SUBA DE PRECIOS INCONTROLABLE

Inflación sin freno: la carne subió un 25% y tuvo el peor bimestre de consumo en 8 años

El aumento del precio de la carne vacuna aportaron 0,9 puntos porcentuales en una inflación que está estimada en 4% para el segundo mes del año. El consumo per cápita retrocedió a los 50,8 kilos.
Jueves 7 de marzo de 2019

Exportación - Carne a EEUU

Los precios de la carne vacuna subieron un 24,6% en promedio durante el primer bimestre del 2019 y, como consecuencia, el consumo quedó en 50,8 kilos por habitante año, un 9,9% por debajo de lo que se registró en el mismo lapso del año pasado.

 

Esta cantidad representa el menor volumen per cápita de consumo para todos los primeros bimestres desde 2011.

 

Los incrementos en los valores de los cortes vacunos, que en febrero treparon 14,7% en relación con enero último y escalaron al 68% interanual, pesarán fuerte en el IPC del segundo mes de 2019, que el Indec difundirá el próximo jueves 14 y para que las consultoras calcularon con un alza de 4%, para el que las carnes aportaron 0,9 puntos porcentuales.

 

Noticias relacionadas

Desde el Instituto de la Promoción de la Carne Vacuna (IPCVA), que realiza un relevamiento mensual de los valores al consumidor, remarcaron que en febrero las alzas más significativas de la carne vacuna se dieron en mayor parte en las carnicerías, 17,4% mensual y 74% interanual, mientras en supermercados las subas fueron moderadas: 6,8% contra enero y 49,3% contra febrero de 2018.

 

Para la Cámara de la Industria de la Carne (CICCRA), la fuerte recuperación que se registró en el valor de la hacienda en pie, que venía fuertemente retrasada hasta diciembre, derivó en significativos aumentos mensuales al mostrador de 8,6% en enero y 14,7% en febrero.

 

Mientras, el precio del pollo acumuló un alza de 10,4% en los primeros dos meses del año, mientras que el cerdo sumó 7% de alza en enero y febrero últimos.

Carne
Consumo de carne
Inflación
Aumento de precios
Economía argentina
Economía (Finanzas)
DATOS OFICIALES

El Indec informó que el PBI argentino cayó un 5,4% en el primer trimestre del 2020

Esta merma se debió a una caída de 24,5% de la inversión en construcciones, una descenso de 17,3% de otras construcciones, -13,0% en maquinaria y equipo y una baja de 12,9% en equipo de transporte.
Martes 23 de junio de 2020

PBI, INDECPBI.

El Producto Bruto Interno (PBI) retrocedió 5,4% durante el primer trimestre del año, mientras que el desempleo subió hasta el 10,4.% informó hoy el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec).

 

De esta forma, la tasa de desempleo marcó un avance de tres décimas respecto al primer trimestre de 2019, cuando se ubicó en 10,1%. En tanto, frente al último trimestre del año pasado, la suba fue de 1,5 puntos porcentual, debido a que el la medición fue de 8,9%.

 

Respecto al último trimestre de 2019, el nivel de actividad de la economía se contrajo 4,8%, precisó el Indec.

 

La dependencia oficial dio cuenta también que la Formación Bruta de Capital Fijo, según estimaciones preliminares, experimentó en el primer trimestre de 2020 una disminución de 18,3% respecto del mismo período de 2019.

Gráfico del PBI en el primer trimestre de 2020, INDECCaída del PBI en el primer trimestre, foto @INDECAargentina. 

Esta merma se debió a una caída de 24,5% de la inversión en construcciones, una descenso de 17,3% de otras construcciones, -13,0% en maquinaria y equipo y una baja de 12,9% en equipo de transporte.

 

Dentro de maquinaria y equipo, el componente nacional descendió un 5,9% y el componente importado se contrajo un 16,2%. En equipo de transporte el componente nacional se retrotrajo 14,6% y el importado decreció 9,7%.

