ECONOMÍA ARGENTINA

Gas aumenta 29% en cuotas: la suba de invierno se pagará desde diciembre

El Gobierno establece un aumento escalonado del servicio del 10% en abril, 9.1% en mayo y 7,5% en junio. En los meses fríos, se diferirá el 22% de la factura, que se pagará en verano.
Jueves 28 de marzo de 2019

Aumento - gas

Noticias relacionadas

 

El Gobierno determinó dividir en tres cuotas el aumento de la tarifa de gas previsto para abril y aplanar la factura para que los incrementos del invierno impacten un poco menos en la economía argentina.

 

El servicio residencial aumenta 10% en abril, 9,1% en mayo y 7,5% en junio. Las subas, acumuladas, implican incremento total del 29%. Con ese escalonamiento, argumentan desde el Ejecutivo, las familias podrán estar en mejor situación para pagarlo.

 

Pero a partir de los consumos de junio -es decir, con lo que se abona en julio- la factura llegará con un diferimiento de pago del 22% sobre el precio final. Este descuento regirá para los consumos de junio, julio, agosto y septiembre. Ese monto se pagará con las facturas correspondientes a diciembre, enero, febrero y marzo. Es decir, se abonará en 2020. Los intereses quedarán a cargo del Estado.

 

Así, un usuario de categoría R1 -el de menor consumo, que incluye al 53% de los usuarios residenciales de gas- abonará en abril una factura promedio de $448, impuestos incluidos. En mayo, pagará $780 promedio. Y a partir de junio, la tarifa se aplanará.

 

En junio, con el aumento del 29%, debería abonar 1051 pesos. Pero pagará $820, siempre tomando valores promedio. En julio, con un consumo estacional un poco mayor, pagará $919 en vez de $1178, de acuerdo con lo informado por fuentes de la Secretaría de Energía a cargo de Gustavo Lopetegui.

 

Esto regirá para todos los usuarios residenciales. Así, un hogar categoría R3, de mayor consumo, abonará en julio una factura de $4047 mensuales en vez de los $5188 que corresponderían con el incremento del 29%. La diferencia la pagará en el verano.


Así, entre junio y septiembre, las familias dejarán de pagar una parte de la factura que saldarán a partir de diciembre cuando, según las fuentes oficiales, el monto cae un 40% por el menor consumo.

 

De acuerdo con las estimaciones del Gobierno, un hogar de consumos bajos se modificaría $231 en junio, $259 en julio, $212 en agosto y $172 en septiembre, cuando la temperatura empieza a subir. Con las facturas correspondientes a diciembre, enero, febrero y marzo pagaría entonces $219 adicionales por mes por lo que usó en el invierno.

 


Además, las facturas dejarán de ser bimestrales y pasarán a ser mensuales a partir de junio (es decir, la que llegue a los hogares en julio).

 

Las facturas del invierno llegarán así con el ítem de "diferimiento estacional", en el que se indicará qué parte del consumo se pagará más adelante.

Tarifas del gas
Tarifazo
Aumento de tarifas
Economía argentina
ECONOMIA ARGENTINA

Miguel Ángel Broda: “Los que nos gobiernan quieren una economía como la de Irán o Venezuela”

El economista sostuvo que Argentina se encuentra en una trampa de decadencia y destacó que el PBI per cápita está 19% por debajo de 10 años atrás. Anticipó que la recesión va a ser más larga y fuerte que las de 2008 y 2001.
Viernes 3 de julio de 2020

Miguel Ángel Broda, economista, NAMiguel Ángel Broda, economista. NA.

El economista Miguel Angel Broda aseguró este viernes que la Argentina se encuentra en una trampa de decadencia de la que se sale apelando por una vez a una macroeconomía ordenada, como la que tomó la mayoría de los países de la región, pero lamentó que el Gobierno de Alberto Fernández tenga una mirada distinta. “El rol del Estado para esta gente tiene que ser creciente. Y así fue Chávez. Esta es una sociedad diferente, pero el tercio que nos gobierna tiene una gran voluntad de poder, de quedarse muchos años, y tiene una visión como Irán o Venezuela de cómo debe ser una economía”, dijo.

