Miguel Ángel Pichetto - Senador Nacional

 

En una entrevista con un medio respondiendo todo, el senador del PJ, Miguel Ángel Pichetto aseguró que “en la Ciudad de Buenos Aires destruyeron a la Federal y entregaron la calle”. Aseguró que la gestión económica de Macri "fue muy mala" en el último año y planteó que la política de Jair Bolsonaro puede provocar que los narcos “pasen a operar” en nuestro país. 

 

En charla con Clarín, le preguntaron si consideraba que el Gobierno de Macri era un fracasó y respondió: "Lo que hay que evaluar es que la gestión económica, especialmente en el último año, fue muy mala".

 

 

Noticias relacionadas

"Nunca hubo vocación para generar políticas de Estado. Estoy convencido que cualquiera que gane el año que viene tiene que convocar a la unidad nacional y a instalar 6 o 7 políticas de Estado sino la Argentina no sale. Estamos en una diagonal hacia la oscuridad y la decadencia y no hay salida sino hay acuerdos nacionales importantes para poner el país en marcha, para tratar de terminar con la patria planera. Es una tragedia, en algunos supermercados venden dulce de membrillo y dulce de leche importados de Chile. El ministro Sica en lugar de proteger a la industria nacional, importa dulce de membrillo y cerdo. Una mentalidad nefasta", detalló.

 

Aseguró que Macri "deja un nivel de endeudamiento y una situación de pérdida de empleo, de industria nacional, impacto sobre la pymes. Una economía muy maltrecha con algunos ejes que todavía permiten alentar la esperanza".

 

Sobre cuál es el debate que debe haber sobre la inseguridad, Pichetto dijo: "El debate central es un proyecto de Estado Nación, donde las fuerzas armadas tengan un rol de defensa, de presencia en los intereses nacionales, en el control de la Patagonia, de la frontera norte. Si Bolsonaro hace una política de seguridad dura en contra del delito organizado y de los narcos, es muy probable que en la frontera norte tengamos problemas. Porque están operando bandas organizadas como el Comando Vermelho que son organizaciones militarizadas que si tienen mucha presión del ejército brasileño es muy probable que pasen a operar en territorio argentino".

 

"Y ahí hay que estar preparados y dejar esta visión ingenua y estúpida de que en Argentina todos pueden ingresar alegremente, son todos buenos. Hay que tener una mirada de cuidado y de control de nuestras fronteras, quién ingresa y quién sale. Y empezar a mirar a estas bandas y sus vinculaciones en el norte del país", agregó.

 

Sobre la polémica en cuanto a agilizar las deportaciones de extranjeros que delinquen, el senador del PJ sostuvo: "Hay jueces que son muy benevolentes. Entonces un delincuente peligroso que es narcotraficante y mata a los pibes vendiéndoles drogas tiene la contemplación de los jueces contencioso administrativo de la Argentina que les permiten seguir quedándose en el país, porque tienen hijos en Argentina, toda esta pavada que tenemos acá".

 

Considera que "hay una estructuración ligada a organizaciones delictivas peruanas que salen de las villas periféricas de la Ciudad de Buenos Aires y de la provincia. El delito peruano es agobiante en la Argentina en el esquema de motochorros, robos a mano armada y de la droga ligada a la cocaína. Y el control de las villas que tienen".

 

Y agregó que "las estadísticas que más preocupan son la de los delitos federales. Lo que es significativo y genera gran inquietud es que en las cárceles federales delitos graves que tienen que ver con el narcotráfico y organizaciones delictivas hay un porcentaje del orden del 26-27% de presos extranjeros. Y en algunos momento subo el 30".

 

"Argentina hasta hace poco tiempo anotaban en Migraciones en una tarjeta. No tiene intercambio con los países limítrofes, no sabemos quién ingresa y si lo hace con antecedentes. Lo que hay que tener es un sistema que permita rapidez y efectividad. Si el delito es menor, arrebato en la calle o tirar piedras en la plaza, tienen que ser inmediatamente expulsados si son extranjeros. Porque rompe el pacto de convivencia social que ya es bastante frágil. Hay que salir de la estupidez crónica que tiene Argentina, de esta visión políticamente correcta que somos todos buenos. Y si son delitos graves tienen que cumplir la condena e inmediatamente, tenga hijos, mujer, perro, todos ellos tienen que irse de la Argentina", manifestó al medio.

 

En cuanto a las villas, dijo: "Yo vengo diciendo esto hace muchos años, desde mi gobierno, que tuvo una política bastante equivocada con el tema Patria Grande, siempre tuve una visión crítica. Estas medidas, el de bajar la edad es un debate más viejo. Hay delitos que cometen menores, pero no es el problema que hoy está viviendo la Argentina en inseguridad".

 

"Hay una fragilización de los sistemas de seguridad en todas las provincias, en la Capital es increíble lo que se ha hecho. Destacó que Larreta es un hombre comprometido, que trabaja en la obra pública y es un buen administrador, pero en materia de seguridad se han equivocado. Han destruido una fuerza como la Federal, que tenía una logística, inteligencia criminal, sabía quien era quien, manejaba los barrios, y la ha sustituido por una policía de juguete. Que no está en la calle, han entregado la calle. El problema mas graves que tiene es que esta policía de la Ciudad no controla la calle y produce un impacto demoledor en la credibilidad. Cuando ocurre un evento a dos cuadras de la casa de Gobierno, en la calle Tacuarí, y un sueco pierde una pierna, un delincuente que se baja de un auto impunemente y no hay un policía alrededor, el precio que paga la Argentina en términos de divisas por turismo es extraordinaria, porque eso repercute en el mundo", agregó.

 

Para Pichetto, "hay que reordenar el flujo migratoria, con una política de migraciones que redefina hacia dónde va la gente que ingresa al país. En los útlimos dos años ingresaron 600 mil inmigrantes latinoamericanos y van a seguir viviendo. Pero adónde van? No van a Comodoro Rivadavia a buscar trabajo en el petróleo, no van a la cosecha de la caña de azúcar a Tucumán, todos vienen a la Ciudad o a la periferia de la provincia de Buenos Aires. En los '20 cuándo ingresaba la inmigración orientaba y definía: hace falta un carpintero en Río Gallegos, por ejemplo. Un escenario que hay que mirar no desde una mirada xenofóbica sino inteligente, esto hay que analizarlo".

 

"Hay que mejorar las policías y hacer una reforma de todas las policías. Hay que volver a recuperar la Federal para la Ciudad de Buenos Aires y para el país. Hay que retroceder con esta policía de la Ciudad, es muy mala. Mas allá del esfuerzo que le está poniendo el Gobierno de la Ciudad, es mala. No se forma una Policía en cuatro años, la paga la gente esta movida equivocada que hicieron", sentenció el senador.