INVESTIGACIÓN INTERNACIONAL

Francia advierte sobre el uso de ibuprofeno y ketoprofeno

Para la agencia de medicamentos de ese país, estos remedios podrían agravar infecciones que se pretenden tratar.
Viernes 19 de abril de 2019

Pastillas, medicamentos

La agencia francesa del medicamento (ANSM) lanzó una advertencia por los riesgos que ha constatado por el uso del ibuprofeno y del ketoprofeno, que en algunos casos en particular, podrían agravar infecciones en lugar de tratarlas.

 

A raíz de ello, la ANSM solicitó una investigación sobre esos medicamentos a nivel europeo y emitió una serie de recomendaciones, en primer lugar privilegiar el paracetamol al ibuprofeno y el ketoprofeno en caso de dolor o fiebre. En especial cuando se trate de una infección como anginas, rinofaringitis, otitis, tos, infección pulmonar, así como para una lesión cutánea o varicela.

 

En ese marco, también se establecieron recomendaciones sobre el buen uso de dichos medicamentos como por ejemplo el de utilizar “la dosis mínima eficaz, durante la duración más corta”, es decir, detener el tratamiento en cuanto desaparecen los síntomas, no prolongarlo más de tres días en caso de fiebre, ni más de cinco si hay dolor.

 

Noticias relacionadas

Ya en junio de 2018 habían solicitado un estudio a sus centros regionales de Tours y Marsella, que concluyeron que hay una serie de infecciones, en particular por estreptococo, que podrían empeorar por la toma de estos dos medicamentos.

 

En los casos estudiados, que se remontan a un periodo prolongado iniciado el año 2000, los investigadores franceses analizaron 337 de complicaciones infecciosas con ibuprofeno y 49 con ketoprofeno que tuvieron un carácter severo.

Medicamentos
Francia
Salud
Ibuprofeno
PANDEMIA DE CORONAVIRUS

Estudio recomienda uso de mascarilla en el hogar para reducir contagios entre familiares

Un artículo publicado por BMJ Global Health sugirió que el uso del elemento de protección en los hogares reduce en un 79% la posibilidad de propagación del coronavirus.
Sábado 30 de mayo de 2020

Coronavirus, mascarillas, pandemiaCoronavirus, tapabocas.

Usar mascarilla dentro de casa en el hogar podría ayudar a prevenir la propagación de la infección por Covid-19 entre los miembros de la familia que viven en el mismo domicilio hasta casi un 80%, pero solo antes de que se desarrollen los síntomas, según sugiere un estudio sobre familias chinas en Pekín, que publica la revista 'BMJ Global Health'.

 

Esta práctica fue 79% efectiva para frenar la transmisión antes de que aparecieran los síntomas en la primera persona infectada, pero no fue protectora una vez que los síntomas se desarrollaron, según muestra el estudio realizado por investigadores del Centro de Prevención y Control de Enfermedades de Pekín y el Centro de Investigación de Medicina Preventiva de Pekín, y el Instituto Kirby, de la Universidad de Nueva Gales del Sur, en Australia.

 

La Organización Mundial de la Salud (OMS) no ha respaldado el uso de mascarillas en interiores o exteriores al considerar que hay poca evidencia de buena calidad de la medida para justificar su recomendación.

Coronavirus, investigaciones, laboratorio

Las cifras en China sugieren que la mayor parte de la transmisión persona a persona del SARS-CoV-2, el coronavirus responsable de la infección por COVID-19, se ha producido en familias. Pero no está claro si el uso de máscarillas faciales podría ayudar a frenar las tasas de transmisión doméstica, junto con el distanciamiento social y la desinfección.

 

Para explorar si las mascarillas podrían marcar la diferencia, los investigadores interrogaron a 460 personas de 124 familias en Beijing, China, sobre la higiene y el comportamiento de sus hogares durante la pandemia.

 

Cada familia tenía al menos un caso confirmado por laboratorio de infección por Covid-19 entre finales de febrero y finales de marzo de 2020. El tamaño promedio de la familia era de 4, pero oscilaba entre 2 y 9, y generalmente comprendía tres generaciones.

 

Los miembros de la familia se definieron como aquellos que habían vivido con la persona infectada durante 4 días antes y más de 24 horas después de que aparecieron los síntomas de esa persona.

 

Los investigadores querían saber qué factores podrían aumentar o disminuir el riesgo de contraer el virus posteriormente dentro del período de incubación, 14 días desde el comienzo de los síntomas de esa persona.

 

Durante este tiempo, la transmisión secundaria, propagada desde la primera persona infectada a otros miembros de la familia, ocurrió en 41 de las 124 familias. Un total de 77 adultos y niños se infectaron de esta manera, dando una 'tasa de ataque' del 23% o alrededor de 1 de cada 4.

 

Alrededor de un tercio del estudio los niños contrajeron el virus (36%; 13 de 36) en comparación con más de dos tercios de los adultos (poco más del 69,5%; 64 de 92).

 

Doce de los niños tenían síntomas leves; uno no tenía ninguno. La mayoría (83%) de los adultos tenían síntomas leves; en alrededor de 1 de cada 10, los síntomas fueron graves y una persona se enfermó gravemente.

