Se recuerda el Día de los Jardines de Infantes

El Día de los Jardines de Infantes y de la Maestra Jardinera se conmemora cada 28 de mayo en homenaje a la maestra riojana Rosario Vera Peñaloza que falleció en 1950.

 

Nacida el 25 de diciembre de 1873 en el pueblo riojano de Atiles, estudió dibujo, tejido de telares, corte, confección, artes decorativas y trabajo manual. Cursó sus estudios en San Juan y Paraná, donde se recibió con el título de Superior de Enseñanza en 1894.

 

En 1900 cuando fundó el primer jardín de infantes argentino, como anexo a la Escuela Normal de La Rioja. Después trasladó la misma experiencia a Córdoba, Buenos Aires y Paraná.

Se recuerda el Día de los Jardines de Infantes

Noticias relacionadas

Para desarrollar esta profesión se requiere mucho esfuerzo, preparación y sobre todo una férrea vocación. Los niños pueden ser inquietos, rebeldes e impredecibles.Una maestra infantil debe ser capaz de mantener a los niños en un ambiente seguro y divertido donde se puedan expresar abiertamente de manera creativa, hacer amistades y adaptarse a estar sin sus padres.

 

Por eso es esencial contar con algunas cualidades personales vitales para desempeñar un buen trabajo con niños.

 

La maestra jardinera requiere niveles extraordinarios de paciencia, motivación, creatividad y, sobre todo, amor por los niños. 

 

Es capaz de controlar una clase cuando se desarrollan las actividades educativas y también cuando los niños se divierten. Tiene estrategias para crear un ambiente acogedor y motivador en el que los niños puedan aprender divirtiéndose.

 

Es vital  tener vocación, se preocupa por el desarrollo, el aprendizaje y el bienestar de cada niño y de toda la clase en general. Brindan dedicación y tiempo para trabajar con los pequeños y llegar a conocerlos y educarlos.

 

Empeño y motivación es la fórmula que utilizan para enseñar a los pequeños, incluso cuando los ánimos y las fuerzas comienzan a ceder.

 

La Convención de los Derechos del Niño establece en su artículo N° 7 que el niño tiene derecho a recibir educación gratuita y obligatoria por lo menos en las etapas elementales.