MULTITUDINARIA HOMILÍA A CIELO ABIERTO

Papa Francisco brinda misa de cierre en Panamá y visita a portadores de VIH

El Sumo Pontífice envía un último mensaje a los jóvenes católicos congregados, antes de concluir una visita centrada en el drama de los migrantes latinoamericanos y en la que no pudo escapar a la sombra de los escándalos de pederastia en el clero.
Domingo 27 de enero de 2019

Papa Francisco en Panamá (Reuters)

Francisco envía un último mensaje a los jóvenes católicos congregados en Panamá, antes de concluir una visita centrada en el drama de los migrantes latinoamericanos y en la que no pudo escapar a la sombra de los escándalos de pederastia en el clero.

 

Las nuevas generaciones de católicos escucharán la homilía del papa en Metro Park, en una misa a cielo abierto que se espera sea multitudinaria.

 

Con esta ceremonia termina la vigilia que decenas de miles de peregrinos iniciaron el sábado en el marco de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ).

 

Noticias relacionadas

La víspera Francisco, en un mensaje muy a tono con los tiempos actuales, les pidió a los "millennials" católicos a experimentar "algo más grande" que la vida en las redes sociales.

 

También llamó la atención sobre la "cultura del abandono" que se refuerza entre los jóvenes por la falta "de espacios reales desde donde sentirse convocados".

 

Antes de regresar a Roma, el papa visitará un centro de acogida administrado por la iglesia donde viven 18 personas portadoras de VIH.

 

Según la organización de ONUSIDA, 36,7 millones de personas vivían en 2016 con el virus en el mundo, incluyendo 21.000 en Panamá.

 

Francisco se encontrará luego con los voluntarios de la JMJ y dejará el territorio panameño hacia las 18H00 locales (23H00 GMT).

 

A lo largo de esta visita de cinco días, el pontífice argentino de 82 años dio cuenta de los males que aquejan al continente con más católicos: desde la corrupción política hasta la "plaga" de los feminicidios, pasando por el drama de la migración forzada.

 

Francisco condenó la estigmatización de los migrantes como responsables del "mal social" y ofreció la ayuda de la Iglesia para que se superen "los miedos y recelos".

 

En ese sentido, también cuestionó la "cultura del bullying, del acoso y de la intimidación".

 

Los venezolanos protagonizan el mayor movimiento migratorio registrado en América Latina y han sido víctimas de brotes de xenofobia en Brasil, Colombia y Ecuador.

 

Desde 2015, 2,3 millones de venezolanos (7,6% de la población de 30 millones) han emigrado a causa del colapso económico y la crisis política en su país, según estadísticas de la ONU.

 

Francisco evitó una vez más tomar posición frente a la crisis en Venezuela, donde el gobierno de Nicolás Maduro enfrenta una fuerte presión de Estados Unidos para dejar el poder, mientras crece el número de países dispuestos a desconocer su mandato y reconocer en su lugar al jefe parlamentario Juan Guaidó como gobernante interino.

 

También Centroamérica enfrenta un importante éxodo.

 

Caravanas con miles hondureños, salvadoreños, guatemaltecos y nicaragüenses intentan cruzar hacia Estados Unidos, pese a la política antimigrante del presidente Donald Trump, que incluye una propuesta de construcción de un muro en la frontera con México.

 

En sus travesías han enfrentado "expresiones de xenofobia y discriminación", según ha denunciado la ONU.

 

Pese a que su viaje también estaba destinado a ser un paréntesis en los escándalos sexuales de la Iglesia, Francisco no pudo eludir el espinoso expediente.

 

En un mensaje a religiosos congregados en Panamá, el sábado admitió que la Iglesia "está herida por su pecado", a pocas semanas de la crucial reunión de obispos convocada por Francisco para tratar los escándalos de pederastia y su encubrimiento. El encuentro tendrá lugar en el Vaticano del 21 y al 24 de febrero.

 

Se espera que de esa reunión salgan "medidas concretas" para combatir "esta terrible plaga", manifestó en la víspera el director de prensa de la Santa Sede, Alessandro Gisotti.

 

Aunque en este viaje no ha condenado explícitamente los abusos sexuales que han erosionado la credibilidad en la iglesia, Francisco describió lo hecho por sacerdotes como un "horrible crimen" en un almuerzo posterior con jóvenes de cinco continentes en un seminario.

 

Desde las primeras revelaciones en 2000, el escándalo ha venido creciendo y solo el año pasado estremeció a la Iglesia en Chile, Estados Unidos y Alemania.

 

"Cada país tiene su protocolo y sus reglamentos según el Estado. Nosotros hemos aplicado la política de la tolerancia cero", comentó el obispo panameño de Colón, Miguel Ochogavía, a la AFP.

Papa Francisco
Homilía
Panamá
VIH
Visitas
Internacionales (Mundo)
TENÍAN ALERTA DE INTERPOL

Detuvieron en Guatemala hijos del ex presidente de Panamá, Ricardo Martinelli

Los hijos del ex gobernante panameño se disponían partir hacia su país haciendo escalas en El Salvador y Nicaragua. Agregó que sobre Luis Enrique, de 38 años, y Ricardo Alberto Martinelli, 40, había una alerta de detención internacional por parte de Interpol por cargos de conspiración para cometer lavado de dinero.
Lunes 6 de julio de 2020

Arresto en Guatemala de dos hijos del ex presidente panameño Ricardo Martinelli Arresto en Guatemala de dos hijos del ex presidente panameño Ricardo Martinelli.

