Fuga de capitales, fuga de dólares


La escena de tasas de interés aún altas y seudo estabilidad cambiaria, era ideal en enero pasado para las “carry trade” (apuestas a favor del peso). Pero los números de la economía, con datos oficiales, demuestran que que en enero la “formación de activos externos del sector privado no financiero”, el dato comúnmente conocido como “atesoramiento” o “fuga de capitales” alcanzó los u$s1.958 millones. Esto representa un retroceso del 37% con relación a un año atrás frente a diciembre de 2018, por un lado, e implica un aumento del 127%, por otro.

 

Así, desde que Cambiemos está en el pode, el atesoramiento del sector privado acumula un total de u$s61.287 millones, equivalente al 91% de las actuales reservas del BCRA que incluyen parte de los fondos recibidos por acuerdo con FMI.

 

En este panorama, los inversores igual ya optaron por refugiarse en divisas, cuando todavía faltan 117 días para conocer la lista de candidatos para las PASO (el 22 de junio se presentan las listas de candidatos para las Primarias ante la junta electoral partidaria ) y 167 días para las elecciones PASO del 11 de agosto. Aún restando 4 meses para despejar todas las dudas en torno a los candidatos (si van o no Cristina Kirchner, Roberto Lavagna y Martín Lousteau, por ejemplo), los ahorristas siguen dolarizando sus carteras. Ya que el sector privado siguió ahorrando en dólares. En su acuerdo con el FMI, el Gobierno apostó fuerte sobre esta masa de divisas atesoradas fuera del sistema financiero, a la que llaman “el canuto”. Y el plan lanzado tras la corrida y el primer acuerdo con el FMI tenía como uno de los pilares “incentivar” el descanutaje, o sea, que los privados se vieran, por necesidad o interés, a “desprenderse” de parte de sus dólares atesorados de modo de retroalimentar la floja oferta doméstica de divisas. Pero, por el momento, la demanda por atesoramiento no es doblegada por los que desarman su canuto. Está claro que aquellos, sobre todo las pymes, que no pudieron armar su canuto, vienen penando bajo el imperio de las altas tasas de interés reales.

 

Noticias relacionadas

La fuga de capitales sumó casi u$s2.000 millones en enero

 

Según el análisis de Ámbito Financiero, en enero pasado se vio que la “Formación de Activos Externos“ (FAE) se construyó con u$s1.293 millones en Billetes, otros u$s30 millones en Inversiones directas de residentes en el exterior (IDRE)y u$s635 millones en Otras inversiones de residentes en el exterior.

 

Y agregó que el único registro desde que asumió Macri que hubo “desatesoramiento”, es decir, entrada neta de capitales fue en diciembre de 2016 cuando por el concepto de Otras inversiones de residentes en el exterior ingresaron u$s3.974 millones lo que anuló principalmente el atesoramiento en Billetes por u$s1.943 millones. Ese mes la FAE arrojó un saldo negativo, o sea, hubo ingreso neto de capitales por u$s2.015 millones.

 

En el balance de la gestión Cambiemos se tiene que el atesoramiento en Billetes acumula u$s49.395 millones, en IDRE u$s842 millones y en Otras IDRE u$s11.653 millones mientras que el rubro Compras netas de activos externos que deben ser aplicados a fines normativamente preestablecidos arroja un saldo negativo de u$s603 millones.

 

El nivel que alcance el FAE es un dato tan relevante como el porcentaje de renovación de las Letes en dólares y no tiene que perderse de vista (como el dólar o la inflación). Porque si la economía este año tiene un FAE promedio mensual cercano a los u$s2.000 millones como en enero, en 9 meses se estaría hablando de una demanda potencial de divisas para atesoramiento por u$s18.000 millones. Hay que ir hasta el 2008 y 2011 para encontrar promedios mensuales de atesoramiento similares o como en 2017 y 2018.