ECONOMÍA ARGENTINA

La demanda eléctrica, en caída libre: tuvo el consumo más bajo desde 2015

La baja del consumo se dio en usuarios residenciales, comerciales e industriales de todo el país.
Miércoles 20 de marzo de 2019

Luz, electricidad, demanda eléctrica

Noticias relacionadas

 

La demanda de energía eléctrica cayó 5,6% interanual durante el mes de febrero en la Argentina, dándose de este modo el consumo más bajo desde el año 2015. El dato surge de un informe presentado este miércoles por la Fundación Para el Desarrollo Eléctrico (Fundelec).

 

"Este mes representó la caída más importante en términos porcentuales (-5,6%) de todo el año móvil, seguido por septiembre de 2018 (-5,5%) y por enero de 2019 (-5,1%)", dice el análisi hecho por la fundación.

 

La caída del consumo se dio en usuarios residenciales, comerciales e industriales de todo el país y se debió en gran medida a las bajas temperaturas registradas durante el mes, aunque también tuvo influencia la complicada economía argentina.

 

Según el documento, "febrero tuvo el consumo más bajo en términos nominales desde 2015" , algo que "sigue la tendencia recesiva de los últimos cuatro meses de 2018 y de enero pasado".

 

El consumo de la Ciudad de Buenos Aires y el Conurbano bonaerense mostró caídas, tanto en Edesur (4,4%) como en Edenor (6,1%), al igual que en el resto del país (6,2%).

 

Así surge de los números provisorios de la Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico (Cammesa), indicó Fundelec. La demanda neta total del Mercado Eléctrico Mayorista (MEM) fue de 10.702,5 GWh; mientras que en el mismo mes de 2018 había sido de 11.338,6 GWh1.

 

En el mismo sentido se vio una contracción de 8,5% respecto de enero, cuando el MEM tuvo una demanda de 11.692,7 GWh. Del consumo total de febrero, 43% (4.624,2 GWh) pertenece a la demanda residencial, mientras que el sector comercial representó 29% (3.126,8 GWh) y el industrial 28% (2.951,5 GWh).

 

En la comparación interanual, la demanda residencial bajó 7,3%, mientras que la comercial descendió 4,8% y la industrial cayó un 7,1%.

Energía eléctrica
Luz
Edenor
Edesur
Demanda eléctrica
Consumo electrico
DEFRAUDACIÓN AL FISCO

La AFIP complicó más a las empresas eléctricas por el caso de las facturas "truchas"

Se trata de las empresas Edelap, EDEA y Edenor, envueltas en una investigación judicial a Pymes que, según el fisco, habrían facturado sobreprecios para evadir y hacer fugar divisas de la Argentina.
Domingo 8 de marzo de 2020

Edenor, Edelap, Edea, empresas eléctricasEdenor, Edelap y Edea. Empresas observadas por AFIP.

La Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) complicó aún más a las empresas eléctricas en la causa que investiga la supuesta fuga de unos $ 900 millones entre 2015 y 2019. De acuerdo a los registros públicos del organismo, al menos dos empresas y una persona que proveían servicios a Edenor, Edelap y EDEA fueron declaradas como “apócrifas”.

 

Estas tres importantes eléctricas están siendo investigadas por haber contratado a un grupo de pequeñas empresas que terminaron desviando fondos a través de facturas falsas o con supuestos sobreprecios. Una de las hipótesis de la investigación es que este circuito serviría para evadir impuestos y fugar divisas del país. Edenor, Edelap y EDEA niegan haber sido parte de este supuesto desvío de fondos.

 

La decisión de ingresar a algunas de estas firmas en el registro de apócrifas de la AFIP significa que para el fisco estas sociedades anónimas emitieron facturación falsa y no tienen la capacidad de brindar los servicios que facturaron a las compañías de energía eléctrica.

 

Los proveedores declarados “apócrifos” son Zentra SA y Constructora Vista SA. Entraron en el registro el 18 de febrero último. El fisco también registró en la lista negra a una mujer que integra el directorio de varias empresas sospechadas. Figura desde septiembre de 2016, meses antes de que se iniciara la causa que investiga la supuesta maniobra.

