Petrobras

La brasileña Petrobras se desprende de un 34% de la separadora de gases Mega, en la que comparte la propiedad con YPF y Dow.

 

Mega supo ser un emblema de Petrobras en el país, ya que generó ese proyecto antes de su desembarco más fuerte, cuando compró Perez Companc en 2002.

 

Con una inversión de US$ 715 millones, Petrobras, YPF y Dow construyeron plantas para separación y división de gas más un poliducto, que comenzó a operar en 2001.

 

Noticias relacionadas

La firma tiene producción de etano, propano, butano, gasolina natural y transporte de GNL. Sin embargo, en sus planes está una ampliación y no todos los socios cuentan con el capital para hacerlo.

 

Petrobras, que en 2002 compró Pérez Companc y amenazaba con convertirse en un gran jugador del mercado local, resignó esa posición y desarmó casi toda su operación local. Sus activos locales fueron vendidos de a partes.

 

En Mega, YPF posee un 38% de las acciones, mientras que Petrobras anota un 34% y Dow, un 28%. Dentro de la compañía creen que hay mucho potencial en el negocio petroquímico. De hecho, la mayoría de los expertos sostienen que el gas de Vaca Muerta servirá para impulsar a la industria petroquímica local para que tenga un desarrollo inusual.

 

Mega tiene en la mira una planta de separación de gas, para transformarlo en subproductos, en Vaca Muerta.

 

En la planta de Bahía Blanca, Mega produce etano -cuyo destino es la fábrica de etileno de Dow Chemical-, propano, butano y gasolina natural.