Maquinaria agrícola, sector agrícola

En el tercer trimestre del 2018, las ventas de maquinarias agrícolas tuvieron una caída del 43,5 por ciento y finalizará el año con una baja del 60% respecto del 2017.

 

Las empresas apuestan ahora a lo que viene y rezan para que el clima esta vez acompañe de la mano de una gran cosecha que tanto Gobierno y privados estiman será un récord. Pero alertan que si los créditos no bajan las actuales tasas será imposible recuperarse y eso llevará al cierre de las plantas.

 

Desde la consultora Rafaela Capital, su director Fernando Camusso señaló "que la baja de tasas es incipiente dado que siguen repercutiendo en el mercado doméstico puesto que hay tasas mucho más altas que el 59% en algunos casos y eso, es un problema".

 

Noticias relacionadas

Desde la Cámara Argentina de Fabricantes de Maquinaria Agrícola (Cafma), su presidente Raúl Crucianelli reconoció que "la venta depende un 70% de los créditos que dan los bancos a los productores".

 

"La falta de esta herramienta complicó a la industria desde mayo pasado lo que hace que terminemos con un 60% de caídas sobre lo visto en 2017", señaló el empresario.

 

El responsable de Cafma admitió que el contratista es una pieza fundamental en la adquisición de la máquina. Desde la Cámara de Contratistas de la provincia de Buenos Aires, su presidente Fredy Simone advirtió que el sector "está muy afectado por la falta de créditos y más aún con la baja de los costos a la hora de cosechar dado que este no fue a la par del dólar. Esto hace que hoy estemos descapitalizados".

 

La industria si bien reconoce que no hubo despidos si se ven cheques rechazados por falta de fondos lo que hace que en algunos casos se corte la cadena de pagos. Lo bueno es que no hubo despidos mas algunos empresarios consultados "esperan con ansias las vacaciones, las cuales durarán dos meses". Es decir que los empleados no volverán a las fábricas hasta inicios de marzo. Para esa fecha ya se sabrá como salió la cosecha de soja y maíz, cultivos que motorizan la inversión.

 

En definitiva "si hay una buena producción la industria ayudará a que el sector se mueva, si por el contrario la cosecha es mala terminaremos por completo la actividad en 2019 y ni hablar si faltan los créditos", sentenció Crucianelli.