España, rescate de Julen, nene que se cayó a un pozo, Reuters

La operación de búsqueda del niño que cayó en un pozo en España encontró nuevos obstáculos que ralentizan los trabajos, con los expertos advirtiendo que todavía podrían pasar días antes de llegar a él.

 


Desde que cayó el domingo en el pozo abandonado de 25 centímetros de diámetro y más de 100 metros de profundidad en la sierra de Totalán, en Andalucía (sur), no se han tenido señales de que el pequeño Julen, de dos años de edad, siga con vida. La operación de búsqueda, no obstante, continúa sin descanso.

 

Las autoridades esperan empezar a excavar, este viernes de noche o la madrugada del sábado, un túnel vertical paralelo al pozo, una tarea que se ha visto retrasada por la dureza del terreno.

 

Noticias relacionadas

Rescate de Julen, niño que cayó a un pozo en Malaga


"La geología y estratigrafía del terreno es complicada", dijo a los periodistas el ingeniero Ángel García Vidal, indicando que el equipo se topó con "un macizo rocoso, un afloramiento de pizarra muy dura, y por tanto eso está ralentizando los trabajos".

 


Según añadió hacia las ocho de la noche (19H00 GMT), el objetivo es "iniciar la perforación [del túnel] a cualquier hora de esta noche". El personal y la maquinaria, que incluye dos perforadoras, están "absolutamente preparados", aseguró el ingeniero, quien dirige el equipo de técnicos.

 

"Tengan toda la seguridad de que llegaremos a Julen", enfatizó, insistiendo no obstante en las dificultades operativas -"el material es extremadamente duro y complicado de mover y de romper"- y en que "todos los métodos que se van a utilizar están supeditados a que la seguridad de Julen esté garantizada".

 


Una vez que comience la perforación como tal, para lo que han sido traídas las máquinas de mayor potencia del mercado, se podría tardar 15 horas "en condiciones favorables", puntualizó García Vidal.

 


Cuando se alcance una profundidad de unos 80 metros, a la que se calcula estaría atrapado el niño, un equipo de rescate de mineros será el encargado de conectar el túnel con el pozo, para dar con Julen. Según dijo García Vidal, esto podría ocurrir de aquí al lunes.

 


Otro túnel cavado en dirección oblicua también avanzaba lentamente por las condiciones del terreno. Julen cayó al pozo mientras jugaba cerca de donde sus padres almorzaban el domingo pasado, desatando una operación de búsqueda contrarreloj que ha mantenido en vilo al país.

 


En los días siguientes, la Guardia Civil tomó declaración a sus familiares y al empresario que cavó, confirmó a la AFP un portavoz de ese cuerpo, señalando que es una práctica habitual en estos casos. Cuando ocurrió el accidente, el pozo carecía de señalización, y una fuente del gobierno de Andalucía señaló que el empresario no había solicitado los permisos necesarios para hacer esa obra.