Aumento - lácteos

La inflación y la pérdida del poder adquisitivo generaron un duro resultado en la economía de los argentinos: un informe reveló que el 48% de las personas dice haber achicado su consumo de carne y el 35% sostuvo haber reducido su acceso a lácteos.

 

El sector que más se resintió y tuvo que cambiar sus hábitos de consumo por la crisis fue el de menores ingresos. Acerca del gasto en carnes, el 64% de los más pobres dijeron haber consumido menos. En lácteos el 44%. En bebidas el 55%.

 

La excepción se ve en el gasto en salidas: ahí los que más ajustaron fueron los de mayores ingresos. De hecho el 87% de los encuestados del estrato más alto dijeron haber achicado ahí.

 

Noticias relacionadas

Por otro lado, el 13% del total de los encuestados dijo haber incrementado el consumo de fideos, harinas y arroces, y el 14% en frutas, lo que según el CEPA muestra "por un lado una propensión a reconfigurar el consumo en términos de hidratos de carbono, relativamente más baratos, y por otro lado el incremento estacional del consumo de frutas y verduras propio del verano".

 

La crisis cambiaria del 2018, generada por un rojo de cuenta corriente de la balanza de pagos cada vez más ancho y una fuga de capitales a niveles récord, más que duplicó el precio del dólar, disparó la inflación y le pegó de lleno al salario, tal como mostró el Indec.

 

Los tarifazos profundizaron algo más la cuestión. El efecto de desplazo del consumo pegó fuerte en la actividad económica, que durante el 2018 cayó 2,6% y volvió a operar a niveles del 2010, según los datos preliminares del Indec.