ECONOMÍA ARGENTINA

Gobierno alcanzó superávit fiscal en el primer trimestre y sobrecumplió la meta con FMI

El ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, anunció que el primer trimestre del año registró un superávit fiscal primario de $ 10.347 millones, con lo que se sobrecumplió en $12.659 millones la meta acordada con el Fondo Monetario Internacional y el gobierno avanza en los objetivos que llevarán al próximo desembolso de unos US$ 5.400 millones, en julio próximo.
Martes 23 de abril de 2019

Nicolás Dujovne (NA)

El ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, anunció que el primer trimestre del año registró un superávit fiscal primario de $ 10.347 millones, con lo que se sobrecumplió en $12.659 millones la meta acordada con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el gobierno avanza en los objetivos que llevarán al próximo desembolso de unos US$ 5.400 millones, en julio próximo.

 

El resultado del primer trimestre de este año contrasta con el de igual período del año anterior, que dio un déficit primario de $31.001 millones.

 

"Es la primera vez desde 2011 que la Argentina vuelve a tener superávit financiero primario en sus cuentas pública" en los tres primeros meses del año, dijo Dujovne durante la rueda de prensa en la que informó los números de las cuentas públicas del primer trimestre.

 

Noticias relacionadas

Desde Hacienda se informó que marzo fue el vigésimo primer mes consecutivo en el que los ingresos totales subieron por encima de los gastos primarios (33% contra 30%). "Más aún, si se detraen los recursos extraordinarios (en marzo de 2018 y marzo de 2019 ingresaron $ 15.000 millones de utilidades del BNA), en marzo el diferencial de crecimiento entre recursos y gastos primarios asciende a seis puntos porcentuales" indicaron.

 

"El resultado primario del período enero-marzo mostró un superávit de $ 10.347 millones" dijo el ministro y especificó que los "ingresos totales sumaron $ 799.526 millones, con una variación de 39,8% con respecto al primer trimestre del año pasado; mientras que los gastos ($ 789.179 millones) subieron un 30,9% en la misma comparación".

 

El primer trimestre también mostró una importante reducción interanual del gasto primario (13,8%), que fue sostenido con caídas consecutivas durante los cuatro años de esta administración, agregó el Ministerio.

 

Dujovne hizo hincapié en que la meta fiscal se está cumpliendo sin utilizar los ajustadores (sociales y de gasto de capital) que permitirían flexibilizar el compromiso asumido con el FMI hasta un resultado negativo de 0,5% para este año.

 

"Hay que ser claros, los ajustadores permiten, si los utilizamos, llegar hasta un déficit anual del 0,5%, aunque mantenemos nuestra proyección de equilibrio, tratando de preservar el gasto social y el de capital", explicó el ministro.

 

En cuanto al costo fiscal que implicará el congelamiento de las tarifas de los servicios regulados, que según el propio Dujovne estará "por debajo de los $ 10.000 millones", se compensará con otros ingresos sin resentir la meta fiscal.

 

"Esperamos ingresos por revalúo impositivo de unos $20.000 millones y también vamos a contar con recursos provenientes del plan de facilidades anunciado por la AFIP, que para el caso de las empresas no pymes deberán realizar un desembolso inicial del 20%", agregó.

 

Hacienda explicó que la mayor parte del esfuerzo fiscal viene de la contención de los gastos. "En términos reales, los gastos primarios cayeron 16% en marzo (encadenando 16 meses consecutivos de caída real) y 14% en el primer trimestre", detallaron fuentes de la cartera.

 

"Los recursos están creciendo por debajo de la inflación debido a la dinámica de la recaudación tributaria y al crecimiento en las transferencias automáticas a provincias, que en el primer trimestre se expandieron 42,8% interanual (3 p.p. por encima de los recursos nacionales)".

 

Además agregaron que "la meta contenida en el acuerdo con el FMI para el primer trimestre del año asciende a $6.000 millones, pero este valor puede ajustarse a la baja si el conjunto de programas sociales que abarca el acuerdo supera la línea de base fijada para dichos programas en el acuerdo y el gasto de capital financiado con fuente externa supera la línea de base fijada para dichas erogaciones en el acuerdo", indicaron desde Hacienda.

Superávit
Fiscal
Nicolás Dujovne
DUJOVNE ANUNCIARÁ MEDIDAS

El Gobierno anuncia medidas económicas y un nuevo impuestazo

La recomposición de las retenciones a las exportaciones es el corazón del plan. Pero también darían marcha atrás con la reforma tributaria.
Domingo 2 de septiembre de 2018

Dujovne - anuncio de medidas

El Gobierno deberá atravesar por una de las semanas más importantes desde su llegada a la Casa Rosada ya que anunciará un paquete de medidas económicas para acelerar la reducción del déficit fiscal en medio de la crisis cambiaria y negociará un nuevo desembolso con el Fondo Monetario Internacional (FMI) ante la falta de confianza de los mercados.

