Lula y Marco Aurelio Mello

Noticias relacionadas

 

Marco Aurelio Mello, ministro del Supremo Tribunal Federal de Brasil (STF), tomó la determinación de liberar de forma cautelar a todos los presos condenados por la Justicia en segunda instancia.

 

La decisión del magistrado se sostiene en un artículo 283 del Código de Proceso Penal brasileño, de acuerdo al cual una pena de prisión únicamente puede empezarse a ejecutar una vez cumplido lo que en Brasil se llama "tránsito en juzgado", que determina el fin de todo el proceso de apelaciones.

 

En el caso del expresidente brasileño Lula da Silva, detenido en prisión desde abril luego de haber sido condenado por corrupción a doce años en segunda instancia, aún le quedan dos apelaciones a tribunales superiores, por lo cual la medida anunciada por Mello podría llegar a beneficiarlo, igual que a otros políticos presos por asuntos de corrupción.

 

La medida tiene efecto inmediato pero de todos modos tiene que ser pedida por los abogados de los detenidos, según indicó Mello.

 

En su decisión, el magistrado estableció como única excepción los casos de las personas que están en prisión preventiva, regulada por otro artículo y dictada cuando es necesario dar "garantías para el orden público, económico o conveniencia" del proceso judicial.

 

La medida cautelar fue dictada a solicitud del Partido Comunista do Brasil (PCdoB), aliado de Lula.