ESTADOS UNIDOS

California, en llamas: asciende a 600 el número de desaparecidos

El presidente Donald Trump tiene previsto visitar California para encontrarse con las víctimas de los incendios. Es el incendio forestal más mortal registrado en este estado del oeste de Estados Unidos.
Viernes 16 de noviembre de 2018

Incendios en California (Reuters)

El número de desaparecidos en el incendio que ha devastado el norte de California, en Estados Unidos, se multiplicó dramáticamente para situarse en más de 600 personas, mientras los rescatistas ubican en el terreno nuevas víctimas mortales.

 

Las autoridades informaron que la lista de personas reportadas como desaparecidas saltó de 300 a 631 durante el día, luego de que investigadores se dedicaran a revisar las llamadas de emergencia hechas cuando el llamado "Camp Fire" se desató el pasado 8 de noviembre.

 

"Quiero que entiendan que el caos con el que lidiamos fue extraordinario" cuando el fuego empezó, explicó a periodistas el sheriff del condado de Butte, Kory Honea, al intentar justificar la impresionante nueva cifra de desaparecidos.

 

Noticias relacionadas

La cifra de muertos en el "Camp Fire", que ya era el incendio forestal más mortal registrado en este estado del oeste de Estados Unidos, también ascendió a 63 después de que durante la jornada se descubrieran siete cuerpos más, declaró Honea.

Incendios en California (Reuters)

Al menos otras tres personas murieron en el sur de Californa en otro incendio bautizado como "Woolsey Fire", que desoló partes de Malibú, destruyendo las casas de varias celebridades.

 

El presidente Donald Trump tiene previsto visitar California el sábado para encontrarse con las víctimas de los incendios.

 

Muchas de las víctimas y de los desaparecidos en el "Camp Fire" eran personas ancianas que vivían en la ciudad de Paradise, ubicada en el condado de Butte, a los pies de las montañas de la Sierra Nevada. Y se cree que no pudieron huir a las llamas -que avanzaron con violencia- o que fueron alcanzadas por el fuego mientras huían en sus vehículos.

 

Según había explicado más temprano Honea, es posible que algunas de las personas en la lista de desaparecidos estén refugiadas con familiares o amigos pero muchas otras pudieron haber muerto en el incendio. Por lo que se espera que el número siga fluctuando.

Incendios en California (Reuters)

"Si usted ve la lista y encuentra su nombre, o el nombre de un amigo o familiar, por favor llame para avisarnos", dijo.

 

Investigadores tomaron el jueves muestras de ADN de familiares para ayudar a identificar víctimas, mientras cientos de efectivos y perros rastreadores trabajaban para localizar más restos humanos.

 

Las autoridades informaron que un delincuente prófugo murió en la zona de evacuación el jueves, tras una persecución a alta velocidad con la policía. El hombre era requerido por un doble homicidio en 2014 y había sido visto acampando en su auto por tres días.

 

Prácticamente cada una de las casas en Paradise quedó destruida por el incendio, que fue alimentado por fuertes vientos.

Incendios en California (Reuters)

Los equipos de recuperación de cuerpos están realizando una minuciosa búsqueda en las casas calcinadas en busca de cualquier tipo de resto humano, a la vez que examinan detalladamente los autos incendiados que quedaron esparcidos por las carreteras.

 

El departamento de bomberos de California (Cal Fire) dijo el jueves que el "Camp Fire", también el incendio más destructivo registrado en el estado, acabó con 56.655 hectáreas y ha sido contenido en un 40%.

 

Añadió que cerca de 5.500 bomberos están luchando contra las llamas y que no esperan que esté totalmente controlado por otras dos semanas.

 

El "Camp Fire" ha destruido 8.650 casas familiares y 260 locales comerciales, según Cal Fire.

 

En tanto, el "Woolsey Fire" ha hecho arder 39.660 hectáreas y está contenido en un 62%. Se espera que sea extinguido antes del lunes.

Incendios en California (Reuters)

Las autoridades aseguraron que las temperaturas más frescas y los vientos más suaves han traído un poco de consuelo a los bomberos.

 

Varias celebridades perdieron sus residencias en Malibú como resultado de ese incendio, incluidos Pierce Brosnan, Miley Cyrus, Neil Young, Robin Thicke, Shannen Doherty y Gerard Butler.

 

El gobernador de California, Jerry Brown, el secretario de Interior Ryan Zinke y el jefe de la agencia federal de manejo de emergencias (FEMA), Brock Long, recorrieron el miércoles Paradise.

