Banco Central - Dólares

Noticias relacionadas

 

El Gobierno argentino de Mauricio Macri acordó (en la reciente cumbre del G20) una ampliación del swap de monedas con China en u$s 9.000 millones, pero sin embargo eso no impactará de inmediato en las reservas dl país.

 

Así mismo, si se dejan al margen el desembolso de dólares del acuerdo alcanzado recientemente con el Fondo Monetario Internacional, los préstamos del Banco de Basilea, y los encajes a los bancos locales, las reservas netas del Banco Central de la República Argentina, que el viernes cerraron en u$s 51.443 millones no llegarían ni siquiera a la mitad.

 

Así lo estiman varios economistas de la City. Pero de todos modos el Gobierno ya había hecho sus números: en la última carta de intención con el FMI de octubre, se sostenía que las reservas propias llegaban a u$s 15.788 millones.

 

Las negociaciones de esta renovación comenzaron en 2018 con Luis Caputo. En la previa del G20 el presidente del Central, Guido Sandleris, destacó de que esta renovación del intercambio de monedas por 60.000 millones de yuanes va a contribuir para apuntalar las arcas del Estado.

 

Ayer, tras la firma del pacto entre ambos países, la entidad monetaria remarcó en un comunicado para la prensa: "Este nuevo acuerdo contribuirá a promover una mayor estabilidad financiera y a afianzar la relación entre ambos bancos centrales. El mismo facilitará también el intercambio comercial entre ambos países".

 

Quedará en manos de las autoridades del BCRA decidir el momento en que incorporan la línea de yuanes a reservas. No necesariamente se van a incorporar a las tenencias internacionales de la entidad hoy mismo, dijeron en la calle Reconquista.

 

Según voceros del BCRA, la ampliación del swap se aplica sobre el acuerdo vigente desde julio del año pasado. En aquel entonces, se había renovado la disponibilidad de $ 70.000 millones de yuanes por tres años, es decir, con vencimiento en 2020. Este extra de $ 60.000 millones de yuanes tiene el mismo plazo de vida en las reservas de la autoridad monetaria argentina.

 

El primer contrato entre ambos bancos centrales se había firmado en 2009, cuando BCRA era presidido por Martín Redrado. Con este pacto, ambos bancos centrales se comprometían a realizar un swap de monedas a tres años de plazo, por un monto de $ 70.000 millones de yuanes, cifra que equivalía a u$s 10.200 millones en ese entonces.

 

Cinco años después, la autoridad monetaria argentina renovó el acuerdo, esta vez por un monto que equivalente a u$s 11.000 millones, gracias a la variación del precio del yuan. Ese nuevo tramo de 2014 fue complementado en 2015, y renovado por tres años más en julio del año pasado.