Banco Mundial, economía

Noticias relacionadas

 

La deuda pública de la Argentina no sólo que no deja de crecer, sino que además ya es de manera oficial la mayor de toda la región de América Latina y el Caribe. Los datos urgen en proporción al tamaño de su economía.

 

Es una cifra que equivale al 80% del PBI del país.

 

Los datos salen del Banco Mundial en cuyo reciente y último informe titulado "De la incertidumbre conocida a los cisnes negros", mostró su preocupación debido al alto nivel de endeudamiento no sólo en la región, sino también a nivel mundial. De acuerdo a la entidad financiera y económica mundial, ese endeudamiento llegó a "un récord histórico".

 

Venezuela figura con un nivel de deuda similar al de Argentina, pero sin embargo el informe expresa que los datos de esa nación no están debidamente actualizados.

 

Además de Argentina, los países con mayor dueda de la región son Brasil (78%), El Salvador (76,3%), Uruguay (60,6%), Nicaragua (52,5%) y Costa Rica (52,4%). A ellos se suman Bolivia (51,6%), Colombia (48,1%), Ecuador (46,4%), México (45,3%) y Honduras (43,8%). Si bien el estudio incluye la totalidad de los países regionales, bien vale mencionar el bajo nivel de endeudamiento de Perú (26,4%) y Chile (25,6%) mientras que Paraguay es el país con menor porcentaje de deuda sobre el PBI (20,4%).

 

Respecto del tamaño de la economía, desde el inicio del Gobierno de Macri, la deuda pasó a representar del 52,6% del PBI a casi 80% y las estimaciones más conservadoras hablan de un crecimiento más alto para los próximos meses.

 

De hecho, los datos del Banco Mundial no incluyen la entrada de un segundo tramo del acuerdo alcanzado con el FMI el 30 de octubre, por u$s5.631 millones, algo que significa no sólo un total de u$s90.000 millones de aumento en la deuda pública en la gestión actual (el mayor monto neto contraído por un Gobierno en la historia argentina en tres años), sino también un incremento adicional en el proporcional de deuda sobre el PBI.

 

Viendo los números, se ve claramente que la evolución de la deuda en la Argentina fue realmente impactante. Hay dos motivos: por una parte, el alto nivel de endeudamiento de la administración actual; por otro lado, la gran devaluación que hace subir la deuda nominal en dólares reflejada en pesos y también baja el monto en pesos que arroja el PBI. La caída del Producto que podría rozar el 3% este año tiende a confirmar el fenómeno.

 

La consultora Ecolatina sostuvo que, de lograrse una renovación total de las Letras del Tesoro en lo que queda de este año, la deuda pública subiría al 93% del PBI culminando el correinte año 2018.

 

Esto es más preocupante si se tiene en cuenta que la devaluación y la recesión económica podrían continuar en 2019, lo que arrojaría un crecimiento en la proporción de la deuda sobre el Producto.

 

Según el mismo informe del Banco Mundial -que preside Jim Yong Kim-, solamente dos países registran proyecciones de caída en su actividad económica para 2019: Argentina (-1,6%) y Nicaragua (-0,5%). El resto de los 30 países que incluyen a América Central y el Caribe, presenta estimaciones de crecimiento, lo que despeja algunas especulaciones en torno al verdadero impacto que ha tenido la suba de tasas de interés en los Estados Unidos en la región.

 

De acuerdo a los datos de la Secretaría de Finanzas, la deuda pública argentina a junio de 2018 suma u$s327.167 millones, prácticamente un 36% más (u$s 86.500 millones) que en diciembre de 2015 cuando superaba apenas los u$s240.000 millones. A todo hay que agregarle la suma de los cupones PBI por u$s13.000 millones, lo que deja una cifra del orden del 80% del PBI.