 

"Esto es tan devastador que no tengo palabras para describirlo", dijo Brown en conferencia de prensa. "Parece una zona de guerra".

 

Aún no está claro cuándo podrán retornar a la ciudad los residentes.

 

El origen de los incendios está aún en investigación pero muchas víctimas han lanzado una querella colectiva en San Francisco contra la compañía local de electricidad Pacific Gas & Electricity (PG&E).

 

Según la denuncia del abogado Mike Danko, que representa a 20 víctimas del "Camp Fire", el incendio pudo haber sido causado por las "chispas de soldadura" sobre una línea de alta tensión de esa compañía.

 

Una portavoz de PG&E desmintió toda responsabilidad de la empresa. La compañía fue encontrada culpable de otros devastadores incendios que dejaron 15 muertos en California en el pasado otoño boreal.

California
Incendios
Estados Unidos
Desaparecido
Internacionales (Mundo)
Incendios en California
RACISMO EN ESTADOS UNIDOS

Crimen de George Floyd: otra noche de disturbios, saqueos y tensión social en EUU

Miles de estadounidenses desafiaron el toque de queda y las amenazas del presidente Donald Trump. La Policía reprimió con gases lacrimógenos en Dallas, Atlanta y Washington.
Martes 2 de junio de 2020

Protestas Raciales en Estados UnidosBrutalidad policial en Estados Unidos. 

Miles de estadounidenses desafiaron el toque de queda y las amenazas del presidente Donald Trump y salieron anoche a las calles de varias ciudades para protestar por el asesinato del afroamericano George Floyd a manos de un policía blanco, en una noche de furia que dejó miles de detenidos.

 

En Dallas, ubicada en el estado de Texas, la policía usó gases lacrimógenos para sofocar las protestas cuando los manifestantes llegaban al puente Margaret Hunt Hill, donde se registraron enfrentamientos. Varios de los manifestantes que protestaban pacíficamente fueron arrestados.

 

El toque de queda entró en vigencia a partir de las 19 en Dallas, pero sólo rige en algunas partes de la ciudad, por lo que los manifestantes marcharon bordeando esas zonas. En Washington, en tanto, los manifestantes marcharon por las calles violando el toque de queda impuesto mientras al menos un helicóptero militar sobrevolaba la ciudad en un intento por dispersar a las multitudes.

 

 

El pico de tensión se vivió en las afueras de la Casa Blanca, donde la policía usó gases lacrimógenos y balas de goma para dispersar una multitud, algo que le permitió a Trump visitar la iglesia de Saint John, para lo que debió cruzar el parque Lafayette.

 

En contraste con el discurso presidencial, la alcaldesa de Washington, Muriel Bowser, condenó a través de Twitter las acciones de la policía y calificó como "vergonzoso" y "sin provocación" el uso de gases lacrimógenos contra los manifestantes en las inmediaciones de la Casa Blanca.

 

En Nueva York, las manifestaciones se iniciaron de manera pacífica pero pocas horas después mutaron y decenas de personas rompieron vidrieras y las puertas de varias tiendas cerca del Rockefeller Center, antes de saquearlas. Después de los episodios de violencia y daños a la propiedad privada registrados, el alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, extendió el toque de queda a la noche de hoy, "Estas protestas tienen poder y significado. Pero a medida que avanza la noche, vemos que los grupos las usan para incitar a la violencia y destruir la propiedad", aseguró de Blasio en Twitter.

 

 

"El toque de queda está vigente y los oficiales están trabajando para garantizar su cumplimiento y realizar arrestos donde sea necesario", agregó. En Los Ángeles, en tanto, el alcalde Eric Garcetti, pidió a las personas manifestarse sin violencia, luego que tiendas, edificios y centros comerciales fueran saqueados y vandalizados en los últimos días. Garcetti reconoció que la muerte de Floyd fue "fundamentalmente no americana, inhumana" y aseguró que "clama por justicia".

 

 

También se registraron protestas y disturbios en Filadelfia, donde cientos de manifestantes tomaron las calles en el corazón de la ciudad, y en Atlanta, donde la policía disparó gases lacrimógenos contra los manifestantes. La policía de esta última ciudad, informó que arrestó a un total de 52 personas durante las protestas del lunes.