 

Edenor admitió que Zentra SA fue su proveedora hasta septiembre de 2015. “Le dimos de baja porque el servicio era malo”, explicaron. Ese año, Zentra tuvo diez contratos con Edenor. “Ahora nos dimos cuenta que otro de nuestros proveedores, Fuentes y Asociados, la estaba subcontratando para realizar servicios a Edenor”, agregaron en la conducción de la principal eléctrica del país. En la compañía de Fuentes, dedicada a reparación de veredas, no respondieron la consulta.

 

Para Edenor, las empresas sospechadas operaban con normalidad. “Ninguna registró incumplimientos relevantes en la presentación de la documentación laboral y de seguridad social”, agregó la compañía ante la consulta de PERFIL. La eléctrica asegura que realizó un control en las oficinas de Zentra en julio de 2015. La AFIP dice que es una empresa falsa.

 

AFIP, MonotributoSede de AFIP. NA.

 

Hasta 2017, mientras Alejandro Macfarlane estaba al mando de Edelap, la eléctrica que presta servicios en La Plata y otras ciudades de la provincia de Buenos Aires, contrataba a Constructora Vista SA para realizar tareas de cuadrillas. Esta constructora también fue declarada apócrifa por la AFIP el 18 de febrero último.

 

Tanto Zentra como Constructora Vista integran un grupo de Pymes controladas por las mismas personas. Realizan supuestos trabajos de cuadrillas en la Ciudad de Buenos Aires y en la Provincia: pozos, cableado y reparación de veredas e instalación de postes de luz, entre otros servicios.

 

No todas las compañías investigadas están registradas como “empresas fantasma”. Otras están catalogadas por el fisco como “usinas mixtas” de facturas truchas. Es decir, son empresas reales, pero parte de su negocio es facturar con sobreprecios, explicó uno de los investigadores. Facturan por cien cuando en realidad están vendiendo por 10, por ejemplo. ¿A donde van los otros 90? Regresan en negro al cliente que pagó cien en blanco, explica la fuente del caso. Tanto Edenor como Edelap y EDEA negaron ser parte de estas maniobras.

 

La Justicia espera el informe final de la AFIP para determinar el grado de responsabilidad de estas tres importantes compañías eléctricas, adelantaron fuentes judiciales. Además, el juez del caso, Emiliano Canicoba, titular del juzgado federal número 1 de San Martín, ordenó al Ente Nacional Regulador de la Electricidad (ENRE) y a la Secretaría de Energía que analicen el flujo de los subsidios al consumo de energía eléctrica para intentar determinar si la maniobra de desvío habría incluido fondos públicos. Edenor, Edelap y EDEA negaron cualquier desvío de los subsidios.

AFIP
Empresas
Energía eléctrica
Facturas
Edenor
EDELAP
EDEA
LA ECONOMÍA QUE VIENE

Tarifas de gas y luz descongeladas: Gobierno negocia recomposición debajo de inflación

El sector privado habla de aumentos que van del 30% al 50%. En el entorno del ministro Kulfas dicen que no llegarán a ese porcentaje.
Domingo 23 de febrero de 2020

Tarifas de gas y luz Tarifas de gas y luz.

Lo consultó primero el Fondo Monetario Internacional. Lo preguntaron también las empresas que tienen la atención puesta en el martes 30 de junio. Y, pese a que el presidente Alberto Fernández intente bajarle el tono a las declaraciones de sus ministros, al igual que con la doble indemnización, la decisión está tomada: cuando se caiga la ley de Emergencia Económica empieza el proceso de incremento tarifario de los servicios públicos.

 

Las reuniones ya empezaron. Las comanda el equipo del ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, un crítico del modelo tarifario aplicado durante las gestiones de Cristina Kirchner al frente del Ejecutivo. Tanto es así que el ex ministro de Planificación y hombre fuerte de las tarifas, Julio De Vido, lo marcó como el “vocero del FMI en la materia”.

 

En la reunión que tuvo Kulfas con la misión del FMI, el ministro les explicó a los técnicos que “no se trata de un congelamiento permanente ni de sostener este congelamiento parcial por mucho tiempo, sino de hacer una revisión que permita reducir donde sea posible los costos del sistema eléctrico y de gas, y poder generar tarifas razonables y accesibles sobre todo donde hay mayores necesidades”.

 

En las mesas de negociación en las que se dividieron las empresas se hacen reclamos a la gestión de Gobierno anterior. Cambiemos había dado un congelamiento de tarifas hasta el 31 de diciembre pasado con la mirada puestas en las elecciones y en busca del voto bronca. “Entre el congelamiento y la devaluación, en dólares estamos casi en los mismo números que en 2016”, se escuchó decir a un empresario en la mesa de negociación y las miradas fueron fulminantes. “Ya recuperaron buena parte de la rentabilidad en estos años”, recibió como respuesta.