 

La fuerte suba del dólar, que implicó un avance del 35,5 por ciento durante agosto, en medio de una economía con la totalidad de sus variables en rojo, obligó a la administración de Mauricio Macri a tener que replantear el rumbo y la dirección de la política económica.

 

Una buena para el Gobierno es que este lunes es feriado en los Estados Unidos por la celebración del Día del Trabajador, con lo que recortará sensiblemente la actividad a nivel local.

 

Este fin de semana, antes de anunciar medidas fiscales, el presidente Mauricio Macri mantuvo múltiples reuniones con integrantes del gabinete en la Quinta de Olivos y con la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, y el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, para evaluar el escenario actual.

 

Según lo estipulado, el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, anunciará este lunes, a las 9:45 en el Microcine del Palacio de Hacienda, un paquete de medidas fiscales para revertir la "situación transitoria de desconfianza y necesitar menos del mercado".

 

Una de las medidas que podría anunciar es reimplantar retenciones -lo que ya generó un fuerte rechazo en el campo-, impulsar un fuerte ajuste en la estructura del estado y avanzar hacia el déficit cero, que estaría incluida entre las proyecciones acordadas con el Fondo.

 

La vuelta de las retenciones como fuerte instrumento recaudador será la clave de los anuncios. En el caso de la soja, estaba vigente un cronograma que la reducía un 0,5% mensual hasta 2020. Seguro será suspendido y aún no está claro si volverá a aumentar a los niveles que había fijado el kirchnerismo, es decir 35%. Pero además se reinstalarán para las exportaciones de maíz, trigo y otros productos que hasta podrían incluir productos industriales.

 

Se evalúa dar marcha atrás con la reforma tributaria, que establecía una reducción de impuestos distorsivos como Ingresos Brutos y Sellos para las provincias. Como también una rebaja en aportes patronales, que se disponía a través de un aumento en forma gradual del mínimo no imponible. Además, se habla en forma insistente de eliminar la categoría más alta del monotributo para transformarla en "responsable inscripto", es decir que miles de contribuyentes pasarían automáticamente a pagar IVA y Ganancias.

 

El "impuestazo" se da por la negativa de la clase política a llevar adelante un ajuste en serio para ayudar a equilibrar las cuentas públicas. Ni el aumento del riesgo país ni la necesidad de ir a un acuerdo con el FMI habían convencido a Mauricio Macri de la necesidad de achicar la estructura de ministerios. Sólo fue la corrida cambiaria de los últimos días la que lo llevo a tomar una medida que se le venía reclamando hace por lo menos un año y medio.


En el acuerdo con el FMI se estipuló una reducción del déficit fiscal primario desde 2,7% a 1,3% para el año próximo, lo que en la práctica implica la necesidad de un ahorro de 300.000 millones de pesos. La idea era conseguirlo con una mezcla de menores subsidios, reducción de la obra pública y achicamiento del Estado.


Varias medidas (retenciones y freno a la reforma tributaria) ya habían sido sugeridas al Gobierno por parte del staff del FMI. En su momento fue el propio Macri quien rechazó un freno a la baja de la presión impositivo al campo para no incumplir una promesa de campaña. Pero todo sucedió antes de la megadevaluación de agosto.

 

La caída del consumo y la consiguiente recesión complican mucho más el panorama. El plan original de Dujovne era que la baja de la presión tributaria se consiguiera con una reducción del gasto público en términos reales (es decir que crezca menos que la inflación), pero sobre todo a partir de mayor crecimiento. Con un PBI achicándose, la obligación de aumentar la recaudación se vuelve mayúscula.

 

Las reaparición de las retenciones al centro de la escena vienen de la mano del aumento del gran aumento del dólar, que acumula más del 70% en lo que va del año. Y esto le permite al Estado recaudar a costa de los exportadores, pero a partir de una megadevaluación, que llevará a la inflación por encima del 40% este año y por ende otro fuerte aumento de la pobreza.


"Los anuncios serán determinantes para poder estabilizar el tipo de cambio o no (incluso debería bajar), pero independientemente de ellos el Banco Central debería mantener el esquema de 3 subastas diarias", indicó el analista cambiario, Christian Buteler.



Luego de los anuncios, Dujovne viajará a los Estados unidos para negociar con el FMI y definir detalles de los adelantos de dinero que el Gobierno pidió días atrás.