 

El uso diario de desinfectantes, la apertura de ventanas y la separación de al menos un metro se asociaron con un menor riesgo de transmitir el virus, incluso en hogares con más gente.

 

Pero el contacto diario y el número de miembros de la familia que usan una máscara facial después del inicio de los síntomas en la primera persona que los desarrolló se asociaron con un mayor riesgo.

 

De todos los factores de comportamiento e higiene, cuatro se asociaron significativamente con la transmisión secundaria del virus.

 

La diarrea en la primera persona en infectarse y el contacto diario cercano con ellos aumentó el riesgo de transmitir el virus: la diarrea se asoció con un riesgo cuádruple, mientras que el contacto diario cercano, como comer alrededor de una mesa o mirar televisión juntos, era asociado con un riesgo 18 veces mayor.

Coronavirus en Argentina, AGENCIA NA

El uso frecuente de lejía o desinfectantes para la limpieza del hogar y el uso de una mascarilla facial en el hogar antes de que aparecieran los síntomas, incluso por la primera persona que los tenía, se asociaron con un riesgo reducido de transmisión viral.

 

Una máscara facial usada antes de que comenzaran los síntomas fue 79% efectiva, y desinfección 77% efectiva, para detener la transmisión del virus.

 

Los autores sugieren que los hallazgos respaldan el uso de mascarillas de forma generalizada, no solo en espacios públicos, sino también en el hogar. Y los hallazgos también pueden ser relevantes para las familias que viven con alguien en cuarentena o en aislamiento social forzado, y para las familias de los trabajadores de salud que pueden enfrentar un riesgo continuo de infección, dicen.

 

"Este estudio confirma que el riesgo más alto de transmisión en el hogar es anterior al inicio de los síntomas, pero que las precauciones como el uso de mascarillas, la desinfección y el distanciamiento social en los hogares pueden prevenir la transmisión de Covid-19 durante la pandemia", independientemente de tamaño del hogar o hacinamiento, escriben.

 

"La transmisión en el hogar es un importante impulsor del crecimiento epidémico", señalan, y agregan que sus hallazgos podrían usarse para "informar las pautas de precaución para que las familias reduzcan la transmisión intrafamiliar en áreas donde hay una alta transmisión comunitaria u otros factores de riesgo para Covid-19".

Coronavirus
Tapaboca
Salud
LA SALUD DEL MINISTRO

¿Qué es y cuál es el tratamiento del hematoma subdural que le diagnosticaron a Ginés González García?

El ministro de Salud acudió al Sanatorio Otamendi tras un adormecimiento en su brazo izquierdo y le realizaron una serie de chequeos para determinar su diagnóstico. Conocé todos los detalles en la nota.
Jueves 28 de mayo de 2020

Ginés González García, AGENCIA NAGinés González García, AGENCIA NA

El ministro de Salud de la Nación, Ginés González García, fue internado por un hematoma subdural en la zona intracraneal, que significa una acumulación de sangre que no presenta secuelas neurológicas graves siempre y cuando sea tratado en forma rápida y eficaz, según señalaron especialistas.

 

El tratamiento puede requerir solo un monitoreo rutinario o una intervención quirúrgica, dependiendo del tamaño y la cantidad de líquido acumulada.

 

Los hematomas subdurales se forman como consecuencia de una rotura de pequeñas venas entre el cráneo y el cerebro, más específicamente debajo de una de las cubiertas de las meninges que se llama duramadre, y generalmente son causados por traumatismos, ya sea en forma inmediata o paulatina.

 

Estos hematomas en los adultos mayores pueden ser generados por traumatismos menores como una caída o golpes en la cabeza.

 

Hay dos tipos de hematomas subdurales: agudos, cuando se producen en el momento del traumatismo, como un golpe en el cráneo como cuando se sufre un accidente de tránsito; o crónicos, cuando la sangre comienza a acumularse lentamente y a lo largo del tiempo, producto de algún golpe mínimo o incluso sin un origen distinguible.

 

Los síntomas pueden ser muchos, como por ejemplo falta de fuerza o adormecimiento en el brazo o la pierna opuesta al lado donde se formó el hematoma.

 

También puede presentarse con problemas de memoria e inestabilidad para caminar.

 

Es difícil de diagnosticar porque los síntomas o consecuencias pueden hacer pensar en muchas otras patologías.

 

Estos hematomas son diagnosticados con una tomografía o resonancia, y según el espesor que tenga, será el tipo de tratamiento que requiera: si son menores a los 2 centímetros de grosor solo requieren de un control periódico para evaluar que no crezcan y no se operan, ya que los glóbulos rojos de la sangre se van destruyendo y finalmente queda un líquido inofensivo.

 

Pero si el hematoma es mayor a dos centímetros o sigue aumentando de espesor puede generar empeoramiento de los síntomas y el paciente necesitará de una operación, cuya complejidad dependerá de si se ha formado un tabique o se complica la evacuación de la sangre.

 

La recuperación y rehabilitación de los pacientes que sufren esta patología suele ser rápida, incluso si se somete a una operación.

Ginés González García
Salud