Leonel Pernía - Automovilismo

El Turismo Nacional cerró su temporada 2018 en el autódromo de Viedma, donde a pesar de que no vio la bandera a cuadros, Leonel Pernía se consagró como nuevo campeón de la Clase 3. Por su parte, Julián Santero fue 22° y Mariano Werner trepó a lo más alto del podio.


A falta de 5 vueltas, el motor de su vehículo lo dejó a pie y con un sufrimiento mayúsculo, pese a que Chapur marchaba sexto. Finalmente, el piloto cordobés, campeón de 2013 y 2015, no pudo ganar más posiciones, terminó en aquella ubicación y lamentó no haber podido triunfar durante todo este año.


Y el “Tanito”, entonces, celebró. Y dejó salir junto a su equipo y su familia, en el box, la tensión que vivió en el último cuarto de carrera.

 

El podio lo encabezó un Werner que terminó la temporada en la segunda colocación, a solo un punto del nuevo campeón, y lo completaron Ezequiel Bosio, con un C4 Lounge, y Emanuel Moriatis, con un Focus.

 

Noticias relacionadas

“Una lástima lo que pasó con el motor, pero hoy podemos gritar que somos campeones después de un año de gran trabajo. Parece que estamos destinados a sufrir. Estábamos con ese ahogo de los subcampeonatos y hoy lo podemos gritar”, celebró Pernía.

 

A los 43 años, Pernía se sacó la espina que tenía atravesada desde hace tiempo con una temporada brillante, en la que logró tres triunfos. El circuito de Viedma donde celebró una victoria en el cierre de 2017, le deparó este año un festejo mayor, el del título de la Clase 3 de Turismo Nacional.