La semana pasada, el Presidente dio a conocer que el país pidió al FMI "adelantar" un desembolso.



"La última semana hemos tenido nuevas expresiones de falta de confianza en los mercados, específicamente sobre nuestra capacidad de lograr financiamiento para 2019", indicó el mandatario en un breve mensaje grabado desde Olivos.



Para el ex presidente del Banco Central, Mario Blejer el Gobierno debería impulsar "un acuerdo temporario de precios y salarios" para "frenar la espiral de aumentos".



"Habría que buscar una forma, aunque sea temporaria, porque permanentemente es muy difícil y no tiene efecto, de parar este espiral. Para eso, tiene que haber un acuerdo de salario y precios, buscar un acuerdo de congelación o eliminación de aumento de los precios por un periodo corto", indicó el experto.



Por su parte, la directora Gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, subrayó que ante "las condiciones más adversas del mercado internacional", las autoridades "trabajarán para revisar" el plan económico del Gobierno con el objetivo de "fortalecer a la Argentina".

Economía (Finanzas)
Nicolás Dujovne
Anuncio
Impuestos
Retenciones
Gobierno
Anuncios del Gobierno
CRISIS ECONÓMICA

Según Bloomberg, el colapso de la moneda argentina fue por mala comunicación del Gobierno

La agencia de noticias financiera más importante del mundo publicó un minucioso análisis sobre "la crisis cambiaria que está profundizando la recesión"
Sábado 1 de septiembre de 2018

Dujovne y Caputo - Economía - Gobierno (NA)

La prestigiosa agencia Bloomberg publicó un minucioso análisis de la crisis cambiaria bajo el título "Cómo la pobre comunicación alimentó el colapso del peso argentino" (How Poor Communication Fed Argentine Peso's Collapse), un artículo en el que los periodistas Patrick Gillespie y Jonathan Gilbert sostienen que el gobierno de Mauricio Macri tiene "una comunicación inconexa y vaga", que tuvo "mala suerte" y que "llevó adelante políticas confusas".

 

Según explican Gillespie y Gilbert, la crisis cambiaria "está llevando a Argentina a una recesión más profunda" y "la falta de una estrategia clara y consistente en la segunda nación más grande de América del Sur está causando que los inversionistas y el público pierdan la fe en el gobierno del presidente Mauricio Macri".

 

El artículo publicado por Bloomberg responde a ocho interrogantes en torno a la crisis que esta semana llegó a ubicar al dólares estadounidense por encima de los $40.

 

A continuación, el informe completo:

 

Una crisis cambiaria está conduciendo más a la Argentina hacia una recesión. El peso está abajo más de 50% en lo que va del año, compitiendo con la lira turca en una carrera hacia el fondo como la moneda de peor rendimiento en mercados emergentes. Una medida de emergencia del Banco Central, subiendo las tasas de interés a 60% desde 45%, no paró la estocada del peso. Tampoco lo hizo la venta de reservas. Los analistas dicen que la falta de una estrategia clara y consistente en la segunda nación más grande de Sudamérica está causando que los inversores y el público pierdan fe en el gobierno de Mauricio Macri.

 

1. ¿Por qué el peso argentino está colapsando ahora?

 

Aunque los problemas económicos de Argentina se han estado construyendo desde hace un tiempo, el reciente colapso fue desatado por una comunicación inconexa y vaga por parte de los líderes electos. En la mañana del 29 de agosto, Macri dijo que el Fondo Monetario Internacional había aceptado hacer expeditos los pagos de dinero a Argentina como parte de una línea de crédito de USD 50.000 millones. Pero funcionarios del FMI no hicieron comentarios durante varias horas, y el gobierno de Macri no proveyó detalles respecto de tiempos y montos. Eventualmente, el FMI solamente dijo que consideraría el pedido de Argentina de acelerar desembolsos. La directora gerente del Fondo, Christine Lagarde, se reunirá con el ministro de Hacienda del país, Nicolás Dujovne, el martes para discutir revisiones del acuerdo.

 

2. ¿Cómo llegamos hasta acá?

 

Una mezcla de mala suerte, mala comunicación y políticas confusas han sumergido el peso en 2018. El Banco Central inesperadamente cortó tasas de interés en enero a pesar de no haber señales de que la inflación estaba desacelerando. Eso generó preguntas respecto de si la administración de Macri estaba controlando la política monetaria, a pesar de que públicamente decía que el Banco Central era independiente. Luego, una sequía histórica arruinó la mayor exportación del país, la soja. Alzas en tasas de interés de Estados Unidos y ventas de mercados emergentes en mayo y agosto se combinaron a los problemas de Argentina. Y los argentinos no parecen convencidos de que Macri tenga la voluntad política de bajar el gasto de forma más rápida y cubrir los pagos de deuda antes de las elecciones del año próximo.

