Padres - Lola Chomnalez

En las últimas semanas hubo un detenido, acusado de ser el coautor del crimen de Lola Chomnalez. Ángel Moreira, apodado "El Cachila", de 33 años, fue detenido por segunda vez en el caso, en esta oportunidad, acusado de ser el coautor del asesinato de la chica.

 

El fiscal sostuvo que, de acuerdo a los datos obtenidos en la investigación, el acusado y su o sus cómplices obligaron a la víctima a salir de la playa con dirección a la zona boscosa detrás de los médanos, "probablemente con un móvil sexual".

 

Los padres de Lola regresaron a Uruguay luego de conocerse la noticia del nuevo procesamiento del detenido. Adriana y Diego hablaron con prensa y contaron sus sensaciones.

 

Noticias relacionadas

"Vine cuando estábamos en su búsqueda, el 29 de diciembre. Pero nunca más regresamos", contaron los padres de Lola. "Creemos que quienes mataron a Lola están en este lugar. Creo que es en plural, no quién, sino quiénes. Tengo esperanza de que esto va a salir", expresó su madre Adriana.

 

"Estamos peregrinando. Desandamos su camino y lo recorremos para no quedarnos mirando", remarcó. "Siento que estamos por el buen camino. No es la energía que más me gusta pero pienso que Lola se llevó como última imagen el mar de este lugar", cerró.

 

El hombre apresado tras ser indagado por el fiscal Vaz admitió que se cruzó con la víctima en la playa el 28 de diciembre del 2014 y le ofreció "una estampita", pero que luego ella se sintió "mareada" y que al auxiliarla descubrió que "no tenía pulso", se asustó y se fue.

 

"Me peché con ella. Ella venía por la playa caminando, yo iba para Valizas y ella iba para el otro lado. Yo venía de Aguas Dulces", declaró el acusado, quien detalló que Lola "venía caminando normal, con la mochila. Tenía un short y una blusita fina" y que le ofreció "una estampita".

 

"Vine cuando estábamos en su búsqueda, el 29 de diciembre. Pero nunca más regresamos", contó Diego a Sebastián Domenech, el enviado especial de eltrece. "Creemos que quienes mataron a Lola están en este lugar. Creo que es en plural, no quién, sino quiénes. Tengo esperanza de que esto va a salir", arriesgó Adriana.

 

Vaz remarcó que uno de los puntos "más impactantes" del relato del acusado fue cuando dijo que la chica comenzó a sentirse mal y él la llevó hasta el bosque detrás de los médanos donde se sentaron bajo la sombra de un árbol: "Yo le pregunté qué tenía y me dijo que se sentía mareada. Ahí se sentó y cayó de rodillas".

 

"Yo le tomé el pulso y me asusté, salí y me tomé el ómnibus para Montevideo (Â…)", señaló el sospechoso.

 

De acuerdo al fiscal, este relato "es a todas luces ilógico y contrario, no solo a la evidencia que surge del cuerpo de la víctima, sino de la situación en sí".

 

Es que para Vaz, si la adolescente "se sintió mal lo lógico hubiera sido permanecer en la playa y tratar de ir hacia la zona poblada más cercana en busca de ayuda médica"; por ende, afirmó que la víctima "fue llevada contra su voluntad" por el sospechoso "en compañía de otra u otras personas aún no identificadas".

 

En ese sentido, el fiscal se basó en que Lola presentaba dos cortes en el brazo derecho, que según un perito criminólogo policial pudieron haber sido "intimidatorios" para forzar a la adolescente.

 

También detalló que la víctima presentaba un golpe en el orbital izquierdo que pudo haber sido resultado de la negativa de ella a las exigencias de los asesinos y que esa actitud fue "el desencadenante".