Caso Sheila Ayala, Canal 26

Noticias relacionadas

 

En octubre de 1018 fue encontrado el cuerpo sin vida de Sheila Ayala, la niña de 10 años que había sido intensamente buscada por varios días en el partido bonaerense de San Miguel. La niña presentaba marcas en el cuello, según los estudios preliminares realizados por los investigadores del caso, que sospecharon que la pequeña fue ahorcada con una sábana.

 

Por el crimen fueron detenidos los tíos de la menor, quienes confesaron el crimen ante la Policía, a pesar de que durante los días de su desaparición se mostraban con preocupación ante los familiares, vecinos y medios de comunicación.

 

El cuerpo de la menor estaba desnudo y las prendas de vestir estaban sueltas dentro de la bolsa. Los primeros informes también describieron que la menor habría sido estrangulada con una sábana por el cuello, de color blanca con dibujos infantiles.

 

Tras varios meses de sucedido el hecho, su tía fue liberada, pero su tío aún sigue detenido como principal sospechoso de la muerte de Sheila. Sin embargo, el caso no es tan lineal y persisten muchas dudas.

 

Canal 26 habló en entrevista exclusiva con el doctor Hugo Icazati, abogado penalista, quien aportó detalles de interés en esta causa.

 

 

"La ciencia provee otros elementos a la investigación, al comprobar que no había ADN de Leonela, tía de la nena, en la escena del hecho, se puede demostrar que no estuvo allí", dijo el abogado, en referencia a la liberación de la mujer.

 

Su afirmación dio paso a una pregunta fundamental, cuando se le consultó si tratando de inculpar a Leonela se estaba tapando algo más: "Yo creo que sí, puede ser un tema de drogas, que se está investigando", tras lo cual agregó que para llegar a la resolución del caso, acá "falta alguien".

 

Sobre este punto, Gustavo Carabajal, periodista de Canal 26, agregó más elementos y aseguró que ese "alguien" que falta, que podría estar relacionado al comercio de estupefacinetes, sería un familiar del tío de la nena detenido, llamado Fabián Ezequiel González Rojas.

 

Según Carabajal, este hombre "había vuelto hace poco al barrio, al que varios vieron merodeando la zona". En el mismo sentido, afirmó el periodista de Canal 26: "Es un personaje pesado, peligroso".

 

También, como dato de interés, Carabajal recordó que la madre de Sheila Ayala, había denunciado oportunamente al mencionado González Rojas, como presunto abusador de la mayor de sus hijas.

 

 

"Siempre que hay niños como víctimas, hay droga atrás", sostuvo el abogado Hugo Icazati, y agregó: "Esto se da siempre, en el 99,9% de los casos".

 

"Esto sucede porque el traficante tiene un capital muy grande en la calle y no tiene ningún recibo; por lo cual cuando alguien lo estafa o no le paga la drogra, le tiene que dar una medida ejemplificadora, para que los otros vean 'con este no, mirá lo que te puede pasar'".

 

En estos casos, sostuvo Icazati, "lo que más duele es un hijo".

 

Consultado sobre los límites de la gente cuando se toca a su familia, dijo el abogado: "Una cosa es el ladrón, otra es el traficante; y el traficante no tiene ningún tipo de códigos. Por eso no es querido en la calle, no es querido en la cárcel y no es querido en ningún lado".

 

Vale recordar que la propia madre de la niña fallecida, llegó a reconocer que en algún momento llegó a vender drogas en el barrio. Al respecto, se refuerza la teoría del abogado entrevista por Canal 26 ya que "no hubo intento ni abuso, entonces la pregunta es ¿cuál fue el motivo?. Faltaba el móvil del crimen y para mí, está ahí
(en la droga)".

 

Finalmente, sobre el tío de Sheila detenido, dijo Hugo Icazati: "No lo pondría como autor material, sino como partícipe. Para mí, fue el encargado de descartar el cuerpo".