Rodizio de Costanera, restaurante


En los '90, la Costanera comenzó a ser zona de emblemáticos restaurantes. Pero en los últimos años, dejó de ser lo que era entonces. Primero fue Clo Cló quien cerró sus puertas en 2018 (en el mes de septiembre) y ahora es el turno de Rodizio: pasa por una difícil situación financiera y ya entró en concurso de acreedores.

 

¿Qué pasó que hizo que la empresa cesara sus pagos en mayo de 2018? Fue por la caída del consumo gastronómico, el aumento en los costos de los servicios de luz y gas, el incremento en el precio del alquiler del predio y la deuda acumulada en los últimos años.

 

Según información del Banco Central, tal como menciona Infobae, Maillol S.A. contabilizaba hasta septiembre de 2018 unos 355 cheques rechazados por un valor de casi $7.800.000 y una cuenta embargada en el Supervielle.

 

Noticias relacionadas

Esta dura actualidad financiera hizo que discontinuara los pagos de aportes patronales a la AFIP desde enero 2018, cumpliendo solo algunos meses puntales con la liquidación de partes de seguridad social y aportes a la obra social.

 

Fue entonces que Maillol S.A., la sociedad que explota comercialmente Rodizio Costanera, tramitó su concurso en el Juzgado Comercial Nº 31 para poder sanear sus deudas y seguir operando.

 

Según el escrito presentado por la empresa concursada, de fuentes judiciales, estos son los motivos que llevaron a la tradicional parrilla libre a presentarse ante el Juzgado Comercial Nº 31 por su crisis financiera:

 

  • La empresa dice en su escrito que "Maillol se encuentra afectada por un cúmulo de variables macroeconómicas y financieras que, como empresa del rubro gastronómico, no puede gobernar. A saber: inflación creciente, aumento de tarifas, aumento del dólar, caída del consumo, altas tasas de financiación y una exorbitante presión tributaria".

 

  • Por estos días, dice el escrito, su deuda asciende a $34.200.000. La firma "se encuentra en la disyuntiva de pagar los sueldos de los trabajadores y proveedores o pagar a los organismos fiscales".

 

Rodizio (ubicado sobre avenida Rafael Obligado 6551), tiene más de 20 años de trayectoria. Se convirtió en uno de los preferidos por tener una vista privilegiada al río y por el buffet gourmet que ofrece (desde diferentes cortes de asado o cerdo hasta salmón o pulpo.

 

Por estos días, son 70 los empleados de la empresa. Se vive el momento con incertidumbre por la continuidad de los puestos de trabajo. El contrato actual rige desde el 20 de agosto de 2015 y vence el 19 de agosto de 2020. Maillol solicitó en su escrito ante la Justicia "la continuidad de dicho contrato y el pago correspondiente del canon".

 

Y agrega: "Maillol desea hacer constar que está dispuesta a asumir plenamente la premisa de la responsabilidad, que es justamente la razón que la lleva a presentarse ante estos Tribunales", remarcó en las consideraciones finales del escrito. "Estimamos que la preservación del patrimonio de la sociedad es un valor muy importante, tanto para los acreedores como para los trabajadores y los accionistas".

 

Fue en 2016 cuando iniciaron los grandes problemas de la empresa. Sus socios decidieron separarse y operar Rodizio Costanera y Rodizio Puerto Madero como dos restaurantes independientes (sin ninguna vinculación comercial y económica). El primero debió pasar por una reestructuración para enfrentar deudas laborales, comerciales y fiscales.