Ford, automotrices, autos, Reuters

 

 

Ford dijo el jueves que recortará miles de empleos, saldrá de mercados no rentables y cerrará las líneas de vehículos deficitarias como parte de un esfuerzo de reactivación con el que quiere alcanzar un margen operativo del 6 por ciento en Europa.

 

El fabricante de automóviles se encuentra bajo presión para reestructurar sus operaciones en Europa después de que su rival por excelencia, General Motors GM, aumentó sus ganancias al vender sus marcas europeas Opel y Vauxhall a la francesa Peugeot SA.

 

Noticias relacionadas

Ford dijo que tratará de salir del segmento de los vehículos "multivan", dejará de fabricar las transmisiones automáticas en Burdeos en agosto, revisará sus filiales en Rusia y combinará la sede de Ford UK y Ford Credit en un centro de Dunton, Essex.

Ford, automotrices, autos, Reuters 

"Estamos tomando medidas decisivas para transformar el negocio de Ford en Europa", dijo en un comunicado Steven Armstrong, vicepresidente del grupo para Europa, Oriente Medio y África.

 

Ford Europa, que actualmente da empleo a 53.000 personas, ha tenido dificultades para ser rentable, con una pérdida de 245 millones de euros antes de intereses e impuestos en el tercer trimestre, equivalente a un margen EBIT negativo del 3,3 por ciento.

Ford, automotrices, autos, Reuters 

Armstrong se negó a cuantificar la escala de los recortes de empleos hasta que finalicen las negociaciones con los sindicatos, pero dijo que las reducciones de personal afectarían a "miles" de empleados.

 

El ejecutivo dijo también que la compañía está en negociaciones con representantes de los trabajadores sobre posibles recortes de empleos en su planta alemana de Saarlouis, donde 6.190 empleados ensamblan automóviles, y que el fabricante de automóviles contempla discontinuar la producción de su modelo Ford C-Max.

Ford, automotrices, autos, Reuters 

El anuncio de Ford se produce en el mismo día que se espera que el fabricante de automóviles más grande de Reino Unido, Jaguar Land Rover (JLR), revele que va a recortar miles de empleos ante una menor demanda en China y una caída en las ventas de automóviles diésel en Europa.

 

La empresa fabrica una mayor proporción de sus automóviles en Reino Unido que cualquier otro de los fabricantes de coches grandes o medianos y ha gastado millones de libras en la preparación del Brexit, ante la posibilidad de que existan aranceles o controles aduaneros. (Fotos Reuters)