Volodymyr Zelensky - Ucrania Reuters

REUTERS

El cómico Volodymyr Zelensky ganó con amplia ventaja la primera vuelta de las elecciones presidenciales de Ucrania, por delante del presidente saliente Petro Poroshenko, con quién se enfrentará en la segunda vuelta del 21 de abril.


Zelenzky obtuvo el domingo 30,4% de los votos, según resultados parciales tras el escrutinio del 74% de los sufragios comunicados por la Comisión Electoral. Poroshenko obtuvo por su parte 16,1% de los votos.



El cómico de 41 años, cuya experiencia política se limita a su interpretación de un presidente en una serie de televisión, superó las previsiones más optimistas.



El resultado refleja el rechazo a las élites, una tendencia particularmente fuerte en Ucrania tras años de dificultades económicas y escándalos de corrupción.



La ex primera ministra Yulia Timoshenko, de 58 años, que al comienzo de la campaña estaba al frente en los sondeos, obtuvo 13,2% de los sufragios, según los resultados parciales.

Noticias relacionadas



El domingo por la noche Timoshenko reivindicó el segundo lugar y denunció sondeos a boca de urna "deshonestos", lo que podría augurar ásperas impugnaciones en este país que vivió dos revoluciones en 28 años de independencia.



La policía indicó que recibió más de 2.100 denuncias por presunto fraude, la mayoría sin gravedad. "El voto se llevó a cabo sin violaciones sistémicas", aseguró la presidenta de la comisión electoral, Tetiana Slipachuk.



Todos los sondeos publicados el domingo por la noche por la prensa ucraniana daban el mismo orden de llegada entre los tres principales candidatos.



"Este es solo un primer paso hacia una gran victoria", dijo Zelensky a sus partidarios después de que varios sondeos a boca de urna le atribuyeran una ventaja decisiva.



La participación fue de casi 64% en la casi totalidad de las circunscripciones, en alza en relación a 2014, según la comisión.



Ucrania, un país de 45 millones de habitantes a las puertas de la UE, es uno de los Estados más pobres de Europa y actualmente atraviesa la peor crisis desde su independencia, en 1991, tras sus desavenencias con Rusia y su giro hacia occidente.



El lunes, Rusia dijo que esperaba en Ucrania una victoria de "un partido que desee una verdadera solución por etapas de la situación en el sureste de Ucrania", lo que parece indicar una leve preferencia por Volodymyr Zelensky.


La llegada al poder en Kiev en 2014 de un gobierno pro- occidental fue seguida por la anexión de la península ucraniana de Crimea por Rusia y un conflicto con separatistas en el este, que dejó casi 13.000 muertos.



"No estoy eufórico", concedió Poroshenko. "Es una dura lección para mí", agregó, agradeciendo a sus electores que "apoyaron la orientación hacia la OTAN, la Unión Europea y una independencia de Rusia".



Poroshenko, que durante su mandato de cinco años lanzó una serie de reformas clave en particular en las fuerzas armadas y el sector energético así como en la salud pública y la educación, es sin embargo muy criticado por sus insuficientes esfuerzos en materia de lucha contra la corrupción.



Para el analista Anatoly Oktysiuk, del centro Democracy House en Kiev, el cómico "va a ganar" porque el presidente actual alcanzó un "techo" de apoyo. "Es una reacción a los escándalos de corrupción, una protesta contra las viejas élites".