 

La mirada del Gobierno está puesta en los costos de generación. “Ahí creemos que hay grasa para cortar”, señalaron a Infobae desde el entorno del ministro Kulfas jugando con la frase del ex ministro macrista e impulsor de los tarifazos, Alfonso Prat Gay, cuando hizo referencia a los despidos en el Estado y señaló que iban a “cortar toda la grasa militante”, en referencia a los trabajadores públicos.

 

La mirada es que las tarifas tienen que aumentar, pero lo tienen que hacer por abajo de la inflación. Y, además, nosotros entendemos que hay espacio en la generación de la energía para reducir los costos. Las decisiones que se tomaron durante la gestión de Macri, lejos de mejorar los servicios parecieron pensadas para mejorar la rentabilidad de las compañías”, explicó una fuente del ministerio de Desarrollo Productivo que suele participar de las negociaciones.

 

Matías Kulfas, AGENCIA NAMatías Kulfas, NA.

 

En el marco de esa estrategia es que se las empresas que lo que se está analizando es, fundamentalmente, ese eslabón de la cadena. “Ahí hay margen para recortar sin afectación de contratos. Se puede reducir un poco la rentabilidad cortando costos en la generación y así no se termina trasladando al precio”, detallan.

 

Por el lado de las empresas hacen números y, sostienen, están en niveles similares a los que tenían cuando comenzó el gobierno de Macri, en 2016, y que la recuperación se perdió “con el congelamiento y la devaluación”. Desde el Gobierno aseguran que las tarifas “están muy cerca del punto máximo” que habían alcanzado en la década de los 90 y que “todo el trabajo de recuperación del costo ya se hizo durante estos años, el reclamo del congelamiento de Macri aún hay que verlo”, responden

 

En la gestión Cambiemos el valor de la tarifa de gas tomando una de las compañías (Metrogas) la Categoría R 2 3° mostró un incremento de más de 3.500%, mientras que en el caso de la luz, para la categoría más alta del segmento de residenciales, acumuló un alza de casi 1300%.

 

“Nuestro posicionamiento es claro, el objetivo es tener tarifas accesibles, viajando por debajo de la inflación y que contemple la rentabilidad para invertir y ofrecer servicios de calidad”, sentencian en el Gobierno.

 

Por el lado de las empresas la sensación es que será como una tómbola en la que todos ponen. Aunque en la negociación buscarán “perder lo menos posible” también intentarán compensar lo que no se obtenga por tarifas a través de otros negocios.

 

Durante 2019 el precio de gas fluctuó entre 3,90 a poco menos de 4,5 dólares por millón de BTU según el contrato y la cuenca. En este contexto, una fuente del sector privado explicó a este medio que una solución a la discusión, y parte de lo que está pidiendo los productores de gas, es que “si en lugar de USD 3,5 les ofrecen a los productores que están en Vaca Muerta cerca de 4 dólares y les garantizan, como mínimo, un año sin sobresaltos y apertura para exportar excedentes a precio libre, seguramente van a aceptar”.

 

La estrategia es que el Gobierno ofrezca otro negocio a cambio del precio: exportar. “Los productores necesitan colocar el producto si o si porque no lo pueden almacenar. Si se les cae el mercado interno terminarán muy complicados porque hoy son más eficientes en los costos de extracción que hace 3 años”.

 

Pero del otro lado del ducto está la distribución, que también busca recomponer sus tarifas. En ese sector el pedido está basado en la inflación acumulada desde el congelamiento. “A nosotros nos deberían dar el índice de Precios Mayoristas (IPIM) acumulado desde mayo 2019 a la fecha”. Pero en esta tómbola saben que no podrán acceder a ese número. “Con algo que nos ayude a acomodarnos todos estaríamos conforme. Una suba, por ejemplo, de 30% implicaría una mejora lo suficientemente atractiva como para volver a activar planes de inversiones y un sendero de recuperación paulatina de lo perdido. Dadas las condiciones creo que todos estamos dispuestos a perder algo con tal de seguir caminando”, graficaron desde una compañía del sector.

Aumento de tarifas
Gas
Luz
Gobierno