Cárcel en Holanda, presos

Noticias relacionadas

 

Holanda tiene un "problema" que muchos otros países quisieran tener: una notoria falta de presos en sus cárceles. Esto no es porque nadie cae detenido (como sucede en tantos casos cercanos), sino porque simplemente casi no hay delitos cometidos.

 

Mientras otros países se encuentran con una alarmante sobrepoblación carcelaria, los Países Bajos tienen tal superávit de celdas sin uso que determinar alquilar varias de sus cárceles a Bélgica y Noruega. También convirtieron cerca de una decena de prisiones en centros para quienes buscan asilo y un lugar seguro para establecerse de manera momentánea.

 

Increíble, pero real.

 

Así las cosas, puede afirmarse que prácticamente un tercio de las cárceles holandesas están vacías, según datos del Ministerio de Justicia holandés. Los expertos en seguridad y crímenes creen que esta situación se debe a una caída impresionante de las tasas de criminalidad durante las dos décadas pasadas y a un enfoque que prefiere la rehabilitación al encarcelamiento.

 

“Los holandeses tienen imbuido profundamente un pragmatismo en lo referente a las reglas sobre la ley y el orden”, dice René van Swaaningen, profesor de Criminología en la Erasmus School of Law en Rotterdam, y señala el enfoque relativamente liberal del país a las drogas “suaves” y la prostitución. “Las prisiones son muy caras. A diferencia de los Estados Unidos, donde la gente tiende a enfocarse en los argumentos morales para el encarcelamiento, los Países Bajos están más enfocados en lo que funciona y es eficaz”.