Martin Nye y Madeleine McCann

Noticias relacionadas

 

Un ciudadano alemán, condenado por el asesinato de tres niños, surge como el nuevo sospechoso de la desaparición de la niña británica Madeleine McCann. El caso conmocionó al mundio entero luego de que se perdiera el rastro de la nena en un complejo turístico del Algarve, al sur de Portugal, el 3 de mayo de 2007.

 

Según el diario británico The Sun, el hombre sospechado ahora por la desaparición es Martin Nye, un violador que fue condenado a cadena perpetua cuando pudo demostrarse que había asesinado a tres niños y abusando sexualmente hasta de cuarenta. A Nye se lo conoce como “el hombre enmascarado”, porque atacaba a las víctimas con su rostro oculto. Pese a su amplio historial delicitivo, Nye desmitió siempre haber estado en territorio portugués aquel 3 de mayo del 2007. El citado diario afirma, sin embargo, que el pederasta “estuvo en Portugal”.

 

El hombre ya había sido identificado como sospechoso en 2011 por Scotland Yard, pero no quedó involucrado porque su objetivo principal eran niños de sexo masculino. Pero nuevas pistas surgidas en la investigación habrían llevado a las autoridades a volver a poner su nombre -no revelado- en la lista de sospechosos. Su historial criminal incluye la muerte en 1992 de Stefan Jahr, de trece años, y en 1995, de Dennis Rostel, de ocho años. En 2001 asesinó a Dennis Klein, de nueve años, tras abusar de él.

 

Además de estos casos, hay otros asesinatos de menores en Europa que se sospecha que pudo haber cometido Nye. Cuando fue detenido, en 2011, el criminal explicó que las muertes fueron debidas a su intención de no dejar rastro de los abusos sexuales que cometió contra ellos. Fue exactamente ese año que Scotland Yard lo consideró posible sospechoso en la desaparición de “Maddie”, pero su relación con el caso fue descartada porque su objetivo principal del asesino eran niños de sexo masculino.

 

En 2018 se informó que Ney había confesado un cuarto asesinato a un compañero de celda, el de un niño francés de 10 años Jonathan Coulom, secuestrado y asesinado en un campamento de vacaciones en 2004. Diez años antes de la desaparición de Madeleine, fue investigado en Aljezur, Portugal, pero nunca quedó formalmente acusado. En ambos casos no fue condenado. El portavoz de la familia McCann, Clarence Mitchell, el posible nuevo secuestrador “podría ser él y se ajusta al perfil, es un conocido pedófilo depredador y es un extranjero. Llevaba ropa de camuflaje, llevaba cuchillos y saltaba de los arbustos para atacar a las víctimas".

 

Mitchell dijo al diario británico The Mail: “Es muy posible y la policía lo está mirando otra vez, pero podría ser otra persona. Hay un grado de credibilidad que es Ney, pero no podemos especular. Ney ha sido entrevistado previamente por detectives sobre el secuestro de Madeleine, y lo negó. Ahora está en una cárcel alemana”. El portavoz reconoció que “Scotland Yard ha estado haciendo una gran cantidad de trabajo en esta nueva persona de interés y luego le pidieron a los oficiales portugueses que lo definan. Si es necesario realizar una actividad, la policía local tiene que hacerlo incluso si se trata de una investigación de una fuerza extranjera. Y si Ney es la persona de interés, una fuerza alemana tendrá que involucrarse para entrevistarlo en su territorio”.

 

Madeleine tenía 3 años de edad en el momento en que desapareció cuando dormía con sus hermanos gemelos en el apartamento 5A del complejo turístico Ocean Club de Praia da Luz que habían alquilado sus padres, que cenaban con unos amigos en un restaurante ubicado a unos 60 metros de distancia.