Perro y chico Foto Claudia Seta

Noticias relacionadas

 

Estás trabajando. Concentrada. Proyectando para obtener mejores resultados de lo que hacés. En mi caso, el periodismo a flor de piel. Buscando mejorar y mejorar, a cada paso. Firme. Sin miedos y quitándo los obstáculos que tenés en el camino... porque no son más que eso, obstáculos a esquivar. Los pone la vida, parte del aprendizaje. Vos, sólo tenés que intentar encontrar respuestas. A veces son las que esperás. Otras no. Pero no importa. Hoy, es el Día Internacional de la Felicidad. 

 

Y en ese camino que inicié hace rato, hoy hay una nueva meta. Y eso implica una nueva proyección. Yendo, sintiendo y vibrando. Porque lo que te hace vibrar, es lo que cuenta. Me permito entonces, disfrutar cada momento... porque se diluye en algo llamado "instante". En definitiva, lo que nos queda de este viaje llamado VIDA.

 

Y entonces, mientras pienso, planifico y casi "sale humo de mi cabeza"... aparece un niño en mi oficina, hijo de un compañero de trabajo. Con esa inocencia que la mayoría de los adultos perdemos en nuestro VIAJE. Bueno, al menos yo, me permito no perder esa MAGIA jamás. Y aconsejo, ¡no la pierdan!

 

Sonríe, me saluda y mira con OJOS DE INMENSIDAD todo lo que ve a su alrededor. ¡Está en un canal de televisión! Claro, para él seguramente es estar dentro de esa caja rectangular que tiene en su casa. Ahora, él es protagonista observador de lo que sale en la pantalla de su televisión, computadora o celular (porque los tiempos cambiaron hace rato, che).

 

Me saluda con su mano en claro gesto de "chau". Y se va, sonriendo hacia otra parte de las instalaciones. Seguramente quedará impactado con todo lo que sus ojos encuentran en el camino: estudios de TV, cámaras, micrófonos, computadoras y gente que lo va saludando paso a paso. Alguna vez, me sucedió a mí cuando ingresé a un canal. La primera vez, fue para ir a buscar un poster de "Madonna" que me había ganado en un programa de Music Top. La segunda, fue para empezar a concretar mi sueño de trabajar en los medios. Curiosamente, ubicado en el mismo lugar físico.

 

¿Y qué pasó con el pequeño de 5 años? Él se va con los ojos empapados de lo vivido este miércoles 20 de marzo. Yo, mientras tanto, me quedo con esto: la felicidad y lo que significa ver un niño "sonreír" y "disfrutar". Que esa magia no se pierda jamás...

 

Por Claudia Seta

Twitter @setaclaudia
Instagram @claudiaseta