Oftalmólogo - Boca

La Superfinal suspendida sigue sumando polémica y en este caso, la situación médica de Pablo Pérez disparó diferentes diagnósticos por parte de las autoridades que lo revisaron y, mientras los médicos de la Conmebol lo vieron apto para jugar, los oftalmólogos del Sanatorio Otamendi, donde se atendió, no lo autorizaron para jugar.

 

El volante vio afectada la visión de su ojo izquierdo, luego de que se rompieran los vidrios del micro y posteriormente el ingreso del gas que lanzó la policía y por ello se dirigió a ese Hospital para constatar su estado de salud.

El médico que atendió a Pérez fue Alejandro Weremczuk, quien se reconoció hincha de River, y consideró que el jugador no estaba en condiciones de disputar la final de la Copa Libertadores. Ese informe fue avalado por el Co-Director del servicio oftalmológico del Sanatorio Otamendi, Heriberto Marotta, que a la vez es vocal de Boca Juniors.

 

Noticias relacionadas

Esto sumado a el parte que presentó la Conmebol respecto del buen estado de salud de Pérez irritó nuevamente al mundo River y comenzaron a cuestionar si el informe fue realizado de manera imparcial.