Precios en vacaciones, Canal 26

Noticias relacionadas

 

La economía causa estragos en el bolsillo de los argentinos y, con ese marco, el hábito de las vacaciones también se ve sensiblemente modificado. Las costumbres van cambiando según las circuntancias y, así las cosas, ya no es tan común que la gente se vaya a la Costa Atlántica por 15 días -y mucho menos 1 mes- como solía suceder, sino que el período de descanso se ha reducido en muchos casos a unos pocos días, menos de una semana.

 

Los permanentes golpes de la economía diaria ponen a los vacacionistas en problemas. Los números de lo que sucede en esta temporada, son más que reveladores.

 

Desde el comienzo, la cifra es desalentadora: una familia necesita $ 77.000 en promedio para pasar apenas una semana en la costa. Hilando más fino, diremos que una familia "gasolera" podría arreglarse con unos $ 28.830, mientras que los números reales para una familia más "gastadora" ascenderían a $ 77.579.

 

Los solteros no tienen mejor suerte: se necesitan al menos $ 43.000 para disfrutar del descanso por la misma cantidad de días.

 

Viajar tampoco tiene precios accesibles este verano. Un pasaje de ida en tren desde Constitución, en Capital Federal, hacia la ciudad de Mar del Plata implica un costo de $ 795 por persona.

 

Para los que se movilizan en auto, las cosas también están complicadas: todo llega a $ 4.219 por tres peajes (Hudson, Samborombón y Maipú) y la nafta incluida.

 

 

Claro que también hay otra opción para viajar, como la del micro, aunque tampoco es conveniente para el bolsillo del argentino promedio. El pasaje tipo en coche cama cuesta $ 975 y para una familia tipo de 4 integrantes, el costo total es de $ 7.800.

 

El aumento de los pasajes en comparación a 2018 es del 61% y si se lo compara con 2016, del 200%.

 

La hotelería tampoco alienta una vacaciones largas: un hotel de 4 estrellas para una familia tipo sale $ 34.400.

 

Pero hay otro item que no se puede dejar de lado: los alimentos aumentaron respecto del año pasado un 51,2% y hay que afinar la imaginación para conseguir opciones que alivien el bolsillo cada día.

 

Una vez más, los argentinos sufren las duras consecuencias de una situación económica que no les da tregua, ni mucho menos la posibilidad de un merecido descanso.