Silvina Luna - entrevista

Silvina Luna, quien ahora se desempeña como panelista en el ciclo que conduce Moria Casán, habló de todo en una entrevista con Infobae donde dejó varias declaraciones y confirmó su soltería con la cual "se lleva bien".


Sobre su nuevo rol como panelista, dice: "Era todo un desafío para mí: nunca lo había hecho. Encima me metí en un grupo que ya estaba armado, con Moria a la cabeza, y lo que significa eso. Pero me recibieron bien. Me llevé una sorpresa con Moria porque por ahí uno tiene muchas cosas en la cabeza, no prejuicios

 

"Me decían: 'Tenés que ser picante', y me tenía que ganar un poco el lugar. Entonces, al principio era más picante que ahora. Fui encontrando mi lugar y trato de ser lo más genuina posible. Siempre que tiro alguna información, trato de asesorarme o de preguntar", agrega sobre su rol en la TV.


"La verdad que estoy muy bien, sola por elección", dice. "Tengo la posibilidad de conocer gente o de salir, pero a veces entre ese plan y quedarme en casa, disfrutando de estar conmigo misma, hoy lo elijo", expresa.

 

Noticias relacionadas


Consultada sobre si alguna vez probó las aplicaciones como Happn o Tinder para encontrar pareja, afirma contundentemente que "Si". Pero "cuando estaba en Estados Unidos" porque acá "sería imposible".

 


"Busco otro tipo de relaciones. Por ahí de chica era más superficial, o buscaba el que me gustaba, y hoy, la verdad, no te voy a decir que no busco una atracción desde ese lugar, pero hay otras cosas que pesan mucho más a la hora de estar con alguien", afirma.

 

Sobre cómo es a la hora de buscar pareja, deja una declaración más que elocuente: "Siempre voy al mismo lugar: los atorrantes". "Ahora, me parece que le huyo", dice.

 

Sobre porque esta elección, dice: "Tiene que ver con el prototipo de hombre que una tiene en la cabeza, depende cómo fue tu núcleo familiar y tu papá. Fue buen papá a la altura de lo que él pudo. Tuvo una vida muy complicada, no recibió mucho cariño de chico y cuando le tocó el turno a él, expresó su amor como pudo. De chica yo por ahí no lo entendía, y estuvimos bastante desconectados por mucho tiempo. Después, de grande pude analizar todo esto, darme cuenta de lo que él había pasado, por qué había sido de determinada manera, y no te queda otra que aceptar".

 

Sobre si elige el poliamor, cuenta: "No te podría decir que sí porque no estoy preparada para eso, pero sí creo que algo tiene que modificarse en las relaciones, en los vínculos. No sé bien qué, pero está a la vista que las relaciones duran muy poco, que estamos muy desconectados, sea por las redes sociales, por la tecnología o por los teléfonos. Va a haber otro tipo de relación".

 

"No descarto en algún momento poder decir: "Bueno, a ver, te enamorás de la persona y no importa si es un hombre o una mujer". Hoy por hoy estamos abriendo la cabeza a un montón de cosas. Y de repente, por lo menos uno dice: "Bueno, ¿por qué no? Podría ser. Yo no soy una mujer estructurada, ni mentalmente ni en mi vida. Estoy abierta a que la vida me sorprenda o a experimentar otro tipo de cosas", confiesa.


Cambiando el tema de la entrevista y consultada sobre la situación legal con el médico Aníbal Lotocki, cuenta: "Está en una instancia decisiva. Está por elevarse a juicio oral en la parte penal, y en la parte civil estamos teniendo unas mediaciones. A mí lo que me importa es la parte penal: que le saquen la licencia y no opere más, básicamente, porque sigue operando.


"Mi lucha viene desde hace muchos años y yo ya presenté todo lo que tenía que presentar. Son causas que realmente valen la pena escuchar y hacer algo. No solo las mías; hay otras chicas que también denunciaron", expresa.

 

"Hay un montón de chicas que pasaron por lo mismo y no se animaron en su momento, por vergüenza, porque piensan que por ahí hicieron algo mal ellas, y en realidad lo único que hicieron es confiar en un médico del que uno espera que te sane, que te cuide. Si bien por ahí uno buscó cierta exigencia a nivel físico, eso no habilita a que una persona como él actúe tan irresponsablemente con algo que no se podía, con cosas que están prohibidas. Pero bueno, vamos a ver qué dice la Justicia" agrega sobre los demás casos.

 

Con respecto a como está ella actualmente de salud, dice: "En mi día a día llevo una vida normal. Obviamente, cambiaron mucho mis cuidados, mis hábitos, mis prioridades a nivel salud, pero puedo llevar una vida normal, sí".

 

Si se volvería a meter en un quirófano, responde de manera tajante "no, no lo pienso" porque "lo hice en un momento de vulnerabilidad, de inseguridad, en un momento de mucha exigencia conmigo misma. Y encima tuve esa mala suerte de toparme con un mal profesional".


Al finalizar opinó del feminismo: "No soy súper fanática. Sí obviamente creo en la igualdad de sueldos, en la igualdad entre el hombre y la mujer en un montón de aspectos, pero también entendiendo qué lugar ocupan los hombres hoy y qué lugar ocupamos las mujeres. Fue todo tan rápido que estamos aprendiendo en la marcha: el hombre quedó medio descolocado. Igual yo siempre fui una mina súper independiente y capaz que sí, que banco el feminismo sin saberlo desde hace mucho tiempo. Pero por ahí todavía nos quedan cosas machistas, de creencias o de nuestros viejos, de otra época. Estamos en este proceso".