Luis Tagliapietra, en homenaje a su hijo Alejandro, héroe del ARA San JuanLuis Tagliapietra, familiar de tripulante del ARA San Juan

Luis Tagliapietra, padre de Alejandro, uno de los 44 héroes del Submarino ARA San Juan vivió en primera persona todos los detalles del hallazgo a bordo del Seabed Constructor, el que encontró las señales para dar con el navío desaparecido por 366 días.

 

"Fue como una de esas películas malas yankees que a último minuto da una vuelta de tuerca y todo termina bien", le comentó el familiar de uno de los tripulantes a Andrés Klipphan, periodista de Canal 26.

 

"Ya está, los encontramos. Él era marino, y este es el lugar donde tiene que estar. Alejandro, mi Alejandro está en su lugar, en el mar, con su submarino. Yo ya cumplí con lo que le prometí. Le dije que lo iba a encontrar. Y lo hice", comentó Luis.

Luis Tagliapietra - Padre de tripulante del submarino ARA San Juan

Noticias relacionadas

En medio del viento de cubierta, del cansancio producido después de más 80 días embarcado y por la conmoción que le generó observar las primeras imágenes del buque que no estaba entero, Tagliapietra comentó el momento en que le informaron la noticia: "Yo no estaba de acuerdo con que se tiren porcentajes. Pensaba en los familiares que no están acá. Ellos viven todo con muchísimo dramatismo y ansiedad. Pero ahora bueno… ese setenta por ciento se transformó en cien por cien y estamos muy felices".

 

"Quién podría hacerlo. En el fondo sabíamos que, al menos hasta después de febrero, cuando supuestamente Ocean Infinity retomaría la búsqueda, esta era la última oportunidad de hallarlos. Y fue asó nomás lo que pasó ¡La puta madre los encontramos! Yo me sentía frustrado, pero no resignado. Yo juré ante la foto de mi hijo, que no iba a parar hasta encontrarlo. Y lo hicimos", dice, casi grita, y rompe en llanto. "¡Sabes, todos daban la búsqueda por perdida. Pero nosotros dijimos que nos quedábamos hasta el minuto final. Y los encontramos!".

 

"No hubo ningún anuncio. Cuando empezó a bajar el ROV –robot que toma fotos e imágenes- estábamos en la sala de control y bueno…estuvimos viendo absolutamente todo junto con los técnicos de la empresa y la gente de la Armada. Cuando se comprobó que era el submarino de nuestros hijos, empezamos a llorar. No parábamos de llorar. Como ahora".

 

"Mira, los encontramos. Acá ninguno de nosotros bajó los brazos. Nunca dimos nada por perdido. No te imaginas lo frustrante que fue comprobar que otras 23 posibilidades bastantes ciertas de que fuera el submarino, en realidad eran rocas o un pesquero. Y ahora, cuando el contacto C 24 se trasformó en realidad, no importan las teorías conspirativas y todo el resto. Ya vendrán tiempos de charlas técnicas y otras cosas, ahora lo único importante es que al fin los encontramos y no puedo para de llorar", cerró, en frases muy similares a las que le envió a Alan Ferraro, todavía a bordo.