ESTADOS UNIDOS

Detuvieron a un hombre en Florida por haber tenido sexo con un pony

Nicholas Anthony Sardo, de 21 años, fue apresado luego de confesar que mantuvo relaciones sexuales con un animal macho llamado Jackie G. Admitió sentirse "enfermo" por este acto de zoofilia.
Miércoles 21 de noviembre de 2018

Nicholas Anthony Sardo, de 21 años, fue detenido en Florida, Estados Unidos, después de que confesara haber mantenido relaciones sexuales con un pony macho llamado Jackie G, hasta cuatro veces en el plazo de una semana.

Noticias relacionadas

 

El detenido aseguró que utilizó protección durante el acto sexual con la intención de evitar contraer cualquier tipo de enfermedad que pueda portar el animal.

 

Sardo fue acusado de “cuatro cargos por tener contacto sexual con un animal y cuatro cargos por bestialidad”. Es así como ha quedado detenido en la cárcel del condado y la fiscalía ya le ha fijado una fianza de 4.000 dólares por lo cometido con el animal.

 

A través de la red social Facebook ha comenzado a hacerse viral una publicación titulada “Justicia para Jackie G”, en la que cientos de usuarios se han manifestado en contra del joven, indignados por la relación que había generado junto al pony.

 

“Pobre caballo, de verdad que hay mucha gente enferma, dan asco”, ha escrito uno de los usuarios molesto con la insólita noticia.

 

La zoofilia es un comportamiento sexual que consiste en la realización del acto genital entre un ser humano y una especie animal. También suele ser llamada bestialismo, bestialidad o zoosexualidad.

Pony
Sexo
Detenido
Florida (EEUU)
Estados Unidos
Internacionales (Mundo)

Nuevo hito de Space X: el lanzamiento del satélite GPS para Fuerza Espacial creada por Trump

Se trata de la primera vez que SpaceX intenta aterrizar y recuperar un cohete Falcon 9 después del lanzamiento de un satélite militar. Miralo en vivo en la nota.
Martes 30 de junio de 2020

Despegue del satélite de Space XDespegue del satélite GPS III

SpaceX lanzó un satélite GPS III para la Fuerza Espacial de EE.UU., lo que proporcionará un nuevo nivel de capacidad para usuarios civiles y militares.

 

SpaceX tiene muchos satélites en el aire en este momento. La nave espacial Crew Dragon de la compañía está actualmente atracada en la Estación Espacial Internacional después de un exitoso lanzamiento y acoplamiento con el laboratorio en órbita, y el programa Starship está recibiendo un impulso, sin mencionar el horario regular de lanzamientos de satélites y, por supuesto, el propio proyecto de comunicaciones Starlink de SpaceX. Ahora, la compañía intentará verificar otro elemento más de su lista de tareas pendientes de 2020 cuando lance un satélite GPS para la Fuerza Espacial de EE. UU.

El lanzamiento, que tuvo lugar desde Cabo Cañaveral, envió el satélite GPS III SV03 a la órbita terrestre.

 

Estas llamadas misiones de “Lanzamiento espacial de seguridad nacional” (NSSL) se han llevado a cabo dos veces antes, y una de ellas estaba en un cohete SpaceX Falcon 9. El gobierno estadounidense y SpaceX tienen una relación bastante acogedora, y eso se ve reforzado por el hecho de que la tecnología de cohetes reutilizables de SpaceX puede proporcionar servicios de lanzamiento a precios razonables. Los tiempos de respuesta rápidos entre misiones también son una gran ventaja para ambas partes.

 

El satélite GPS III que se montará sobre el Falcon 9 es solo una de las muchas piezas de hardware que proporcionarán mayores capacidades a muchos, incluidos los usuarios militares. “El programa GPS III trae un nuevo estándar de excelencia para toda la comunidad espacial”, dijo Cordell DeLaPena del Space Production Corps en un comunicado

SpaceX
Satélite
Estados Unidos
Espacio (ciencia)
PANDEMIA DE CORONAVIRUS

Las claves que explican el preocupante aumento de casos de coronavirus en EEUU

El país es el más afectado por la pandemia y en los últimos días sufrió un importante incremente de casos. ¿Qué pasó?
Martes 30 de junio de 2020

Coronavirus en EEUU, REUTERSCoronavirus en Estados Unidos.

Estados Unidos superó por segundo día consecutivo, su propio récord de nuevas infecciones de coronavirus, con más de 45.000, y se mantenía como el país más afectado por la pandemia, con más de 2,5 millones de casos, según el recuento de la Universidad Johns Hopkins, mientras registra rebrotes en las regiones sur y oeste del país.

 

En las últimas 24 horas murieron 1.024 personas, con lo que la cifra total ascendía a 125.434, de acuerdo a la base de datos de actualización permanente de esa universidad estadounidense.

 

El balance provisional de fallecidos superó la marca más baja de las estimaciones iniciales de la Casa Blanca, que proyectó en el mejor de los casos entre 100.000 y 240.000 muertes a causa de la pandemia.

 

Con un nuevo record de contagios, los casos detectados en las últimas 24 horas llegaron a 45.300 y ya suman 2.501.244 desde el inicio de la pandemia, más de un cuarto de los infectados a nivel mundial.

Coronavirus en EEUU, REUTERS 

Los nuevos repuntes, que suman cerca de la mitad de los últimos casos reportados, se registraron en Florida, Texas, California y Arizona, aunque Nueva York continúa siendo el estado con mayor número de casos, con 391.220 y 31.342 fallecidos, una cifra sólo superada por Brasil, el Reino Unido e Italia.

