Messi Argentina vs Venezuela - Reuters

Lionel Messi rompió el silencio tras la eliminación de la Selección Argentina del Mundial de Rusia, hace nueve meses, y expresó: "Pensé en encerrarme, hacer el duelo solo con mi familia. Quería olvidarme lo que había vivido, alejarme un poco del equipo, dejar pasar el tiempo y enfriarme. Me pegó duro, terminar el ciclo de esa manera fue doloroso".

Noticias relacionadas

 

El rosarino brindó una nota en Radio FM 94.7, allí también se refirió a las críticas que los jugadores han recibido luego de perder tres finales: "Nuestra generación fue maltratada. Vivimos cosas anormales, cosas que no había pasado con ninguna otra Selección. Se dijeron muchas barbaridades".

 

"Me tira seguir volviendo, quiero ganar algo con la Selección. Voy a jugar todas las cosas importantes. Llegamos a una final del Mundo. No es fácil. Siempre tuvimos quilombo con el periodismo. Llegaron a decir que yo manejaba la AFA, que yo manejaba ese club de amigos que ellos decían", dijo.

 

Messi explicó cómo afectan las críticas a su entorno familiar: "Es duro. Mi hijo ahora está siempre mirando YouTube, vio un video y después me preguntó por qué en Argentina me matan. Pero a mí me tira seguir volviendo, quiero ganar algo con la Selección. Voy a jugar todas las cosas importantes. Llegamos a una final del Mundo y eso no es fácil".

 

"Este grupo no tiene la necesidad de vender humo y decir cada dos minutos que ama a la Selección argentina", manifestó.

 

 

Sobre la nueva generación, afirmó: "Es normal el cambio de generación, creo que hay un montón de chicos con potencial. Pero el cambio fue brusco".

 

"Yo no quiero convertir en realidad todas las mentiras que dicen. No elijo a los entrenadores de la Selección. Vivo escuchando cosas malas y se hace difícil disfrutar con ese entorno. Si hubiéramos ganado el Mundial de Brasil todo hubiese sido diferente. Lo perdimos por detalles. Después vinieron todos los quilombos y creo que el manejo con la prensa debió hacer sido otro", disparó.

 

"El respeto por nuestro equipo sigue ahí, pero después hay que ganárselo en la cancha. Estos chicos que están hoy tienen 7 u 8 partidos, no es fácil, hay que trabajar", dijo de manera sincera cuando fue consultado por la actualidad de la Selección.

 

"Hace poco pensaba: la España de 2010 era un equipazo, eran fenómenos, pero también tuvieron suerte en la final del Mundial contra Holanda. Y antes le ganaron a Paraguay por penales. Muchas veces precisás de esos momentos de suerte y nosotros nunca los tuvimos", dijo.

 

Noticia en desarrollo.