Juez Carlos Soto Dávila

Noticias relacionadas

 

A la causa contra el juez correntino Carlos Soto Dávila se le suman más arrepentidos. Ahora, uno de los abogados que era intermediario en el pago de coimas de narcotraficantes, a cambio de su excarcelación.

 

El letrado, cuya identidad es protegida por la Justicia, contó sobre seis diferentes hechos delictivos y relacionó directamente al magistrado con uno de sus secretarios, Pablo Molina, aunque de todos modos dijo que: "Fueron muchos los hechos de 'arreglos' con Molina por liberados y él me decía mirá que yo tengo que juntar para el viejo”.

 

Primeramente habló sobre el caso de Ricardo González, alias "caballo" y perteneciente a la banda narco de Itatí, en la provincia de Corrientes, liderada por Federico "Morenita" Marín. Sobre el mencionado hay un pedido de detención, pero al mismo tiempo se presentó una exención de prisión para que estuviera en libertad mientras era investigado.

 

En este caso, de acuerdo al arrepentido, se pagaron $30 mil para que el narco saliera enlibertad. "Al día siguiente le entregué el 50% de los $30.000 a Molina, en la calle. Nos encontramos en la esquina de Bolívar y Don Bosco, de Corrientes capital. Era un lugar donde no había mucho tránsito, hay un depósito, no hay mucho movimiento de gente. Cada uno venía en su auto. Cuando Molina llegaba, yo me subía al vehículo de él, que era un Vento blanco que tenía como depositario judicial, ya que se lo había entregado Soto Dávila. Ahí, adentro de su auto, le entregué la plata y él se fue”, dijo.

 

El arrepentido que complica más a Soto Dávila habló también de “arreglos” en su declaración, a la que tuvo acceso Infobae, en referencia a "la entrega de dinero a Molina y Soto Dávila, para lograr beneficios en las causas para mis clientes". Tal accionar se repitió en demás casos, como en el de los dos argentinos y un paraguayo detenidos en un camión con marihuana en la ruta nacional 14, quienes tuvieron que pagar $180 mil para que el juez asegurara su salida en libertad.

 

También relató un caso que involucraba a dos misioneros detenidos con 327 kilos de marihuana y cigarrillos y otro que tuvo como protagonista a dos brasileños fueron detenidos con dos camiones con 30 kilos de marihuana que llevaban a Chile. En todos los casos los narcos salieron en libertad a cambio de una suma de dinero que se repartía el letrado, Soto Dávila y Molina.

 

El abogado es uno de los seis arrepentidos de la causa, mientras que los otros cinco son narcos. Si bien el juez tiene pedido de captura en su contra, sus fueros lo siguen protegiendo. Luego de presentarse a declarar a los tribunales de Comodoro Py, Dávila fue citado por el Consejo de la magistratura, el ente que se encargará de determinar la suspensión de su cargo y lo enviará a juicio político.