Producto Bruto Interno
Economía argentina
INDEC
PANDEMIA DE CORONAVIRUS

Entrevista a Jorge Brito: “Necesitamos una moneda fuerte”

El dueño del Macro habló de la cuarentena por la pandemia del coronavirus y de cómo afectó al sector la pandemia. Los desafíos que se van a enfrentar tras la crisis.
Lunes 22 de junio de 2020

Jorge Birto, empresario, coronavirusJorge Brito, empresario.

Jorge Brito, presidente de Macro, habló sobre la crisis económica que golpea al país producto del coronavirus y del aislamiento que dispuso el Gobierno de Alberto Fernández en Argentina desde marzo.

 

Respecto a cómo la pandemia y la cuarentena afectó a su empresa, dijo en una entrevista a Fortuna: “El sector financiero fue muy afectado inicialmente porque las sucursales durante dos semanas estuvieron cerradas al público. Más allá de que se podía ir a sacar dinero de los cajeros automáticos, los clientes necesitaban otro tipo de asistencia. Hubiera sido bueno que nunca se hubiese cerrado el sistema financiero, porque para mí es un servicio esencial, y de hecho cuando se abrió fue lo que todos vivimos ese viernes 3… largas filas de gente frente a los cajeros automáticos. Con esto no quiero echar culpas a nadie. Somos todos responsables, pero la responsabilidad tiene que ver con que no se dejaron abiertos los bancos como sí, otros servicios esenciales que estuvieron habilitados. En particular, a Banco Macro no lo afectó de ninguna manera. Pudimos tener permanentemente los cajeros automáticos con efectivo. Pero siendo agentes financieros de 4 provincias tenemos mucha demanda y en los primeros días nos complicó la recarga de ATMs debido a la gran demanda de dinero en efectivo.”

 

Sobre cómo cree que su empresa y el sector podrá salir de la crisis, manifestó: “En toda crisis encontramos oportunidades, pero si partimos de la base de que los mejores infectólogos del mundo tienen diferentes opiniones de cómo vamos a terminar…. si habrá alguna vacuna rápidamente o si encontrarán algún antibiótico que pueda ir cortando esto aún no lo sabemos. Yo debiera ser un vidente para saber cómo vamos a salir. Claramente habrá cambios dentro de Banco Macro y dentro del sistema financiero porque siempre, luego de una crisis, uno encuentra oportunidades, pero cómo y cuándo no lo sé.”

 

Consultado sobre cuándo cree que podrá superar la crisis, expresó: “Esa es la pregunta del millón: ¿cuándo llegará la reactivación? Hasta que la economía y todos los comercios estén  funcionando no podremos dar, con algún grado de certeza, una respuesta creíble.”

 

Por último contó los desafíos que tiene: “Los desafíos del sector financiero siguen siendo los mismos que hace 30 años: mientras que en Argentina no tengamos moneda no vamos a poder ofrecer a nuestros clientes que compren una vivienda a 15 años, no podremos ofrecer créditos a mediano y largo plazo, y no podremos ofrecer préstamos para que las empresas se expandan.”

 

“Hay que entender que el sistema financiero es un mero intermediario entre la oferta y la demanda de crédito. Si un señor me invierte sus ahorros a 30 días y mi promedio de depósitos es a 65 días, yo no puedo prestar a 10 años porque tengo un problema de descalce de plazo y de costos de capital. Yo no sé cuánto me va a resisitir el capital dentro de 2 años si hoy tengo la plata tomada en 60 días”, dijo.

 

 “Entonces nuestro país tiene que hacer el esfuerzo que muchas veces se hizo y se abandonó: el de tener una moneda como tienen todos los países del mundo. Tener una moneda da crédito y esa es la única forma de crecer. No hace falta mirar los países europeos. Miremos los vecinos como Perú, Chile, Brasil: todos tienen moneda. Los únicos que no tenemos moneda somos nosotros”, cerró.

Economía argentina
Jorge Brito
Monedas