 

3. ¿Es posible un default?

 

A pesar de las preocupaciones que existen entre algunos desgastados argentinos, el país no está mirando a la cara otro 2001 y no debería defaultear en ningún tiempo cercano, de acuerdo con Martín Vauthier, un economista en la consultora Eco Go basado en Buenos Aires. Eso se debe a que su cronograma de pagos es manejable a lo largo del próximo año y mucha de la deuda es en pesos, no dólares, dijo.

 

4. ¿Es esto similar o diferente a Turquía?

 

Los desafíos son similares pero las políticas son el día y la noche. Ambos países tienen altos déficit fiscales y grandes cantidades de deuda denominadas en dólares. Pero mientras el presidente turco Recep Tayyip Erdogan tiene una visión económica poco ortodoxa, Argentina siguió la receta de aumentar tasas de interés, vender reservas y cortar el gasto más rápido. Sin embargo, los mercados están tomando una visión más tenue en Argentina basados en los fundamentals, escriben Tom Orlik y Felipe Hernández de Bloomberg Economics. Ellos notan que "Argentina tiene un déficit fiscal más grande y una mayor inflación que Turquía".

 

5. ¿Cuál es el rol del FMI en todo esto?

 

Se suponía que a línea de crédito de USD 50.000 millones que le extendió a Argentina en junio aliviará las preocupaciones de los inversores sobre los grandes déficits y la carga de la deuda. No funcionó, ya que el peso continuó declinando. El FMI planeaba desembolsar el dinero gradualmente a lo largo de este año y el próximo, antes de que Macri pidiera mucho o todo del mismo de frente. Aunque la directora gerente Lagarde continúa expresando apoyo a Macri, el FMI es una institución profundamente impopular en Argentina. Le prestó miles de millones al país en diciembre del 2000 pero no vino al rescate cuando Argentina defaulteó USD 95.000 millones de deuda en 2001 -en el momento, el default más grande de la historia por un país-. El default llevó a una crisis económica sin precedentes, borrando un quinto de la economía y causando que la pobreza volara. Es por esto que la decisión de Macri de volver al FMI ha sido recibida pobremente en Argentina.

 

6. ¿Qué más se puede hacer para contener el peso?

 

Con la tasa de interés de referencia ahora en 60%, la más alta del mundo, Argentina debe girar a métodos menos convencionales para remover dinero del mercado. El Banco Central ha vendido miles de millones en dólares en subastas para defender la moneda, pero eso no ha hecho demasiado bien. Lo que Argentina verdaderamente necesita, si va a evitar que traders huyan de su moneda, es un rápido estrechamiento del déficit presupuestario. Entrando a este año, Macri buscó recortar el gasto de manera gradual. "Un shock de ajuste fiscal", escribió Alberto Ramos, economista de Goldman Sachs, es "el antídoto para la pérdida de confianza del mercado".

 

7. ¿Dónde está parado políticamente Macri?

 

Sus índices de aprobación llegaron a un nuevo piso en agosto, de acuerdo con el índice clave publicado por una universidad en Buenos Aires. Y enfrenta una difícil decisión. Necesita recortar el déficit presupuestario más rápido para poner a los mercados de su lado, pero la austeridad probablemente enoje a votantes que ya sienten el dolor de una inflación que está erosionando salarios. La gran pregunta es si Macri puede conseguir que el Congreso le apruebe un proyecto de presupuesto para 2019 con apoyo opositor, luego ejecutarlo sin provocar una agitación social generalizada antes de las elecciones nacionales programadas para octubre de 2019, durante las cuales Macri planea lanzarse para otro período.

 

8. ¿Por qué parece que Argentina está siempre en crisis?

 

Es un país de amplios recursos naturales pero una historia de pobre gobernanza. La polarización política a lo largo de décadas y una tendencia a elegir soluciones de corto plazo han llevado a Argentina a ciclos de auge y debacle. El default de 2001 que hundió a millones en la pobreza siguió a un exitoso período en los 90, cuando un peso valía un dólar, que muchos economistas del momento decían era una política insostenible. Estos días, un dólar equivale a 38 pesos argentinos. La crisis del 2001 luego fue seguida por años de fuerte crecimiento económico impulsado por un boom global en productos básicos.

Economía (Finanzas)
Crisis económica
Nicolás Dujovne
Luis Caputo
Economía argentina
Bloomberg