La complicada situación financiera de River se vio reflejada en el balance que cerró el 31 de agosto de este año, en el que quedó establecido oficialmente que el club tiene un pasivo de 98.105.794 de pesos.

Noticias relacionadas



En el documento se comprueba que el déficit operativo de la institución de Núñez en ese lapso fue de 51.745.187 de pesos.

Es por eso que, para equilibrar la balanza, los dirigentes se vieron obligados a vender jugadores por un valor 51.971.645 de pesos, con el objetivo de conseguir un ejercicio positivo que cerró en menos de dos millones de la misma moneda.

Ese resultado se logró a través de la venta de cinco futbolistas al empresario israelí Pinhas Zahavi, operación que fue concebida por 13 millones de dólares dos días antes del cierre del ejercicio.

El período 2005-2006 finalizó con un saldo positivo y se convirtió en el quinto que culmina con un resultado favorable de manera consecutiva.

Así las cosas, el ejercicio arrojó una ganancia de 1.892.247 de pesos, un número muy inferior al de 2004-2005, que exhibió un saldo a favor de 7.522.699 de pesos.

El resultado positivo del ejercicio de 2005-2006 se alcanzó como consecuencia del contrato que el presidente José María Aguilar firmó el 29 de agosto con el Fútbol Club Locarno, en el que se estableció la venta del 50 por ciento de los derechos económicos de Gonzalo Higuaín, el 40 de Fernando Belluschi y el 30 de los juveniles Augusto Fernández, Mateo Musacchio y Juan Ignacio Antonio.

La operación se cerró a principios de septiembre en Inglaterra, lugar de residencia de Zahavi, quien se reunió allí con Aguilar y Mario Israel, presidente y secretario general de la entidad de Núñez, respectivamente.

Como ya había un contrato firmado con antelación, esta negociación le permitió al club poder utilizar ese dinero para lograr cambiar el "rojo" de los números del ejercicio 2005/06 antes de que se realizara la transacción.

El titular del ciento por ciento del paquete accionario del Locarno es Zahavi, quien usaría a esa modesta institución de la segunda división de Suiza como pantalla para luego colocar en cualquier institución más poderosa de Europa a sus nuevas adquisiciones.

En el vínculo firmado entre ambas partes, River se aseguró que Higuaín y Belluschi permanezcan en sus filas al menos hasta junio de 2007, al tiempo que los tres juveniles lo hagan como mínimo hasta mediados de 2008.

Por el "Pipita" y el ex Newell´s, Zahavi percibirá seis millones de dólares netos en una posible venta por cada uno y, si hubiera un excedente resultante, será distribuido de manera igual entre ambas partes.

Para conocer la importancia de este agente FIFA que negoció con River, y también participó en los pases de, entre otros, Carlos Tevez y Javier Mascherano al Corinthians, basta con nombrar que posee cinco empresas dedicadas a explotar este negocio, todas instaladas en paraísos fiscales como Gibraltar o las Islas Vírgenes.

La deuda oficial de River, según consta en el balance que fue entregado a la comisión directiva el pasado lunes y redactado por "Pistrelli, Henry Martin y Asociados S.R.L", es de 98.105.794, mientras que en el balance anterior la cifra era de 65.519.048.

El déficit operativo de este ejercicio fue de 4.200.000 de pesos mensuales, por lo que el club debió pedir préstamos a entidades bancarias para afrontarlo y pagar 9.599.605 de pesos en concepto de intereses.

¿Por qué se solicitó ese dinero? Si bien la institución vendió por 51.971.645, que le sirvieron para nivelar las cuentas, esas transacciones se pueden realizar a mitad y fin de año, que es cuando el mercado de pases está disponible en la mayoría de los países.

De hecho, para lograr equiparar sus números, River usó por adelantado ingresos por 10.000.000 de pesos correspondientes al ejercicio 2006-2007, que se desprenden, en parte, del dinero de la publicidad en la camiseta -explotada por la firma Petrobras- y del alquiler del estadio Monumental para diversos eventos.

Al igual que la gran mayoría de los clubes de Argentina, el elenco de Núñez no escapa a una realidad: los derechos económicos de muchos de los futbolistas del plantel profesional son compartidos por grupos empresarios.

Como dispone la Asociación del Fútbol Argentino en su Boletín Especial Nº 3819 con fecha 22 de noviembre de 2005, el club le entregó a sus pares de Comisión Directiva y luego a la AFA un detalle, documento al que tuvo acceso, que es el desglose de las cesiones de los derechos económicos de algunos futbolistas.

Allí se destacan los casos de Gastón Fernández y Gabriel Loeschbor, cedidos al Monterrey mexicano y a Arsenal de Sarandí.

El 27 por ciento del pase de la "Gata" es propiedad del ex dirigente del club Alfredo Agustín Scriminacci, mientras que la mitad del defensor central es de la institución uruguaya Progreso, entidad en la que nunca jugó futbolista.

También es curioso el ejemplo de Andrés San Martín, a préstamo en el Tenerife de España, ya que siempre, según el mismo documento, el 50 por ciento del pase del futbolista es de River y otro 30, dividido en dos fracciones iguales, es propiedad de Angel Malvicino y Jorge Molina, presidente y vice primero de Unión de Santa Fe, donde jugó el ex batallador de Banfield.