La policía guatemalteca detuvo el lunes a los dos hijos del ex presidente panameño Ricardo Martinelli en el aeropuerto internacional cuando intentaban abordar un avión privado para salir del país.

 

Vinicio Pacheco, vocero del Ministerio de Gobernación, dijo a The Associated Press que los hijos del ex gobernante panameño se disponían partir hacia su país haciendo escalas en El Salvador y Nicaragua. Agregó que sobre Luis Enrique, de 38 años, y Ricardo Alberto Martinelli, 40, había una alerta de detención internacional por parte de Interpol por cargos de conspiración para cometer lavado de dinero.

 

Según la policía, ambos detenidos tienen nacionalidad panameña e italiana y habrían ingresado al país el 30 de junio.

 

“Cabe resaltar que los detenidos presentaron (al momento de ser identificados) cartilla diplomática, que refiere que son diputados centroamericanos suplentes por el Estado de Panamá".

 

Pacheco dijo que están verificando por dónde entraron los detenidos a Guatemala.

 

Ambos son requeridos por la justicia de Panamá para que enfrenten acusaciones por la presunta recepción de sobornos por más de 20 millones de dólares de la constructora brasileña Odebrecht, en un caso que comenzó a investigarse en 2017 y por el que se ordenó su captura. También están señalados en un caso local llamado “Blue Apple” relacionado al pago de sobornos a funcionarios por parte de contratistas del Estado.

 

En los últimos días se había informado en Panamá que los hermanos Martinelli buscaban regresar a su país tras varios años fuera y debido a la pandemia del coronavirus. Ambos han negado las acusaciones de corrupción en su contra.

 

“Confiamos que la situación jurídica de los hermanos Martinelli, en la república de Guatemala, sea resuelta lo antes posible, para que los mismos continúen el proceso de retorno a Panamá, con el fin de atender los procesos para los cuales han sido citados”, señaló un comunicado de la familia Martinelli Linares divulgado en las redes sociales.

 

Los hermanos Martinelli habían sido detenidos el 20 de noviembre de 2018 en Florida, Estados Unidos, por razones migratorias, pero quedaron libres tras el pago de una fianza de un millón de dólares cada uno.

 

El ex presidente Martinelli (2009-2014) estuvo detenido en Estados Unidos y Panamá algo más de dos años por acusaciones de espionaje político y malversación de fondos públicos en el país centroamericano. Un tribunal lo declaró no culpable en agosto de 2019 y recobró la libertad.

 

Los Martinelli serán puestos frente a un juez guatemalteco que les explicará el motivo de la detención.

Panamá
Detención
Guatemala
Arrestos
DURANTE EL ÁNGELUS

El Papa Francisco cuestionó el nepotismo en la política

El Sumo Pontífice criticó que algunas formas de corrupción se producen cuando los gobernantes sienten más amor por sus familiares que por la propia patria y "ponen en el cargo a sus parientes".
Domingo 28 de junio de 2020

Papa Francisco, REUTERSPapa Francisco, REUTERS

El papa Francisco cuestionó que algunas formas de corrupción se producen cuando los gobernantes sienten más amor por sus familiares que por la propia patria y "ponen en el cargo a sus parientes".

 

"Algunas corrupciones en los gobiernos vienen realmente porque el amor por la parentela es más grande que el amor por la patria y ponen en el cargo a sus parientes", sostuvo el Sumo Pontífice durante el Ángelus.

 

En este sentido, reflexionó sobre el Evangelio y recordó que una de las exigencias de Jesús de Nazaret a sus discípulos es anteponer la fidelidad hacia él por encima de los afectos familiares.

 

"Jesús por supuesto no pretende subestimar el amor por los padres e hijos, pero sabe que los vínculos de parentesco, si son puestos en el primer lugar, pueden desviarse del verdadero bien", indicó Francisco ante algunas personas que estaban en la plaza de San Pedro.

 

Tras el rezo del Ángelus, el Sumo Pontífice mencionó algunos países que viven en una situación "dramática" por los conflictos, las hambrunas o los desastres naturales.

 

En primer lugar habló de Siria y recordó además que el próximo martes tendrá lugar la IV Conferencia de la Unión Europea y Naciones Unidas para apoyar el futuro de ese país y su región.

 

"Recemos para que este importante encuentro pueda mejorar la dramática situación del pueblo sirio y de sus vecinos, en particular el Líbano, en un contexto de graves crisis sociopolíticas y económicas que la pandemia ha hecho aún más difíciles", instó.

 

Asimismo, Francisco pidió "por favor que los dirigentes sean capaces de hacer la paz".

 

Por último, el Papa enfatizó la donación generosa de sí mismo afirmando: "Muchos servicios se hacen gratis. Piensa en el voluntariado, que es una de las cosas más grandes que tiene la sociedad italiana. Los voluntarios... Y cuántos de ellos han dejado sus vidas en esta pandemia. Se hace por amor, simplemente por servicio".

 

El viernes pasado, por medio de las Nunciaturas Apostólicas, el Santo Padre donó 35 respiradores pulmonares para los pacientes que más lo necesiten, gran parte de ello a los afectados por el coronavirus.

 

Los mismos se distribuyeron de la siguiente manera: 4 para Haití; 2 para la República Dominicana; 2 para Bolivia; 4 para el Brasil; 3 para Colombia; 2 para Ecuador; 3 para Honduras; 3 para México; 4 para Venezuela; 2 para el Camerún; 2 para Zimbabwe (a través de la Conferencia Episcopal local); 2 para Bangladesh; y 2 para Ucrania.

Papa Francisco
Vaticano