Banda narco que lavó dinero en el país

Los hermanos José y Erwin Loza, detenidos en Buenos Aires y España, presentaron un salto notable en los últimos 20 años: pasaron de traer cocaína al Mercado Central de Buenos Aires a proveer de estupefacientes a los principales carteles europeos; de nacer en la pobreza en Salta a dar vueltas en la Ferrari que usó Diego Maradona en los años 90; de ser socios del exportador narco Delfín Castedo a comer en restaurantes de lujo con alfiles de la mafia italiana.

 

Tras una extensa investigación encabezada por las procuradurías de Narcocriminalidad (Procunar) y de Lavado de Activos (Proselac), en conjunto con la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), entre otros, lograron detectar en la Argentina la compleja estructura de lavado de dinero que comandaban los hermanos Loza, que manejaron, según se calcula, unos US$15.000.000.

 

Las autoridades españolas centraron sus investigaciones en descubrir la ruta de la cocaína, que manejaba el clan Loza para proveer de estupefacientes a distintos eslabones del crimen organizado en Europa.

 

Noticias relacionadas

En los operativos realizados por la Gendarmería, en la denominada Operación Cambalache, fueron detenidos en la Argentina 14 miembros de la banda, entre ellas, Erwin, y sus sobrinos Gonzalo, alias Junior, y Alan Loza. Y en España fueron aprehendidas 26 personas, una de ellas José Loza, considerado junto con su hermano, el líder de la asociación ilícita, según la causa del juez en lo Penal Económico N° 2 Pablo Yadarola.

 

En la investigación se usó un nuevo recurso, que es el "acuerdo de equipo conjunto de investigación" para la incorporación de pruebas en ambos países. España lo utilizó para casos de terrorismo con otras naciones, como Francia.

 

En el pequeño pueblo de Lugano, a 22 kilómetros de Gijón, España, se sospecha que los Loza guardaron un cargamento de 1400 kilos de cocaína, que según la policía española había llegado a la costa española en un velero que tripularon un argentino y dos uruguayos.

 

El 14 de octubre de 2017 José Loza y el peruano William Weston Millones decidieron cambiar de planes y regresaron a la Argentina. El viaje fue inesperado, pero su hijo Junior quedó a cargo de las funciones del padre, como ya lo había hecho antes por la grave enfermedad que sufre José Loza. Junior viajó a Málaga para que el italiano Stefano Di Profio le entregara el dinero por el cargamento.

 

Se habían enterado de que unos días antes, la policía española había entrado en el galpón de Lugano, por lo que se dieron cuenta de que seguían la carga. Los efectivos interceptaron 20 días después en un camión de patente inglesa que iba de Oviedo a Granada más de 1100 kilos de cocaína.

 

El dinero que los Loza obtenían por el tráfico de cocaína era transportado a la Argentina a través de mulas que reclutaba el español Francisco González González. El 20 de noviembre de 2017, la Aduana argentina detuvo en Ezeiza a Bienvenido González Lomeña y Víctor Calvente Cavero con tres valijas con 365.000 euros. Era un adelanto que había pagado el italiano Di Profio, que contaba con antecedentes por narcotráfico desde 2006.