Huawei - Guerra comercial entre Estados Unidos y China - Google - Tecnología

Estados Unidos y China están enfrascados en una impensada guerra comercial que ya tienen consecuencias muy concretas: Google rompió lazos y cortó sus negocios con Huawei. El gigante informático con sede en California no ofrecerá sus servicios a la empresa china, segundo mayor vendedor de smartphones mundialmente.

 

La medida abarca softwares y hardwares, y exceptúa a productos con licencia de código abierto, como Android.

 

Pero es cuando surge -inevitable- la pregunta: ¿qué pasa con las apps que sustentan a ese sistema operativo y que usan millones en todo el mundo?

 

Noticias relacionadas

Al margen del dueño de Android y YouTube, otras empresas de Estados Unidos como Intel, Qualcomm y Western Digital cortaron relaciones con los creadores de la serie de teléfonos Mate. De todos modos Huawei está mejor plantado, ya que desarrolla por su lado los chips para sus teléfonos y tablets.

 

El anuncio resulta inesperado incluso sabiendo sobre las tensiones comerciales entre Pekín y la administración de Donald Trump. La semana pasada, el mandatario estadounidense prohibió a grupos estadounidenses comerciar en el ámbito de las telecomunicaciones con sociedades extranjeras consideradas “peligrosas” para la seguridad del país.

 

Huawei - Guerra comercial entre Estados Unidos y China - Google - Tecnología

 

Cabe recordar que Huawei ha estado en el ojo de la tormenta en el último tiempo, acusada de espionaje a través de sus productos.

 

La primera pregunta que sale de este “divorcio” es si los dispositivos de Huawei se quedarán sin Android, el sistema operativo móvil que desarrolla Google. En primera instancia, eso no ocurrirá. Huawei podrá usar el sistema operativo, con licencia abierta.

 

“Como uno de los colaboradores globales clave de Android, hemos trabajado de cerca con su plataforma de código abierto para desarrollar un sistema que ha beneficiado tanto a la industria como a los usuarios”, indicó la empresa china en un comunicado.

 

¿Y qué podrìa suceder en el futuro, cuando Google lance actualizaciones de su sistema operativo? ¿Huawei será parte de ese ritmo o se quedará afuera de los updates?

 

Según varias declaraciones de parte de representantes de Google, reportes indican que los dueños de equipos Huawei accederán a la tienda de apps (Google Play) y actualizar las herramientas. Pero es posible que en un futuro tengan vedadas las actualizaciones de Android. En este sentido, es probable que también tengan bloqueado el ingreso a entornos de Google muy utilizados, como YouTube, Gmail o Google Maps.

 

 

 

“Mientras cumplimos con los requerimientos del gobierno de Estados Unidos, servicios como Google Play y la seguridad de Google Play Protect seguirán funcionando en los dispositivos Huawei existentes”, comentaron en la cuenta oficial de Android en Twitter.

 

De hecho, uno de los ejes fundamentales es la seguridad: las ausencias de actualizaciones son un sinónimo de vulnerabilidad. Ocurre que cuando aparecen nuevas versiones, no sólo llegan mejoras y nuevas funciones: también se remedian las eventuales fallas de seguridad.

 

Con este marco, desde Huawei agregan que seguirán dando actualizaciones de seguridad y servicio post venta a todos los productos existentes de teléfonos inteligentes y tablets Huawei y Honor (otra marca que comercializa la firma), incluyendo los que ya han sido vendidos y los que se encuentran disponibles a la venta.

 

En las declaraciones oficiales de la marca china se esconde, aunque no muy profundo, la mayor preocupación de la propia compañía y también de sus clientes: las consecuencias a futuro.

 

Como señalamos, por el momento se sabe que Huawei podrá usar los sistemas abiertos de Google y en ese espectro ingresa Android. Pero no el ecosistema integral de servicios y tampoco el respaldo técnico.

 

Lo concreto es que Android persiste en un dominio marcado: casi el 85% de los smartphones existentes corren con ese software. Así, el bloqueo es sin dudas un obstáculo de compleja resolución para Huawei, cuya presencia creció exponencialmente en los últimos años. Sólo en 2018 vendió más de 202 millones de teléfonos a nivel global, un aumento en torno al 35% respecto al año anterior.

 

Al mismo tiempo, analistas afirman que Huawei desplazaría hacia 2020 a Samsung y Huawei, para ocupar el primer puesto del sector móvil. Que se cumpla el vaticinio será complejo, ya sin el respaldo de Google. Por eso, para analizar las consecuencias que el choque comercial traerá a los usuarios finales, habrá que esperar la respuesta definitiva de Huawei.

 

¿Será como indicaron rumores anteriores, que la empresa china creará su propio sistema operativo? ¿Acaso usará otro disponible, en un mercado en el que sólo se han mantenido en pie iOS de Apple y Android de Google, ambos creados en Estados Unidos?

 

Entre tanto, Huawei promete actualizaciones de seguridad, la consecuencia más importante que deriva del choque. Pero todavía no se sabe de qué modo lo hará efectivo.