Apple, gigante tecnológico, Reuters

En la última semana, el desplome de los valores bursátiles de las grandes empresas tecnológicas golpeó a las principales bolsas de Estados Unidos. La más afectada por ello fue Apple.

 

Analistas y medios aseguraron que las acciones de Apple estaban en u$s 230 y ahora cotizan por debajo de u$s 180, y su caída generó un efecto rebote en el resto del panel tecnológico.

 

La empresa tecnológica fue la primera compañía estadounidense en cotizarse en el mercado por u$s 1.000 millones, pero en las últimas semanas no ha dejado de perder valor. De acuerdo con un informe de BBC Mundo, hay cuatro razones principales para el mal momento de la empresa de la manzanita.

 

Noticias relacionadas

La primera de ellas tiene que ver con la preocupación de los inversores por las ventas del iPhone, ya que la presentación de una nueva línea de productos no parece traducirse en mayores ventas por el momento. El reciente anuncio de recortes en líneas de producción de los iPhone XR, XS y XS Maxno contribuyó a llevar tranquilidad, a lo que se sumó la decisión de Apple de dejar de informar sobre las ventas trimestrales de iPhones, iPads y otros productos, lo que levantó sospechas de que podría estar escondiendo algo.

 

El segundo motivo tiene que ver con la idea generalizada de que los altos precios de Apple podrían dejar a la compañía expuesta si hay problemas con la economía, ya que en años recientes la empresa contrarrestó la caída en la venta de teléfonos inteligentes con el aumento de su precio, lo que le permitió obtener ganancias récord pese a la contracción de la industria. Pero las previsiones de desaceleración tanto de la economía global como de la estadounidense encienden luces de alarma sobre la salud de la empresa, cuyo dispositivo más barato de la nueva línea iPhone cuesta US$750.

 

La tercera razón es la desconfianza de los inversores sobre los ingresos previstos por los servicios que presta la compañía. Apple señaló a sus servicios, que incluyen a ApplePay, App store y Apple Music, entre otros, como la próxima fuente de crecimiento, y con los que espera generar US$50.000 millones en ganancias. Sin embargo no está claro que las mayores ventas de servicios compensen una menor colocación de aparatos. La falta de anuncios oficiales sobre los planes de la empresa para incursionar en la televisión y las películas, y sus objetivos para involucrarse en la industria de la salud sumaron dudas a los accionistas.

 

Por último está la tensión comercial entre Estados Unidos y China por la imposición cruzada de aranceles a las importaciones. Y es que la región de la gran China, que incluye a Hong Kong y Taiwán, es la fuente del 20% de las ganancias de la empresa fundada por Steve Jobs, que también depende de la manufactura en la zona aunque, por los momentos, sus productos están exentos de aranceles.

 

En este contexto, Apple no es la única tecnológica que está padeciendo. Las acciones de Facebook bajaron un 5% en los últimos días, afectadas por nuevas revelaciones sobre el escándalo de Cambridge Analytica y la utilización de la red social para influir en las elecciones presidenciales del 2016.

 

Nvidia fue otra de las grandes empresas tecno afectadas por resultados económicos que no cumplieron con las previsiones, y que llevaron a un descenso del 11% de sus acciones. La apuesta por los bitcoin (la criptomoneda no acaba de despegar y encadena caídas más que importantes) no está ayudando a Nvidia a recuperarse, dicen medios locales.

 

Amazon y Google también sufren: la primera perdió un 25% de su valor bursátil desde su pico de septiembre, y la segunda lleva un descenso de 20% desde su máximo de julio, según datos de CNN.