Garavano - cuadernos de coimas K


El ministro de Justicia Germán Garavano le mandó una carta documento al ex juez Carlos Rozanski luego de que lo acusara de participar de una supuesta maniobra extorsiva en su contra.


Los audios que reveló el ex juez mostrarían una supuesta presión de parte del Gobierno nacional para apartarlo de su cargo. En tanto, todo se transformó en un capítulo más del caso D'Alessio y generó que el bloque kirchnerista en Diputados impulsara el juicio político contra el ministro de Justicia, por las supuestas maniobras extorsivas.

Noticias relacionadas

 

En ese marco, el funcionario nacional le respondió a Rozanski al que calificó de "delirante, mentiroso y falaz".

 

En dialogo con el periodista Jorge Rizzo en el programa Gente de Derecho que se emite por Radio Cooperativa, el ministro salió a dar su versión de los hechos: "Es una persona que tiene un problema en la cabeza o realmente una muy mala persona, mentirosa, falaz", expresó.

 

Garavano también aseguró que ya le envió una carta documento y solicitó que se retracte de sus dichos. Respecto de la reunión de la cual se conocieron los audios comentó que la misma fue solicitada por el entonces consejero Luis Maria Cabral y el abogado Beinusz Szmukler, al tiempo que agregó que “nunca había hablado con él” y aclaró que lo recibió como a cualquier otro juez.

 

"Esa persona quería conocerme, yo nunca había hablado con él. Quería preguntarme cómo presentar la renuncia y demás. En ese contexto lo recibo a él como recibo a decenas de jueces que están o no investigados para que presenten el trámite de renuncia que es un trámite que corresponde que yo lo realice. Lo recibo entre 20 y 30 minutos. Incluso, cuando finaliza la reunión, me agradece enormemente por lo cortés, por lo bien que se resolvió todo y por aceptar la renuncia", detalló.

 

"Le dije que no le estaba haciendo ningún favor sino que era lo mismo que había hecho con otros jueces como Oyarbide, ya que el Estado se ahorra mucho dinero y esfuerzo cuando los jueces renuncian en vez de ser removidos por el jury dado que los efectos jurídicos son los mismos", agregó.

 

"En este tiempo uno sabe lo que son los gajes de este oficio y encontrarse con personas delirantes que tratan de tener su momento de fama y revancha inventando cosas. Pareciera que uno a partir de esto debiera comportarse de otra manera y no recibir a nadie. Pero la verdad que si uno se pone en ese lugar, como sociedad no tenemos futuro. La base de la sociedad tiene que ser el diálogo", finalizó.

 

Por su parte, Adriana Donato, expresidenta del Consejo de la Magistratura, quien estuvo a cargo de tomar las declaraciones a los empleados de Rozanski aseguró que dio por probado que el juez acosaba a sus trabajadores y también precisó que sólo le daba importancia a los casos de lesa humanidad, dejando prescribir más de mil causas.

 

Julio Piumato, secretario general del gremio de los judiciales, aseguró que Rozanki persiguió a los empleados de su juzgado y aclaró que su desempeño a cargo del tribunal que integro fue muy malo.

 

En ese marco, el abogado Beinusz Szmukler, dijo que no sabía que Rozanki iba a grabar las conversaciones con el Ministro de Justicia y lo calificó de “falto de ética”.