 

 

"Hemos encontrado varios problemas durante el día, incluyendo casos en que los manifestantes bloquearon el tráfico en varias carreteras", precisó un comunicado oficial. La policía de Richmond, en Virginia, también utilizó lacrimógenos contra los manifestantes, después de advertirles de que pararan de intentar derribar algunas estatuas ubicadas en Monument Avenue, informó la agencia Europa Press.

George Floyd
Racismo
Estados Unidos
Protesta
CRIMEN DE GEORGE FLOYD

EEUU ante la mayor ola de protestas raciales desde el asesinato de Martin Luther King

Floyd murió el 25 de mayo tras ser reducido con una rodilla en el cuello por Derek Chauvin, un agente blanco con antecedentes vinculados a incidentes que terminaron con muertes. rTrump arremetió contra los gobernadores tras una noche de furia a las puertas de la Casa Blanca.
Martes 2 de junio de 2020

Protestas en EEUU, REUTERSProtestas en EEUU, REUTERS.

Al menos 25 grandes ciudades de Estados Unidos afrontan el toque de queda ante el aumento en virulencia y extensión de las protestas contra el racismo en las fuerzas de seguridad tras la muerte de George Floyd. Al menos una persona murió en Louisville (Kentucky) y otras dos, en Los Ángeles y en Nueva York, recibieron disparos. Se trata de la ola de protestas más amplia, en extensión e intensidad, que recuerda este país desde el asesinato del histórico ativista Martin Luther King, en 1968. Este lunes, Donald Trump acusó a los gobernadores de “débiles” y les pidió más dureza.

 

"Estoy movilizando todos los recursos federales disponibles, civiles y militares, para parar los disturbios y saqueos, para parar la destrucción e incendios provocados. Y para proteger los derechos de los estadounidenses que respetan la ley", señaló el mandatario desde la Casa Blanca.

Protestas frente a la Casa Blanca, EEUU, REUTERS

Trump también avisó que recomendó a los gobernadores de los estados "desplegar a la Guardia Nacional para tomar las calles" y así contener los hechos de violencia.

 

Ha habido más de 4.000 detenidos a lo largo del fin de semana, según el recuento de Associated Press, y una lista interminable de saqueos, fuegos y escaramuzas, con múltiples heridos.


La ola de indignación comenzó con la muerte del afroamericano George Floyd en una detención brutal grabada en vídeo, pero se ha convertido en una protesta nacional contra el racismo sistémico de Estados Unidos, las fuerzas de seguridad y hasta Donald Trump, un presidente que no ha hecho nada por calmar las aguas.

Miles de manifestantes lograron llegar a las afueras de la Casa Blanca, pese al esfuerzo policial por bloquear las calles de acceso después de una tensa jornada. Los agentes lanzaron gases lacrimógenos durante horas para dispersar a la gente. “Vinimos a mostrar nuestro apoyo a George Floyd por el abuso policial que sufrió y la policía responde utilizando exceso de violencia”, se quejaba Maicy, afroamericana de 40 años, que viajó desde Maryland a la capital estadounidense para protestar por segunda noche consecutiva. Hubo saqueos y destrozos en numerosos edificios de Washington. Y según informó la prensa estadounidense, el domingo, el presidente Donald Trump ya había pasado al menos una hora en un búnker subterráneo durante los enfrentamientos, construido para usarlo en casos de emergencia como ataques terroristas.

Protestas frente a la Casa Blanca, EEUU, REUTERS

Los Ángeles comenzó el domingo con un despliegue táctico como no se había visto desde los disturbios por Rodney King. Fuerzas de todas las policías de los municipios cercanos, las que dependen del sheriff, y la Guardia Nacional patrullaban las calles de la ciudad californiana. A mediodía, el alcalde de Los Ángeles, Eric Garcetti; el jefe de policía, Michel Moore; y el jefe de bomberos, Ralph Terrazas, dieron una rueda de prensa conjunta para advertir de que no se repetirían las escenas de violencia y saqueos del día anterior. Las autoridades trataron de trasladar al mismo tiempo solidaridad con las protestas y la advertencia de que los grupúsculos violentos no tenían nada que ver con la reivindicación de la mayoría de manifestantes y se actuaría contra ellos con la máxima contundencia.

 

Esta crisis se desata a cinco meses de las elecciones presidenciales, en plena frustración por las órdenes de cuarentena para frenar la pandemia del coronavirus y con un desempleo que ya alcanza la increíble cifra de 40 millones de personas.

Estados Unidos
Protestas
George Floyd
Donald Trump
Racismo