Supermercado - caída de consumo

Noticias relacionadas

 

Miguel Braun, secretario de Política Económica, aseguró que "la recesión terminó en noviembre". De todos modos, los datos reales de los primeros meses del 2019 no muetran nada alentador.

 

Si bien el EMAE de diciembre, que se publicó la semana pasada por el Indec, sacó a la luz una variación positiva de 0,7% respecto de noviembre, el primer trimestre del 2019 se ve complicado debido a un nuevo brote inflacionario que volvió a afectar marcadamente al consumo privado.

 

Según un informe a cargo de la consultora PxQ, se dice: "Luego de algunos vaivenes hacia fines de año, los datos anticipados permiten concluir que la actividad no habría encontrado un piso en diciembre. Los aumentos de tarifas y la continuidad del deterioro de la actividad económica en general marcarían un nuevo retroceso en
enero respecto a diciembre. El único factor de relativa reactivación será la cosecha, que comenzará a hacer sentir sus efectos a partir de la segunda quincena de marzo".

 

Desde marzo de 2018 la pronunciada caida de la actividad significó la entrada a un túnel oscuro del que todavía se desconoce el punto de cambio de la tendencia. Al respecto, la publicación del informe de enero del Índice Líder de la UTDT, que busca prever esas modificaciones, afirmó que "se mantendrá la recesión de la actividad económica durante los próximos seis meses".

 

Otro informe, publicado por la consultora Invecq, sostiene: "Si bien resta conocer el resultado del primer mes del año para comprender si la recesión encontró o no su piso aún, las comparaciones interanuales seguirán siendo negativas por lo menos hasta el mes de abril, mes en el cual se desató la crisis cambiaria del año previo".

 

La clave principal pasa por el consumo.

 

Si bien desde el Gobierno aguardan con expectativas que el aumento de 46% de la AUH, anunciado por el presidente Mauricio Macri para marzo, produzca un impacto directo por ese lado, para los primeros meses del año esa diferencia no está. Los números publicados ayer por CAME para el consumo minorista dieron cuenta de una contracción de 11,9% interanual en febrero. En enero esa caída había sido de 10%. Y según la Fundación Germán Abdala enero marcó, contra diciembre, una contracción de 0,9% libre de estacionalidad en el consumo total.

 

Otros datos de enero revelan un mes que, si cae contra diciembre, por lo menos no dará posibilidad de lujos: el consumo eléctrico de las grandes industrias y comercios mostró una contracción de 9,1%, los patentamientos de autos cayeron 50,1%, el Índice Construya y los despachos de cemento dieron negativos de 20,1% y de 14,2%, respectivamente.

 

También febrero marcó una caída real de 7% en la recaudación tributaria en general y de 5% en el IVA DGI en particular. Desde LCG destacaron: "El IVA DGI volvió a caer después de dos meses de empatar contra la inflación, lo que hacía prever que la actividad estaba tocando piso. El dato de febrero luce muy desalentador y confirma que la recuperación del consumo interno es todavía muy débil".