Industria - Pymes

La producción industrial volvió a desplomarse en marzo 11,6% interanual, según el Indice de Producción Industrial (IPI) que publica la Fundación de Investigaciones Económicas Latinoamericanas (FIEL), lo que llevó a que la actividad manufacturera cierre un primer trimestre con una contracción del 9,7 por ciento.

 

El IPI de Orlando Ferreres y Asoc. (IPI-OJF), en tanto, también muestra una caída interanual para el tercer mes del año de 10,4%, con un acumulado que cayó un 9,2% para el primer trimestre del año. La medición desestacionalizada registró una merma de 1,1% mensual.

 

La UIA también dio a conocer su informe de actividad industrial, pero con el dato de febrero, que marcó una caída de 7% interanual y 0,6% respecto de febrero. Para la central fabril, el bimestre mostró una merma de la actividad del 6,8 por ciento.

 

Noticias relacionadas

En su informe, FIEL remarcó que en marzo todas las ramas mostraron una caída interanual de la producción, pero los más golpeados fueron el sector automotriz, la siderurgia, químicos y plásticos, y los minerales no metálicos. En ramas como la de alimentos y bebidas o la metalmecánica se observó una menor dinámica de contracción de la actividad que en meses previos, indicó el informe.

 

Si se analiza la evolución del trimestre, todos los rubros acumulan caída frente al mismo período de 2018. El más afectado es el automotriz, con una contracción del 31%; seguido de la siderurgia (14,7%); insumos químicos y plásticos (13,6%) y cigarrillos (9,7%). Por debajo del promedio, se encuentran minerales no metálicos (9,4%); metalmecánica (8,6%); petróleo procesado (7,3%); papel y celulosa (5,2%); alimentos y bebidas (3,9%) e insumos textiles (2,8%).

 

Si bien en términos interanuales el IPI reflejó una fuerte caída, en la medición desestacionalizada marcó un alza de 0,3% respecto del mes anterior, "encadenando tres meses con datos positivos y acumulando un ligero avance de 0,7% respecto de diciembre de 2018, que fue el nivel más bajo del año anterior", afirmó.

 

Desde OJF, en tanto, remarcaron también que la situación más crítica es la de las terminales automotrices, "que vienen registrando una baja tanto en sus ventas a concesionarios como en el nivel de exportaciones, provocando las paradas que se observan en las líneas de producción".