 

California es el segundo estado por detrás de Nueva York con 202.072 infectados, y registra además 5.816 muertos, cifra superada también por Pensilvania con 6.579 y Michigan con 6.134.

 

El reciente incremento en California puede estar impulsado por una alza en los contagios de personas entre 18 y 49 años, mientras los mayores de 65 años representan ahora menos de 15% de las pruebas positivas, en línea con su proporción de la población, según el diario Los Angeles Times.

 

El gobernador californiano, Gavin Newsom, pidió a los ciudadanos que cumplan con el requisito de usar tapabocas pero no restableció ninguna de las restricciones que comenzó a flexibilizar a principios de mayo, subrayó el medio.

 

Distinto fue en Texas, donde el gobernador Gregg Abbott ordenó cerrar todos los bares y reducir a la mitad la capacidad de los restaurantes, para frenar la propagación del coronavirus ante el repunte de casos, divulgó el portal Dallas News.

 

La medida de cerrar los bares había sido ordenada por primera vez el 16 de marzo; un mes después se permitió la reapertura con 25% de su capacidad y desde el 3 de junio operaban al 50%.

 

La nueva disposición responde al aumento del índice de casos, que pasó de ser menor a 5% en mayo a 11.76% durante los últimos siete días, apuntó el periódico local, en un estado que contó con nuevas máximas, como los 496 casos reportados en Dallas el jueves pasado.

 

El vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, culpó al repunte de casos que se registró en el país en las últimas semanas a los "jóvenes indisciplinados" que no siguen las directrices del gobierno.

 

Si bien Pence resaltó la importancia del aumento de test a la hora de detectar más casos, también puntualizó que en los estados de Texas y Florida, donde hubo marcados crecimientos de infectados, la mayoría de los positivos son personas menores de 35 años.

 

Otra característica de la fase actual por la que está pasando Estados Unidos es un descenso notable de la cifra de muertes. La cifra refleja una caída notable desde el máximo de 6.409 muertes registrado el 16 de abril, según datos de la Organización Mundial de la Salud.

 

El estado de Florida registró también un nuevo récord con 9.585 casos y sumó 24 muertes, alcanzando desde el 1 de marzo un total de 132.545 infectados y 3.390 muertes.

 

En la última semana, el número superó los 33.000 casos y el aumento se adjudicó a la segunda fase que se inició este mes de la reapertura económica implementada en mayo.

 

La cifra de contagios fue en aumento: 8.942 ayer, 5.004 el jueves, 5.508 el miércoles, 3.286 el martes, 2.926 el lunes, 4.049 el sábado y 3.494 del domingo, según datos del Departamento de Salud estatal, y reflejó un incremento de los casos entre grupos más jóvenes con una edad media de 41 años, similar a lo ocurrido en California.

 

Como medida frente al repunte de infecciones, el estado también dio la primera marcha atrás en el proceso de reactivación económica, y prohibió ayer la venta de alcohol en bares, luego de que algunos casos tuvieran gran repercusión mediática.

 

El anuncio, realizado por el gobernador de Florida, Ron De Santis, apuntó a que los más jóvenes eviten espacios cerrados y con mucha gente, pero no incluyó a comercios como restaurantes y cafeterías, donde se puede seguir consumiendo alcohol.

 

Si bien el republicano De Santis no emitió una orden de usar barbijos para todo el estado, en muchos condados y ciudades ya es obligatorio y desde ayer, por ejemplo, en Miami son multados quienes no los lleven en lugares públicos.

 

Además, en Miami, foco principal de infectados con un total 31.562 casos y 947 muertes, se anunció el cierre de las playas y la prohibición de desfiles de más de 50 personas y reuniones del 3 al 7 de julio, con el fin de evitar la propagación del Covid-19 de cara a la celebración del Día de la Independencia de Estados Unidos, el sábado próximo.

 

"Cuando hay gente que no va a ser responsable y no se va a proteger a sí misma y a los demás de esta pandemia, el gobierno debe actuar y restablecer el sentido común para salvar vidas", manifestó el alcalde de Miami-Dade, Carlos Giménez, según la agencia de noticias EFE.

Coronavirus en EEUU, REUTERS 

Arizona superó hoy los 70.000 contagios al sumar 3.591 nuevos casos en las últimas 24 horas, y registró 44 nuevas muertes, alcanzando un total de 1.579, según datos del Departamento de Salud estatal.

 

El gobernador Doug Ducey exhortó a la población a permanecer en sus hogares, aunque al igual que en California, no revisó su plan de reapertura de la economía local.

 

Mientras tanto, el presidente Donald Trump incrementó hoy las medidas de prevención para evitar contagiarse, aunque sigue rechazando el uso de máscara y el control de temperatura, según la televisora CNN.

 

Cada vez que Trump, de 76 años, está por visitar un lugar, la Casa Blanca envía un equipo sanitario para que se encargue de que cada baño que pueda visitar sea desinfectado a conciencia y revise el estado de salud de cualquier persona que vaya a tener contacto directo con el mandatario.

 

El propio Trump, que es conocido por su fobia a los gérmenes, le dijo a sus colaboradores, regularmente sometidos a testeos, que él no puede enfermarse y según CNN se enojó al enterarse que uno de los militares encargado de prepararle su comida se había contagiado.

Coronavirus
Estados Unidos
Pandemia