Dante Sica y Mauricio Macri - economía argentina

Como consecuencia de la crisis, el 2019, 30 empresas pidieron la apertura de procedimientos preventivos de crisis (PPC) a la Secretaría de Trabajo. Esto es una etapa previa a despidos o suspensiones de personal que en los últimos tiempos se incrementaron en el país como en Fate, Coca Cola Femsa o Avianca.

 

Los datos son de un informe que la Jefatura de Gabinete de ministros envió al Senado, en la previa de la visita de Marcos Peña a la Cámara alta.

 

En 2018 hubo 146 compañías que solicitaron esta medida ante el ministerio que conduce Dante Sica. De esas, 107 todavía están en trámite, 25 terminaron con acuerdo y 14 fracasaron en la negociación, según el informe.

 

Noticias relacionadas


Antes del inicio de la crisis en 2017 del programa económico, los procedimientos preventivos de crisis pedidos por las empresas fueron 66 y detalla el grado de la crisis del programa económico del Gobierno.

 

El pedidos en este 2019 entre enero y mitad de marzo ya alcanzan la mitad de los que fueron requeridos en el 2017. Uno cada casi tres días.

 

Los procedimientos, previstos en la ley de empleo 24.013, se establecieron para empresas que prevean suspender o despedir personal "por razones de fuerza mayor, causas económicas o tecnológicas" y que deben comunicar la solicitud ante el Ministerio de Producción y Trabajo. Lo pueden exigir compañías con menos de 400 trabajadores que planeen medidas para más del 15% de la plantilla de personal; firmas con entre 400 y 1.000 empleados con más del 10% comprometido, y con más del 5% para empresas con más de 1.000 trabajadores.


La mayor cifra de pedidos de los procedimientos preventivos fue en 2003, después de la crisis del 2001: fueron 379.

 

De los 30 procedimientos preventivos presentados por las empresas, 27 continúan en trámite y uno finalizó sin acuerdo, según el informe de la Jefatura de Gabinete, de más de 600 páginas.

 

El pasado 10 de marzo, la cartera dirigida por Sica habilitó la apertura formal del procedimiento solicitado por Fate, la principal fabricante de neumáticos del país que emplea a más de 1.600 trabajadores bajo convenio y que manifestó que, por las dificultades de la economía, evaluaba despedir a más de 400.


Femsa pasó por la misma situación, la principal embotelladora de la marca Coca Cola. Tras reuniones entre la firma, las autoridades del Ministerio de Producción y Trabajo y el sindicato, se descartó la apertura del PPC pero se acordó la salida de 30 trabajadores. La compañía de capitales mexicanos había alegado problemas por la caída del consumo.