 

En declaraciones a Radio Mitre entrevistado por el periodista Marcelo Longobardi, el experto economista habló sobre el estancamiento secular en el que está la Argentina.

 

“Estamos en una trampa de decadencia. Necesitamos para duplicar el ingreso per capita 390 años cuando Colombia necesita 39 años. Si usted mira los últimos 46 años, en 19 de ellos PBI per cápita cayó, el de 2020 es 19% menor que el de 2010. Estamos entrampados y además con altísima inflación. En los últimos 10 años promedio anual de inflación fue mayor que el acumulado del mismo período de los países de Latinoamérica”, agregó.

 

Sobre la recesión por la que atraviesa el país, que en abril registró el peor dato mensual de actividad económica del que haya registro con una caída interanual del 26,4%, Broda dijo que es producto de tres golpes sucesivos que experimentó la economía local.

 

En abril del 2018 empezamos una recesión, fue el primer golpe, los que financiaban los déficits récord se avivaron, se dieron vuelta y nos metieron en la recesión. Dejamos de caer en el segundo semestre del 19 y vinieron las PASO, que cambiaron las expectativas para la economía argnentina. Y el tercer golpe es la pandemia. Estamos en la recesión más fuerte y más larga de Latinoamérica. Somos récord, en los últimos 45 años tuvimos 15 recesiones, la segunda es Congo”, manifestó Broda.

 

Para 2020, Broda estimó que la economía va en dirección hacia una caída de la actividad de entre 12% y 14% del PBI, además de caminar hacia tasas de inflación mayores debido a que la pandemia encontró al país sin la capacidad de colocar deuda para financiarse y sólo tiene como recurso la emisión monetaria del Banco Central.

 

Es un horizonte muy pero muy complicado, esto es mucho mayor que las dos grandes recesiones que tuvimos tras la salida de la convertibilidad y la crisis financiera internacional de 2008 y 2009″, aseguró.

 

Consultado también sobre las iniciativas del Gobierno de Alberto Fernández para incrementar el rol del Estado en los planes de gasto del presupuesto 2021, el economista dijo que en la actual coalición del Gobierno la intención es ir hacia un mayor rol del sector público en lugar de perseguuir la estabilidad macroeconómica.

 

El rol del Estado para esta gente tiene que ser creciente. Y así fue Chávez. Esta es una sociedad diferente, pero el tercio que nos gobierna tiene una gran voluntad de poder, de quedarse muchos años, y tiene una visión como Iran o Venezuela de cómo debe ser una economía”, dijo.

 

“Argentina está metida en una trampa de decadencia que solo sale copiando los movimientos exitosos del mundo. En todas partes del mundo hicieron macroeconomía ordenada. Hay lobbies empresarios y sindicales en todos lados, sin embargo lo pudieron hacer (...) No salimos de esta con un programita estructuralista de estado, que es lo que es más probable que hagamos”, dijo Broda.

 

El macroeconomista habló también a la larga renegociación de la deuda regida por tribunales extranjeros, se mostró optimista respecto a la posibilidad de alcanzar un acuerdo, pero dijo que si bien sería una buena noticia no es el principal problema.

 

La idea básica de que vamos a tener un programa cuando reestructuremos la deuda se ha ido diluyendo. Pero no es el principal problema. La mayor parte del daño lo hemos hecho. Mi impresión es que la discusión de hoy está más centrada en los aspectos legales que económicos, el Gobierno ha mejorado 25% su oferta inicial (...) Creo que va a dejar holdouts afuera, pero se va a mostrar probablemente un porcentaje de aceptación mayor al de 2005. Es mejor que reestructuremos, es una buena noticia, estamos cerca, pero no nos cambia la deuda”, dijo.

Miguel Ángel Broda
Economía argentina
Venezuela
Irán
EX MINISTRO DE ECONOMÍA

Domingo Cavallo: “Si no hay un plan de estabilización y el gobierno no recrea confianza, puede haber un descontrol inflacionario”

El ex ministro de Economía advirtió sobre el riesgo de la emisión monetaria que lleva adelante el Gobierno en plena pandemia. Destacó la necesidad de que haya un acuerdo por la deuda para generar confianza y acceso al crédito para el sector público y privado.
Viernes 3 de julio de 2020

Domingo Cavallo, economista, economía, NADomingo Cavallo. NA.

