Ricardo Barreda en un hospital

Ricardo Barreda, el odontólogo que mató el 15 de noviembre de 1992 a su esposa, sus dos hijas y su suegra, dijo estar "muy arrepentido" por los asesinatos que cometió.

 

Ya en libertad, Barreda aseguró que de poder volver el tiempo atrás no cometería los femicidios y apuntó que le “duele mucho” lo ocurrido.

 

A sus 82 años, reconoció que no le gusta "volver atrás” porque cuando se “revuelve mier... sale mal olor".

 

Noticias relacionadas

En el marco de las declaraciones al periodista de La Plata, Marcelo Costanzo, el femicida que ahora vive en San Martín aseguró que todo el mundo lo conoce y lo "trata bien". "Es más, me esperan, me llevan a un lado, a otro, me invitan",reconoció.

 

Más adelante, solicitó a los medios que lo “dejen de hinchar" y agregó que la gente que lo frecuenta "es lo suficientemente cauta para no hacer preguntas irritantes".

 

En diciembre de 2015, Barreda recibió la libertad condicional, mientras que en mayo de 2016 se declaró "extinguida la pena impuesta" y se hicieron "cesar las accesorias legales impuestas". A partir de esta resolución, Barreda quedó en libertad y ya no tuvo que ser controlado por la Justicia.