércoles 8 de julio de 2020

Industria automotriz, economía argentina, coronavirusCrisis en la industria por pandemia. NA.

La mitad de las industrias consultadas siguió teniendo problemas para operar durante mayo, aunque menores a los de abril gracias a la flexibilización de la cuarentena, según una encuesta difundida hoy por el INDEC.

 

En mayo, el 11,1% de las industrias dijo que ni siquiera pudo poner en marcha las máquinas.
Otro 38,6% pudo abrir, pero informó numerosas dificultades que en muchos casos hasta le impidieron concretar entregas y facturar.

 

Los rubros más perjudicados por la cuarentena obligatoria fueron automotores y otros equipos de transporte, y textil y prendas de vestir, en los que "aproximadamente un 90% de los locales no pudieron operar con normalidad".

 

Solo el 50,3% de los 1.700 establecimientos fabriles incluidos en el sondeo dijeron haber podido operar "normalmente".

 

Otro 38,6% informó que, si bien logró abrir, tuvo numerosos obstáculos originados en diferentes causas vinculadas con la pandemia, que en algunos casos le impidieron facturar.

 

Así, entre los establecimientos que operaron parcialmente, cuatro de cada diez dijeron que finalmente estuvieron "sin actividad o cerrados parcialmente".

 

El 27% explicó que no pudo contar con el personal necesario, y otro 25,4% no recibió pedidos, mientras que el 4% restante invocó otras dificultades.

 

Si bien la encuesta cualitativa del INDEC registró una "menor proporción de locales manufactureros sin actividad con relación a abril", los problemas derivados de la pandemia siguen en niveles altos para la actividad industrial.

 

El informe señala que el sector de alimentos, bebidas y tabaco operó en un 78%; el de refinación del petróleo, químicos, productos de caucho y plástico en 45%; y el de madera, papel, edición e impresión en 40%.

 

Entre los locales manufactureros que operaron normal o parcialmente durante mayo, los principales problemas manifestados fueron la disminución de la demanda interna derivada del aislamiento y los problemas financieros.

 

Automotores, prendas de vestir, cuero y calzado adjudicaron el principal problema para operar a la alta disminución de la demanda interna.

 

El 50% de los sectores de textiles, cuero y calzado que operaron normal o parcialmente durante mayo, indicaron como principal problema la "falta de apoyo financiero".

 

Entre los locales manufactureros que operaron normal o parcialmente, señalaron que los problemas financieros enfrentados fueron la extensión de los plazos de pago de los clientes y los cheques rechazados.

 

Las empresas encuestadas señalaron que en un 57% se financiaron con recursos propios, 19% recurrió al financiamiento bancario, 8% al de los proveedores y 7% a los programas públicos.
Estas cuatro fuentes de financiamiento fueron consideradas las principales para el 90% de las empresas encuestadas.

INDEC
Actividad industrial
Crisis económica
Cuarentena
Coronavirus en Argentina
Coronavirus