Durante una conferencia que ha sido organizada por el Foro Argentino de Reflexión y Orientación (FARO), Domingo Cavallo, ex ministro de Economía y gestor de la convertibilidad durante el primer gobierno de Carlos Menem, advirtió sobreel exceso de emisión monetaria que lleva a cabo el gobierno para paliar la crisis en medio de la pandemia de coronavirus y en ese sentido, remarcó: “Si después del sinceramiento de precios no hay un plan de estabilización y crecimiento, y el Gobierno no recrea la confianza, puede haber un descontrol inflacionario”.

 

En ese contexto, Cavallo planteó encarar un nuevo plan de convertibilidad y advirtió que si el Gobierno no encara una reforma bien diseñada el país seguirá en estado de estanflación, por al menos cuatro años más.

 

Al hablar sobre la fuerte inyección de pesos que aplicó la gestión del presidente Alberto Fernández con el objetivo de sostener la actividad económica que resultó paralizada por el aislamiento social, Cavallo sostuvo que “va a tener que haber ajuste de precios. Un sinceramiento que va a significar una devaluación y el ajuste de muchos precios que habrán quedado atrasados”.

 

El ex funcionario de Economía remarcó que dicha situación “va a poner de manifiesto en una inflación mucho más alta” y alertó que “el gran peligro de ese sinceramiento es lo que viene después”.

 

Según Domingo Cavallo podrían venir cuatro años más de una fuerte estanflación. Consultado sobre qué mecanismos podría implementar el Gobierno para absorber los pesos que inyectó en la economía, dijo que se tendrían que pagar tasas de interés atractivas para los plazos fijos y los bonos indexados por inflación. “Pero todo eso es incompatible con la idea de conseguir tasas de interés bajas. Eso significa dificultarle el acceso al crédito al sector privado. No hay una forma sencilla de absorber los pesos de la emisión monetaria”, dijo.

 

También, manifestó que la Argentina va a tener una moneda que “va a ser papel pintado y que no es convertible” y añadió que para tener un buen sistema monetario con una moneda sana hay que pensar en una definición de la organización de la economía. Y después anunciar un plan económico de estabilización, crear confianza y poner en marcha una reforma monetaria.

 

Sobre la negociación que lleva a cabo el ministro de Economía, Martín Guzmán, con los acreedores internacionales por la reestructuración de la deuda pública, indicó: “Aun llegando a una restructuración de la deuda, no creo que nos compren bonos con tasas de entre 4 y 5%. Por lo tanto no vamos a poder endeudarnos por más que haya inversores dispuestos a comprar bonos. Van a pedir tasas de 10% y así se acumula nuevamente una deuda impagable”.

 

Cavallo expresó así mismo su deseo de que la negociación llegue a buen puerto y se logre un acuerdo, aunque opinó que “el tiempo que se han tomado tiene que ver con un enfoque equivocado”.

 

Resolver la deuda tiene sentido para recrear el crédito y vuelvan a confiar en Argentina. Para que el país tenga acceso a financiamiento en condiciones normales como tienen los países del resto del mundo. Es importante para que haya crédito tanto en pesos como en dólares en Argentina también. Con tasas del 3 al 5%”, sostuvo.

 

De acuerdo al ex ministro de Economía, si la Argentina no es capaz de recrear el crédito externo e interno a tasas razonables de interés, es imposible que se produzca un aumento de la inversión.

 

No solo se necesita crédito sino también confianza para que haya capitales argentinos y extranjeros dispuestos a financiar actividades económicas en Argentina. Todo eso requiere confianza”, planteó en la videoconferencia organizada por FARO.

 

En tanto, se refirió a Guzmán como “una persona con credenciales académicas que lamentablemente considera adecuada la actitud que tiene (el premio Nobel de Economía) Joseph Stiglitz que obviamente no conduce a la creación de confianza”.

 

Ahora la negociación está trabada con una cuestión que tiene que ver con una clausula legal relacionada a futuras reestructuraciones de la deuda. Los tenedores de los primeros bonos reestructurados no quieren aceptar nuevas condiciones”, dijo Cavallo.

Domingo Cavallo
Economía argentina
Inflación
Crisis económica